Abusos sexuales

“Sentí que Torbe y mi pareja me engañaron, violaron y utilizaron”

Una joven denuncia ante la Policía cómo el director porno la drogó y abusó de ella mientras lo grababa.

El director de cine porno durante la grabación de una escena.

El director de cine porno durante la grabación de una escena. torbeo.es

  1. Ignacio Allende (Torbe)
  2. Agresiones sexuales
  3. Porno
  4. Prostitución
  5. Violaciones

Son varias las chicas que han denunciado los abusos sexuales y el trato denigrante por parte del director de cine porno Ignacio Allende, Torbe, en prisión preventiva desde que la Policía le detuviera el pasado 27 de abril por presuntos abusos de menores, difusión de pornografía infantil y por trata de seres humanos. Tras conocer su detención, la Policía está recibiendo más denuncias de jóvenes que presuntamente fueron abusadas por el director y productor.

El pasado mes de junio, la Brigada Central contra Trata de Seres Humanos, encargada de la investigación que ha llevado a Torbe y a sus colaboradores más próximos a la cárcel, recibió la carta de una joven, bajo las iniciales de A.S., en la que narraba su trágica experiencia. Así, relata cómo en un momento de su vida en la que pasaba graves problemas económicos, decidió contactar con el director para hacer un vídeo con su pareja a cambio de dinero.

El acuerdo era que sólo iba a mantener relaciones sexuales con su novio, R.A. Sin embargo, Torbe intentó convencerla “muchísimas veces” para que hiciera unas escenas con él. La chica que ahora denuncia asegura que se negó en reiteradas ocasiones. Al final fueron al lugar donde les había citado el director, propietario de una web donde se pueden ver vídeos pornográficos.

En la carta remitida a la Policía e incorporada en el sumario judicial, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la joven cuenta cómo cuando se citaron con Torbe, éste le ofreció algo de beber. Luego estuvieron hablando un rato y el director hizo gala de la gente con poder que conocía. “Nos preguntó cosas sobre nuestra vida e intereses y siguió intentando que yo cediera y tuviera algo con él e intentaba convencer a mi pareja”, relata la chica.

Ese día se quedaron a dormir en la casa de Torbe, donde tenía a gente trabajando. Ya a la mañana siguiente “empezó a meternos prisa, decía que no tenía mucho tiempo porque tenía que rodar más. Comimos rápido, nos duchamos y fuimos a hacer la escena”. En el cuarto estaban la pareja y el director.

“Mi pareja y yo estábamos tremendamente nerviosos y muertos de vergüenza. Cuando empezamos a rodar mi pareja estaba tan nervioso que no podía. Torbe en ese momento volvió a insistir en que yo lo hiciera con él porque mi novio no podía y él tenía prisa”, recuerda la chica.

"Una película de terror"

En ese momento, su novio abandonó el cuarto y ella se quedó a solas con él. A partir de entonces “recuerdo muy poco, como trozos de una película de terror”. Según asegura, no recuerda lo que ocurrió. “Sabía que de alguna manera había mantenido relaciones sexuales con Torbe pero no entendía por qué, cuándo, dónde o cómo. Después mi pareja cortó toda comunicación conmigo”, añade.

Se dio cuenta de lo que había ocurrido cuando vio el vídeo colgado en Internet. Realmente, las imágenes las vio un amigo suyo. Le contó que ella aparecía encima de Torbe, que él eyaculó en su cara y que estuvo mucho tiempo teniendo sexo con ella.

Pero hubo algo que le llamó la atención. En el vídeo sale su nombre real pero no el de su pareja. “Se me cayó el mundo encima y sentí que Torbe y mi pareja habían pactado y me habían engañado, violado, utilizado o todo junto. Además, antes de eso mi pareja y yo lo habíamos dejado durante mucho tiempo y el volver en ese momento me hizo pensar que él sólo quería utilizarme para humillarme delante de toda España. Tenía muchísimas dudas y sólo podía pensar en que me había hecho llegar a ese extremo, estaba completamente confundida”, explica en la misiva, ahora analizada por el juez.

"Me sentí avergonzada"

Ella no recordaba nada de lo ocurrido. Después de un tiempo y en busca de respuestas se puso en contacto con Torbe para saber qué había ocurrido y para pedir que retirara el vídeo. Consiguió localizarle pero éste le dijo que había sido con consentimiento y bajo su responsabilidad. “Cuando vi el vídeo fue de manera rápida y no me lo podía creer. Verifiqué lo que mi amigo me había dicho. Era tan fuerte que no quería ver más. (…) Me sentí completamente avergonzada y enfadada conmigo misma, no terminé de ver el vídeo y decidí no verlo nunca más”, expresa la joven a la Policía.

No quería denunciar los hechos por vergüenza pero finalmente se atrevió a hacerlo.”Habían abusado de mí, me sentí forzada y no quería tener relaciones con este señor”. La chica cuenta cómo la gente empezó a enterarse y a insultarla, sobre todo en el foro que tenía montado el propio Torbe. El director de cine alegó que ella había firmado un contrato, el cual ella no recordaba, y mantuvo que lo único que pretendía la joven era hundirle. Torbe amenazó con denunciarla por inventar una violación.

En aquel entonces, la justicia no le hizo caso y se negó a ordenar a Torbe a retirar su vídeo de Internet. La Policía, el psicólogo y su familia le aconsejaron que se olvidara del tema. Ella no se resignó y a pesar de cambiar de ciudad y de nombre para que la gente no la identificara, volvió a denunciar los hechos tiempo después. Entonces, el director de cine porno la localizó en su trabajo y le exigió 6.000 euros a cambio de retirar el vídeo de su página y la amenazó si no dejaba de denunciarle.

"Me ha arruinado la vida"

Con el tiempo y pasados los años va recordando poco a poco más escenas de lo ocurrido. Torbe les iba a pagar 600 euros por grabar. Si ella aceptó fue porque prefería acostarse con su novio por ese dinero que con un desconocido. También ha ido recordando que Torbe sacó algo de un cajón blanco y le dijo que se lo tomara para los nervios. Sin embargo, no es capaz de recordar qué era.

“Nunca más lo he vuelto a mirar (el vídeo) y me da muchísimo miedo que salga algo y que me vea cualquier persona que me pueda conocer. Siento que esto me persigue y lo único que quiero es que se quite, le quiten la página y se haga justicia (…). Me ha arruinado la vida y supongo que igual que a muchas más, que estarán en casos similares y tampoco las creerán. Esta persona tiene buenos abogados y las cosas muy bien atadas y me siguen dando miedo la represalias que pueda tomar, no con denuncias hacia mi persona, pero si subiendo el vídeo por más sitios con mi nombre real como sé que ha hecho antes (…). Estoy completamente segura que estando en mis facultades normales jamás hubiera hecho lo que hice”, concluye la carta.