Pedro Sánchez, este domingo junto a miembros de su Ejecutiva.

Pedro Sánchez, este domingo junto a miembros de su Ejecutiva. Jorge Barreno

CONGRESO DEL PSOE

La Ejecutiva del PSOE con más miembros, menos integración y menos paridad

Sánchez asegura que su Ejecutiva es "plural, intergeneracional, paritaria y diversa”, pero los datos apuntan más bien lo contrario. También es de las menos apoyadas. 

Daniel Basteiro

La nueva Ejecutiva del PSOE, salida del congreso de este fin de semana, tiene 49 miembros. Es "plural, intergeneracional, paritaria y diversa”, según dijo Pedro Sánchez en el discurso de clausura. Sin embargo, algunos datos, públicos y referentes a las últimas seis Ejecutivas del PSOE desde el 2000, contradicen varias de esas afirmaciones.

Plural, pero con sólo uno que no le apoyó

Sólo uno de los miembros del nuevo equipo de Sánchez estuvo en una candidatura diferente. Se trata de Patxi López. Los restantes 47, descontado el nuevo líder, son afines al nuevo líder. Es algo que en la madrugada del domingo reconocían con tranquilidad Adriana Lastra y José Luis Ábalos, encargados de facilitar los datos. El resultado de Sánchez en las primarias le otorgaba el derecho a rodearse de personas de su confianza, algo que también le han aceptado sus detractores.

Esta vez, Sánchez apenas ha consultado a los dirigentes territoriales críticos con su gestión o que durante las primarias por el liderazgo apostaron por otras opciones. Tampoco a los presidentes autonómicos que no le apoyaron, especialmente a Susana Díaz, Ximo Puig, Emiliano García-Page o Javier Lambán. Ellos no le proporcionaron nombres, a diferencia de lo que ha ocurrido en otras ocasiones.

Intergeneracional, pero sin "millennials"

Al ser tan numerosa, la Ejecutiva del PSOE tiene miembros de todas las generaciones. La edad media es de 52 años. Sólo dos nacieron en la década de los 80: Pedro Casares (1983), que se encargará de Transportes e Infraestructuras, y Francisco Polo (1981), a cargo de Emprendimiento, Ciencia e Innovación. 

Un análisis de los 21 miembros que componen la Comisión Ejecutiva Permanente, el equipo más reducido y de confianza, muestra a dirigentes con una dilatada trayectoria. La Ejecutiva que Sánchez prometió a los militantes de base tiene, en realidad, muy pocos militantes de base. La mayoría han ostentado cargos orgánicos o institucionales antes.

Más allá del propio Sánchez, las exministras Cristina Narbona (Presidencia) y Carmen Calvo (Igualdad) son buenos ejemplos. El primer cargo de Narbona llegó en 1982 como viceconsejera de Economía de la Junta de Andalucía, como consta en la biografía facilitada por el PSOE. Calvo fue consejera en Andalucía ocho años desde 1996 y luego ministra, además de diputada muchos años. La otra exministra de la Ejecutiva, Beatriz Corredor, tiene una experiencia política menos dilatada que comienza en la década de los 2000 

La vicesecretaria general, Adriana Lastra, lleva 10 años como diputada y desde el 2000 en Ejecutivas del partido. José Luis Ábalos, el número tres, ocupa cargos de responsabilidad institucional desde 1983 y lleva cuatro legislaturas como diputado en el Congreso. El exlehendakari y expresidente del Congreso Patxi López, secretario de Política Federal, ocupa cargos institucionales y orgánicos desde 1985. Alfonso Gómez de Celis, número cuatro y encargado de Relaciones Institucionales, los conoce ininterrumpidamente desde 1998 gracias a cargos en distintas administraciones. 

Otros miembros de la Permanente de la Ejecutiva, como José Féliz Tezanos o Manuel Escudero, son referentes del guerrismo, mientras que Odón Elorza y Andrés Perelló se convirtieron en diputados autonómicos más o menos cuando nació el benjamín de la Ejecutiva, en 1983. 

Paritaria, pero casi la menos de todo el siglo XXI

No es, ni mucho menos, la Ejecutiva más paritaria del PSOE. Si en 2014 había un 52% de mujeres en el equipo de Sánchez, en esta ocasión es un 41%. Es un claro retroceso respecto a su anterior Ejecutiva, pero también respecto a las anteriores, lideradas por José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, en las que la tasa de mujeres se situó entre el 48 y el 50%.

El primer equipo del expresidente, formado tras su llegada a Ferraz en el año 2000, tenía un 40% de mujeres, casi el mismo porcentaje que el de Sánchez en 2017. Sin embargo, eran otros tiempos. A partir del año 2000 y con la llegada al poder en 2004, se aprobaron importantes leyes en favor de la igualdad y se adoptaron medidas en favor de la paridad en el partido.

La paridad fue in crescendo desde el 2000. En 2004 había un 48% y en 2008 un 50%. La Ejecutiva que formó Alfredo Pérez Rubalcaba tras ganar por 22 votos a Carme Chacón también era más paritaria que la actual: contaba con un 47% de mujeres

Este cuadro resume la evolución de todas las Ejecutivas del siglo XXI: 

Ejecutivas 2000 2004 2008 2012 2014 2017

Número de miembros

25 31 32 38 38 49
Mujeres (% sobre total) 10 (40%) 15 (48%) 16 (50%) 18 (47%) 20 (52%) 20 (41%)

El equipo de Sánchez explica que las normas internas exigen al menos un 40% de mujeres, por lo que cumplen, aunque no muy holgadamente. Pero en la práctica, la formación ya cuenta con listas electorales cremallera (hombre-mujer) y la cultura de partido ha avanzado hacia una manera de entender la paridad que significa, además de etimológicamente, tantas mujeres como hombres. Es decir: un 50%.