Jorge Fernández Díaz

Varapalo póstumo a Fernández, primer 'marrón' de Zoido: rehabilitar a un comisario pro-PSOE

Los jueces aprecian "desviación de poder" en el cambio de puesto de Telesforo Rubio, comisario general de Información con el Gobierno socialista.

Jorge Fernández y Juan Ignacio Zoido, este viernes en el traspaso de cartera

Jorge Fernández y Juan Ignacio Zoido, este viernes en el traspaso de cartera

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado la decisión del Ministerio del Interior de apartar al comisario principal Telesforo Rubio de la jefatura del área de auditoría en la Subdirección de Recursos Humanos, que ejercía en comisión de servicio, para adscribirlo a un puesto inferior en la Subdirección Logística. El cambio fue acordado tres días después de que trascendiera que Rubio había mantenido un encuentro con Antonio Trevín, portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso, y provocó la acusación al entonces ministro Jorge Fernández de que se estaba "espiando" al diputado socialista para ver con quién se reunía.

Además de mover a Rubio, Interior cesó a otro comisario principal próximo al PSOE, Miguel Ángel Santano, como vocal del Consejo Asesor de la Policía. Santano también asistió a la reunión con Trevín, difundida el 12 de junio de 2015 por el diario La razón. En el caso de Santano, sin embargo, los jueces no han anulado el cese ya que el puesto que ocupaba era de libre designación.

Considerados próximos al ex ministro Rubalcaba, Rubio fue comisario general de Información de 2004 a 2006 y Miguel Ángel Santano, comisario general de Policia Científica. Ambos intervinieron en las investigaciones sobre el 11M y Rubio hizo unas declaraciones a El país sobre la inexistencia de una relación de ETA con esos atentados que le valieron ser sancionado disciplinariamente con un apercibimiento. El mismo tribunal que ahora le ha dado la razón en lo relativo al cambio de puesto de trabajo le levantó en su día esa sanción.

"Dentro de la legalidad"

Su cambio de destino llegó a ser debatido en el Pleno del Congreso el 24 de junio de 2015, cuando Fernández fue interpelado por los "escarmientos"  infligidos a Rubio y Santano con el fin de "advertir a la policía de que reunirse con algún diputado socialista les puede salir muy caro" y "para advertir también a los miembros del Grupo Parlamentario Socialista de que nos siguen, que saben lo que hacemos, adónde vamos y donde nos reunimos", espetó el diputado Felipe Sicilia.

Jorge Fernández contestó que esos seguimientos eran "rotundamente falsos" y sostuvo que los dos comisarios principales habían sido "relevados" en el "marco de la legalidad".

En el caso de Telesforo Rubio, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Madrid no ha podido quitarle la razón de una manera más radical: los jueces llegan a hablar de que hubo "desviación de poder". El varapalo judicial se ha producido cuando Fernández ya no es titular de Interior, por lo que será su sucesor, Juan Ignacio Zoido, el que tendrá que dar cumplimiento a la sentencia.

La resolución, conocida por EL ESPAÑOL, explica que la atribución temporal de funciones -mecanismo utilizado para adscribir a Rubio a un puesto dependiente de la Subdirección General de Logística- permite a las autoridades de Interior redistribuir temporalmente el trabajo "por la existencia de una situación excepcional u otras razones coyunturales" que deben "justificarse adecuadamente".

"Las decisiones obrantes en el expediente administrativo no exteriorizan las razones justificadoras de la actuación administrativa", observa la Sala. "No existe la mínima constancia real que permita siquiera intuir cuál es la situación especial o excepcional que justifica el uso de la potestad analizada, ni se justifica adecuadamente la concreta situación coyuntural que sirve de base para su válido ejercicio o, en fin, nada nos permite atisbar la posibilidad de que fuera un mayor volumen temporal de trabajo la razón que justificó el concreto proceder llevado a cabo, acreditándose, sin embargo, por el demandante [Telesforo Rubio] que, tras la publicación en un periódico de la reunión que había tenido con un diputado, tan solo tres días después, es cuando se dicta el acto ahora impugnado", cambiándole de puesto.

El tribunal concluye que esa medida "no obedeció a la necesidad de hacer frente a las necesidades excepcionales a que se refiere la legislación y, por tanto, la atribución temporal funciones autorizada [en el caso de Rubio] incurrió en desviación de poder, al haberse apartado del concreto interés general propio de la ordenación de los servicios".

Además de anular la resolución por la que se adscribió a Rubio a la Subdirección de Logística, el tribunal condena a Interior al pago de las costas del proceso.

La suerte que ha corrido el recurso de Miguel Ángel Santano ha sido la opuesta ya que, según razona la Sala, a diferencia de lo que ocurría con Rubio, el puesto que Santano ocupaba en el Consejo Asesor de la Policía es de libre designación y basado en una "relación de confianza" que "la Administración ha podido válidamente entender que ha dejado de concurrir".