ORGANIGRAMA

El póquer de sorpresas que no aparecía en las quinielas: Dastis, Zoido, De la Serna y Montserrat

Emergen en el nuevo Ejecutivo cuatro nombres: dos alcaldes, un experto internacional y una catalana.

Dastis, Zoido, De la Serna y Montserrat: los que no salían en las quinielas

Dastis, Zoido, De la Serna y Montserrat: los que no salían en las quinielas

Mariano Rajoy necesitaba meter una cuota de caras nuevas en su nuevo Ejecutivo y lo ha hecho. El presidente del Gobierno ha consultado durante cinco días con personas de su máxima confianza para sondear qué personas incluirían en su Gobierno. Buscaba perfiles que encajaran en esta nueva legislatura donde el Partido Popular ya no cuenta con la tranquilidad que ofrecen las mayorías absolutas. Tras muchos sondeos, el líder del PP ha decidido apostar por Alfonso Dastis, José Ignacio Zoido, Íñigo de la Serna y Dolors Montserrat como la cuota de regeneración que toda la oposición en bloque le exigía. 
Dastis y Zoido son dos políticos con muchos años de experiencia a sus espaldas y que cuentan con la absoluta confianza del presidente. El primero ha sido la sombra de Rajoy en las peores cumbres europeas, cuando el jefe del Ejecutivo llegó al poder en 2011 y España estuvo a punto del rescate. De carácter muy discreto, afable y con un humor socarrón, tiene un perfil más técnico que político y se conoce al dedillo cómo funciona la Unión Europea, ya que ha sido embajador desde 2012.
Si Dastis es el ministro con perfil europeo, Rajoy ha optado por dos alcaldes para reforzar su Ejecutivo. Uno de los premiados ha sido Juan Ignacio Zoido, el alcalde de Sevilla que no consiguió mayoría absoluta en 2015 y la oposición se unió para echarlo del Ayuntamiento. Fue su gran derrota hasta ahora, cuando el presidente lo recupera para la política nacional con un ministerio de gran peso: el de Interior. Al andaluz le avalan veinte años encadenando puestos a nivel estatal, regional y local. Rajoy le encomendó, a través de su amiga María Dolores de Cospedal, hacerse cargo de la presidencia del PP cuando se marchó Javier Arenas hasta que llegara el siguiente presidente, que finalmente fue Juan Manuel Moreno. 
Antes de ser alcalde, el puesto donde soñaba jubilarse, Zoido entró por primera vez en política con la llegada de José María Aznar al poder. En mayo de 1996 fue elegido director general de Relaciones con la Administración de Justicia con Margarita Mariscal como ministra y también ha sido delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha y en Andalucía. Es juez de profesión y comenzó su carrera en el Juzgado de Distrito de Arrecife de Lanzarote (Las Palmas y después en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Utrera (Sevilla).
Rajoy lo colocó en el primer puesto de la candidatura de Sevilla en las elecciones generales del 26 de junio y antes, el 20 de diciembre. Desde entonces ocupaba un escaño en el Congreso y desde ahora se ocupará de poner orden en un departamento donde Jorge Fernández Díaz ha dado mucho de qué hablar. 

De la Serna, íntimo de Maillo y Maroto

Otro alcalde, catorce años más joven que Zoido, ocupará la cartera de Fomento que dirigió Ana Pastor en la pasada legislatura. Íñigo de la Serna, alcalde de Santander desde hace nueve años, es una de las caras renovadoras en el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Muy cercano a los vicesecretarios Fernando Martínez-Maillo y Javier Maroto, con los que coincidió en la Federación Española de Municipios y Provincias, casi toda su vida política la ha dedicado al mundo local. Se estrenó en el mundo político como concejal de Medio Ambiente, Agua y Playas de Santander entre 2003 y 2007.
Después, cuando se estrenó como alcalde, lo compaginó durante cuatro años con un escaño en el Parlamento regional, aunque en la siguiente legislatura lo dejó para recuperarlo en la actual. Fue alcalde de la FEMP entre 2012 y 2015, donde fraguó su amistad con Maroto y Maillo. Ahora es vicepresidente de la federación y también preside la Red Española de Ciudades Inteligentes (REC). Sobre la mesa, el nuevo ministro de Fomento tendrá que hacer frente a varios asuntos,como finalizar las líneas del AVE en curso o darle una solución a la delicada situación de las autopistas de peajes.

Montserrat, la única catalana en el Gobierno

“Será una legislatura de negociación, obviamente siempre dentro de la ley”. Con estas palabras la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, aventura lo que serán las líneas maestras del recién nombrado nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, del que formará parte como la única catalana que posea una cartera. Montserrat (San Sadurní de Noya, 1973) es abogada, diputada en la IX, X y XI legislaturas y, desde este jueves, la ministra más joven del Gobierno.
La portavoz adjunta del Grupo Popular en el Congreso no ha tenido problema de atizar al independentismo catalán en los últimos años desde las filas populares, lo que le ha convertido, junto a su carácter “accesible”, en un valor al alza en el Partido Popular en Cataluña. Su nombre ha sonado en múltiples ocasiones cuando desde la formación se han planteado un lavado de cara. 
Llega al Ministerio más social directamente desde el equipo negociador del Partido Popular con Ciudadanos. Fue una de las caras más “amables” y “dialogadora” de los populares con el partido del Albert Rivera durante la negociación de la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Ha estado desde su adolescencia empapada de política, por lo que resulta evidente que Rajoy vuelve a apostar por poner al frente de este Ministerio un perfil político antes que técnico. Así, Montserrat se convierte en la cuarta titular de Sanidad de un Gobierno de Rajoy tras Ana Mato, Alfonso Alonso y Fátima Báñez.