LA NUEVA Legislatura

El PSOE estudia proponer una reforma legal para que no se vote el día de Navidad

El Grupo Parlamentario Socialista plantea presentar una iniciativa para reformar el artículo 51 de la LOREG y adelantar unas hipotéticas terceras elecciones al 18 de diciembre.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

  1. Convocatoria elecciones
  2. PSOE
  3. Pedro Sánchez
  4. Ley electoral

El PSOE estudiará en los próximos días presentar una iniciativa parlamentaria para reformar la ley electoral, de forma que unas hipotéticas terceras elecciones no tuvieran que celebrarse el 25 de diciembre. Según fuentes de la dirección del PSOE, el Grupo Parlamentario Socialista examinará la posibilidad técnica y el calendario para tramitar esta iniciativa a tiempo para neutralizar el dilema planteado por Rajoy: o investidura o urnas en Navidad.

De acuerdo con las mismas fuentes, la iniciativa sería coincidente con lo planteado este sábado por EL ESPAÑOL y consistiría en acortar la campaña de dos a una semana, de manera que las hipotéticas terceras elecciones se celebraran el 18 de diciembre. Como ya explicó a este diario el catedrático y letrado de Cortes Enrique Arnaldo, la única opción para evitar que los españoles acudan a las urnas el día de Navidad pasa por reformar la ley electoral. Para ello, y según este experto, el Parlamento debería tramitar en "las próximas semanas una reforma legal que redujera a la mitad la duración de la campaña".

Se trataría de que las Cortes tramitaran por el procedimiento de urgencia una modificación del artículo 51 de la Ley de Régimen Electoral General (LOREG) para fijar en siete días la duración de la campaña. "El Gobierno cumpliría el trámite diciendo que no puede expresar su opinión al estar en funciones", según Arnaldo. Y, pasados 30 días sin que el Ejecutivo muestre rechazo a la tramitación, la proposición de ley se llevaría al Pleno para su toma en consideración. 

Eso sí, al tratarse de una proposición de ley orgánica, la aprobación de esta reforma requerirá el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso. Es ahí donde el PP deberá retratarse, ya que si vota en contra de la iniciativa socialista quedará claro que la sombra de unas terceras elecciones el 25 de diciembre fue una estrategia más que calculada para redoblar la presión hacia los socialistas y señalar a Pedro Sánchez como el único culpable en caso de repetir elecciones.

La modificación del calendario que podría realizarse de llevarse a cabo la reforma legal.

La modificación del calendario que podría realizarse de llevarse a cabo la reforma legal.

Ciudadanos podría sumarse

El PSOE, único partido que tiene la llave para sacar adelante la investidura de Rajoy, pretende así desmontar el argumento del PP de presentar a Sánchez como el responsable de votar en Navidad. Un argumento que en la dirección socialista entienden más bien como "un chantaje y una provocación". De hecho, Xavier García Albiol, portavoz del PP en el Parlamento de Cataluña, reconocía que el PP había utilizado los tiempos legales a su favor para multiplicar las presiones contra Sánchez. "A ver si Sánchez tiene narices de enviar a 36.000.000 de españoles a repetir elecciones el día de Navidad", decía en Twitter.

Por su parte, Ciudadanos no ve con malos ojos votar a favor de este cambio normativo. Aunque la formación centrista no se lo ha planteado todavía, un destacado dirigente del partido de Albert Rivera explica a este diario que es "perfectamente posible hacer esa reforma".

El PSOE, en contra del calendario

El calendario elegido para la investidura por parte de Ana Pastor -a petición de Mariano Rajoy- no ha sentado nada bien en el PSOE. Pedro Sánchez ya dijo este viernes que demostraba "la poca talla política de Rajoy como presidente del Gobierno y como político". Otros barones también criticaron la fecha elegida y la consecuencia de nuevas elecciones el 25 de diciembre. “Votar el día de Navidad forma parte de la falta de respeto que tienen algunos y la derecha de este país a los ciudadanos”, se quejaba este sábado el presidente de la Generalitat valenciana Ximo Puig, sumándose al mensaje irónico lanzado por Luis Tudanca, secretario general del PSOE en Castilla y León. "Ya estoy viendo los próximos editoriales: 'O Pedro se abstiene o nos robará la Navidad". Y le caricaturizarán como El Grinch'", publicaba Tudanca en Twitter.

Tambien Antonio Miguel Carmona, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, comentaba este domingo que el único responsable de "irnos al 25 de diciembre a elecciones es Mariano Rajoy, que ha establecido una fecha el el 30 de agosto para que haya una segunda votación el 2 de septiembre, y para que caigan justo el día de Navidad y poder chantajear y presionar no sólo al PSOE, sino a todos los españoles”.

No hay otra vía para cambiar la fecha

Los plazos legales y constitucionales no dejan margen. Si Mariano Rajoy, el candidato propuesto por el Rey, no consigue hacerse con la mayoría absoluta en la primera votación de investidura -31 de agosto- y tampoco obtiene mayoría simple en segunda vuelta -2 de septiembre- se abre un plazo de dos meses para presentar sucesivas candidaturas. Si pasados esos 60 días, es decir, si llegado el 1 de noviembre no se consigue formar Gobierno, Felipe VI, por mandato constitucional, debe disolver las Cortes y convocar nuevos comicios. Las elecciones anticipadas tendrían lugar 54 días después de que el BOE publique el decreto de convocatoria, según establece la LOREG. Esto es, el 25 de diciembre.

Sin embargo, donde sí existe margen de maniobra es en reducir la campaña. Según el artículo 51 de la LOREG, que también regula la duración de la campaña, ésta comienza "el día trigésimo octavo posterior a la convocatoria y dura quince días. Se iniciaría el 9 de diciembre y finalizaría el 23. Es este aspecto de la ley el que el PSOE estudia modificar para evitar unas Navidades 'atípicas'.