Caso Torbe

Guía para ser chica Torbe: cómo las engañaba y extorsionaba

El director de cine porno reclamaba fotos a las chicas para castings que luego utilizaba para coaccionarlas.

Guía para ser chica Torbe: cómo las engañaba y extorsionaba

Guía para ser chica Torbe: cómo las engañaba y extorsionaba

  1. Ignacio Allende (Torbe)
  2. Explotación sexual
  3. Abusos sexuales
  4. Porno

El director de cine porno Ignacio Allende, 'Torbe', utilizaba diversas maneras de captar chicas para que salieran en sus vídeos e incluso después introducirlas en el circuito de la prostitución. En ocasiones, el también productor buscaba entre anuncios de trabajo de chicas jóvenes que demandaban trabajo de limpiadoras o de empleadas del hogar, las llamaba y las intentaba convencer para hacer ciertos vídeos. Pero su método estrella era a través de su web, en casting para actrices porno.

Prometía a las chicas iniciar una carrera como estrellas del porno. Para empezar debían enviar su currículum. Éste consistía en unas fotos. “Ve a un lugar de tu casa, que alguna luz de la ventana entre y te ilumine y que haya cerca un espejo. Por ejemplo un cuarto de baño con ventana o un espejo de dormitorio pegado a una ventana. Colócate desnuda frente al espejo con tu cámara de fotos en la mano. Hazte un mínimo de 3 fotos, que deberían de ser así: (fíjate en estas fotos e imita las posturas)”, rezan las instrucciones.

Casting de chicas Torbe

Casting de chicas Torbe

Sin embargo, Torbe, que se encuentra preso por diversos delitos, entre ellos el de explotación sexual a menores, utilizaba las fotos que las chicas enviaban para coaccionarlas si daban marcha atrás y no querían seguir adelante con los vídeos porno. Según se desprende de la investigación, tanto de denuncias de varias de las chicas como de las intervenciones telefónicas captadas por la Policía, Torbe llegó a amenazar a varias chicas con colgar sus fotos desnudas en Internet si no grababan vídeos con él.

Según consta en un informe de la Brigada Central contra Trata de Seres Humanos de la Policía, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la pagina web de Puta Locura era utilizada por Torbe tanto para captar mujeres para la realización de películas de contenido pornográfico, como para, eventualmente, introducirlas en el circuito de prostitución.

Según declaraciones de varias testigos recogidas por los investigadores, dicha página web sirve de plataforma para captar a mujeres, “donde, en muchas ocasiones, prevaliéndose de una situación de necesidad de estas, les incitan a remitir fotografías o vídeos en las que aparecen desnudas, o con contenido expresamente pornográfico, que posteriormente el investigado utilizaría para chantajear y coaccionar a las mujeres, si no se avienen a sus deseos tanto de mantener relaciones sexuales con él como con otras personas de su entorno, grabando dichas prácticas para posteriormente ofrecerlas en la citada página”, recoge el informe.

¿Quieres ser actriz porno?

En su web, Torbe ofrecía trabajo asegurado: “El sueño de muchas chicas es ser actriz porno y no saben dónde recurrir. Por fin, un lugar donde poder conseguir trabajo como actriz porno. Aquí esta la información más valiosa para convertirte en una actriz porno en España. Si tu sueño es trabajar como actriz porno y no sabes dónde acudir, enhorabuena, aquí te podremos dar trabajo desde el primer día”.

En la página hace creer a las chicas que pueden hacerse ricas y famosas: “No dejes pasar esta oportunidad de probar porque creas que no eres suficientemente guapa. Hay chicas que creían que no eran guapas y que luego han arrasado y ganado muchísimo dinero”.

Estos datos ofrecidos se contraponen con los aparecidos en la investigación, gracias a la cual ha salido a relucir cómo el director y productor de cine porno se aprovechaba de la mala situación económica de ciertas chicas para grabar escenas a cambio de pagarlas unas cantidades insuficientes para que éstas pudieran mantenerse por sí solas.

¿Es seguro este trabajo?

En su web, asegura que lo primero que se pide a las chicas son análisis clínicos “y nosotros te enseñaremos los análisis de nuestros actores, ya que todas las escenas se hacen sin preservativo”. “En toda la historia del porno en España jamás ha habido un solo caso de SIDA. Y nos hacemos controles sanitarios asiduamente”, reza la página.

Sin embargo, en las intervenciones telefónicas recogidas por la Policía se muestra como tanto las chicas como los propios trabajadores de Torbe reconocen que no hay controles sanitarios. En otro informe, la Policía recoge, en base a conversaciones interceptadas, que las chicas utilizadas en los “bukakes”, “a parte de lo degradante que puede llegar a ser esto para una mujer psicológicamente, es muy probable que estas prácticas generen unas posibilidades de contagio de enfermedades muy grandes, ya que la mujer está obligada hacer felaciones a muchos de los hombres que allí se encuentran, y la pulcritud con que lleven a cabo los análisis y comprobaciones de éstos deja mucho que desear, a la vista de los acontecimientos que han venido en conocimiento de los investigadores”.

Además, existe una conversación de abril de este año -poco antes de explotar la 'Operación Universal' en la que se detuvo a Torbe- entre dos trabajadores del director de cine porno en el que uno de ellos, conocido como Jochi, también investigado, cuenta como Torbe montó un puticlub con una socia y tiene a menores, y que falsifica analíticas, “diciendo que si lo que sabe se lo dijera a los socios de Torbe que ahora mismo le están gestionando la página web, acabaría mal”.

¿Estaré obligada a hacer cosas que no me gustan”

Según aparece en la web, “rotundamente no”. “En esa primera entrevista inicial podrás decirnos qué cosas te gustan y cuales no. Hay chicas que les gusta el sexo anal, por ejemplo, y otras que no. Unas que harían bukakes y otras que no, no pasa nada, si no quieres hacerlo, no lo haces. Jamás te obligaremos a hacer cosas que no quieras”, asegura.

Esta afirmación queda desmentida con una conversación grabada entre el cámara que graba las escenas y uno de las ayudantes de Torbe:

M: ¿Están obligadas a hacerlo? Me estoy planteando cosas ya, ¿de verdad?, porque no lo entiendo, que venga una tía a hacer su cuarto bukake y a últimas estampe el móvil, lo rompa... Llorando.... No lo entiendo.

J: Pero lo hace por dinero Mario, o sea que vienen aquí....

M: Ya, pero ahora está medio asustada…

J: Y se les paga...

M: Pues ahora tiene una cara de susto que no puede con ella, la tienes que ver.

J: Ya, pero supongo que ha venido a hacer dos o tres, y el primero ya ha salido mal porque no ha querido hacerlo (…) Estoy convencido de que no vienen forzadas.

M: Vale, pero a mi ya me da rollo, porque lloran y de todo. Y dices 'yo, no tengo ganas de grabar a alguien llorando', quien no quiere llorar…

J: Por eso Mila no quiere hacer este trabajo, porque al final cuando vienen aquí a España, lo primero que hacen es preguntar que qué tienen que hacer, entonces cuando ella se lo cuenta se siente violentada porque entiende que les han engañado.

M: Yo anoche casi no dormí, para que me lo voy a pasar yo grabando a tías que no quieren. A mi me da igual que lo hagan por dinero si no que están sufriendo, si yo estoy grabando que una tía está llorando de verdad.

No quiero que se me reconozca

Torbe ofrece dos posibilidades para salir en los vídeos, a cara descubierta (es como más dinero se gana), y con la cara tapada. “Para eso tenemos una serie que se llama 'Anónimas' y que te permite trabajar en el porno y poder hacerlo sin que absolutamente nadie te reconozca, porque sales o bien con antifaz o con peluca. Las chicas que salen en la serie tienen su trabajo normal y hasta la fecha nadie ha sido reconocida. Es una alternativa más. El precio por escena es algo inferior al usual, pero también se gana dinero. Existe otra posibilidad más segura, que es trabajar para webs extranjeras, pero eso te informo mejor en persona”.

Sin embargo, varias chicas denunciaron ante la Policía que después de pedir que no se las reconociera, Torbe les grabó escenas en las que sí se las identificaba. Tras pedirle que retirara esas imágenes de Internet, el director de cine les exigía dinero para hacerlo. A una de las testigos le reclamó 6.000 euros a cambio de quitar las escenas. Para pagarlo, le obligaba a grabar más vídeos de escenas sexuales con él y por lo que le restaría de la deuda 150 euros por cada grabación.

Chicas vulnerables y de fácil manipulación

La Policía sostiene, según queda reflejado en las llamadas intervenidas, que los investigados utilizan tácticas y prácticas para conseguir mujeres, ya sean nacionales o de terceros países, intentando que sean mujeres vulnerables y de fácil manipulación para poder grabar escenas porno, ya sea por su nivel adquisitivo, situación familiar u otra de cualquier índole que les aboque a no tener otra alternativa que la grabación de los vídeos sexuales con los investigados.

La Brigada encargada del caso tiene una conversación entre Torbe y una chica llamada Aroa, de 18 años, que le cuenta que para irse de casa se ve obligada a “chupar penes”, como así le dice, y otras llamadas con diferentes mujeres que le preguntan las condiciones para “trabajar”, explicándole a Torbe la situación económica y familiar en la que se encuentran.

Aroa: A ver, no te voy a contar mi vida pero que me tengo que ir de casa. Entonces he estado pensando que lo de webcam, le voy a tener que dedicar muchas horas para poder ganar el dinero suficiente para mantener una casa y mantenerme a mi misma. Así que he estado pensado que podría ir dos días por semana a chupar penes, qué voy a hacer.

Torbe: También lo que te puedo ofrecer si quieres es que hagas escenas conmigo, con la cara tapada (…).

A: Eso me lo tendría que pensar, pero lo que sí confirmo desde hoy que lo de chupar penes martes y viernes, ¿vale? Porque no me queda otra opción. Yo llego, chupo penes, me pagáis y me voy.

T: Sí exacto, firmas un papel como que has recibido el dinero y ya está.