Diana Quer

Diana Quer: lanzan una alerta internacional para su búsqueda en Estados Unidos

Su madre, Diana López-Pinel, está convencida de que su hija está sometida a "una retención forzosa" y pide a SOS Desaparecidos que lance la alerta a EE.UU.

  1. Diana Quer
  2. Personas desaparecidas
  3. Guardia Civil
  4. Taragoña

Diana López-Pinel, la madre de Diana Quer, está convencida de que su hija está sometida a una retención forzosa y que algún día aparecerá con vida. Según sostiene, la joven no puede haberse marchado por su propia voluntad y alguien ha debido llevársela a algún lugar lejos de su alcance. Y en este planteamiento, a Diana López-Pinel se le dibuja un escenario en el que podría encontrarse su hija desaparecida: Estados Unidos.

Según ha desvelado en Antena 3 Joaquín Amills, portavoz de la asociación SOS Desaparecidos, Diana López-Pinel le ha pedido que manden una alerta internacional a Estados Unidos para que encuentren a su hija.

La asociación SOS Desaparecidos ya lanzó una señal de alerta que se extendió a toda Europa. Por eso escribieron mensajes en italiano, portugués, francés e inglés. "Desaparece el 22/08/2016 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) -rezan los carteles-. Edad 18 años, 1,75 de estatura, pelo largo liso y moreno, peso 55 kilos, ojos oscuros. Vestía pantalón corto color rosa, camiseta blanca y sudadera, zapatillas negras con cordones".

Joaquín Amills ya explicó a EL ESPAÑOL que la extensión de esta alerta a toda Europa que lanzó SOS Desaparecidos está motivada por los recursos de los que podría disponer Diana Quer para moverse al extranjero. Lo mismo ocurriría con la nueva alerta solicitada por Diana López-Pinel -que no por la Guardia Civil- sobre Estados Unidos.

Un hombre de "mala pinta"

Las pesquisas de la Guardia Civil se centran en buena medida en Taragoña, un lugar con unos 1.700 habitantes ubicado a unos veinte minutos en coche de A Pobra do Caramiñal. Las señales de repetición ubicadas entre ambos puntos confirman que el teléfono móvil de Diana Quer recorrió este espacio la noche de su desaparición. 

Según han desvelado algunos testigos, Diana llegó al muelle de Taragoña en un coche acompañada de otros tres chicos, se bajó del vehículo por su propio pie y se montó en otro, donde le esperaba un hombre de "mala pinta". Las señales emitidas por el teléfono móvil de la joven desaparecida determinan que pasó al menos una hora en este lugar.