Tribunales

El sustituto de la juez Rosell ofreció exonerar a un imputado a cambio de pruebas contra ella

En una grabación, el magistrado Salvador Alba le plantea al empresario Miguel Ángel Ramírez anular el proceso si relata los negocios de Carlos Sosa, la pareja de la 'jueza de Podemos'.

  1. Tribunales
  2. Justicia
  3. Tenerife
  4. Victoria Rosell
  5. Salvador Alba (Juez)

El empresario canario Miguel Ángel Ramírez grabó subrepticiamente el pasado 16 de marzo al magistrado de la Audiencia de Las Palmas Salvador Alba en una conversación extraprocesal durante la que este juez le planteó declarar contra Victoria Rosell.

Ramírez ha comparecido en el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas, del que era titular Victoria Rosell, a cargo ahora de Carla Vallejo y antes de Salvador Alba, que solicitó ocuparse de ese órgano en noviembre, cuando Rosell pidió la excedencia en la carrera judicial para ir en las listas de Podemos al Congreso en las elecciones del pasado diciembre.

"El rollo de los contratos con Sosa"

Miguel Ángel Ramírez ha entregado en el Juzgado la grabación, de unos 32 minutos en dos audios, y un escrito en el que explica que Salvador Alba se puso en contacto con uno de sus abogados, Sergio Armario, para que éste transmitiera al empresario que el juez quería que le contase "el rollo de los contratos con Sosa". Alba se refería a Carlos Sosa, pareja sentimental de Victoria Rosell, con el que el empresario mantiene negocios.

Ramírez acudió al despacho de Alba en la Audiencia Provincial de Las Palmas junto al letrado Armario. Éste, no obstante, se quedó fuera y no asistió al encuentro.

Durante la charla, en la que ambos interlocutores se tutearon pese a la condición del primero de juez de instrucción y del segundo como investigado por presuntos delitos de fraude fiscal y a la Seguridad Social, se preparó el contenido de una posterior declaración judicial de Ramírez que debía versar sobre sus relaciones comerciales con Carlos Sosa.

La querella del ex ministro Soria

Los negocios entre la pareja de Rosell y Miguel Ángel Ramírez son un punto central de la querella que el ex ministro de Industria José Manuel Soria presentó en el Supremo contra la 'jueza de Podemos', a la que atribuye delitos de retraso malicioso en la administración de Justicia, prevaricación y cohecho.

Según el ex ministro del PP, cuando estaba al frente del Juzgado Rosell ralentizó intencionadamente las diligencias penales contra Ramírez para favorecer los negocios de su novio. Unos días después de que Victoria Rosell dejase la carrera judicial para ser candidata de Podemos, Sosa y Ramírez firmaron un convenio por el que el primero cedió al segundo la explotación de una emisora de radio que el empresario necesitaba para la Unión Deportiva Las Palmas, club que preside. Sosa recibió a cambio 300.000 euros.

Cuando Alba llamó a Miguel Ángel Ramírez a la reunión celebrada a solas en su despacho de la Audiencia, la querella de Soria contra Rosell estaba pendiente de ser admitida o no a trámite por el Supremo.

El empresario comienza su encuentro con el sustituto de Rosell asegurando que el proceso en el que está como investigado "me ha jodido la vida". A continuación explica a Salvador Alba "de qué va el rollo" de sus negocios con Sosa y el magistrado le contesta que cree que ese procedimiento "está ilegalmente hecho" porque Rosell debería haberse abstenido "y eso es una nulidad radical".

"Desde que tengo conocimiento de eso", dice Alba en referencia a los negocios del investigado con la pareja de Rosell, "intento llevarlo al procedimiento". "Entonces, vamos a ver", le dice a Ramírez. "Tú tienes que hablar de lo de Ralons Servicios, que [Sosa] te paga publicidad y desde hace tres años".

"Ponemos en marcha la maquinaria"

"Tenemos que ceñir el período de 2014 a ahora", instruye Alba al empresario, al que pregunta: "¿Papeles de eso tenemos?". Ramírez le contesta "claro" y el magistrado añade: "Pues ya está. Pues entonces cuando yo te haga esas preguntas y tu contestes, lo que sí tienes que decir es que voluntariamente, porque si yo te requiero no me sirve, voluntariamente yo esto lo puedo demostrar. ¿Sí?".

"Lo llevamos al procedimiento y ponemos en marcha la maquinaria", zanja el magistrado.

"Esto tengo que terminarlo cagando leches", dice en otro momento Alba, que, a petición de Ramírez, se muestra dispuesto a incluir en la resolución por la que decretaría la nulidad de la causa que "hubiese procedido el sobreseimiento" por estar acreditado que el cobro de dietas por los trabajadores de Ramírez fue correcto.

El magistrado también conviene con Miguel Ángel Ramírez en hablar con la fiscal que lleva el caso para prevenirla de lo que el empresario va a declarar y con qué finalidad.

"A mí lo que me toca los cojones es que se haya estado contaminando ese procedimiento durante dos años", afirma el juez, que dice de Rosell que es "una cabrona, una hija de puta".

Por qué grabó

La querella de Soria contra la 'jueza de Podemos' fue admitida a trámite por el Supremo unas semanas después, el 26 de abril. La Sala Penal tuvo en cuenta, entre otros datos (como los relativos a los tiempos de inactividad en las diligencias que Rosell instruía contra Ramirez), las declaraciones que el empresario canario prestó ante Alba el 23 de marzo, declaraciones preparadas al margen del proceso el 16 de marzo anterior en el despacho del magistrado. A petición de la Sala, Salvador Alba remitió al Supremo un informe muy crítico con Rosell.

De lo que Alba no informó al Supremo fue de la preparación extraprocesal de la comparecencia de Ramírez ni tampoco del hecho de que, de acuerdo la grabación, el magistrado sugirió al empresario que las diligencias por fraude fiscal y a la Seguridad Social se podían archivar. Salvador Alba abandonó hace dos semanas el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas sin decretar la nulidad el proceso, en contra de lo que había anunciado al empresario. 

Según el escrito que Ramírez ha entregado en el Juzgado, grabó la conversación con Alba "ante lo extraño de la petición" de celebrar una reunión al margen del proceso y "por temor a ser objeto de una trampa". El empresario no se fiaba de Alba, que nada más hacerse cargo del procedimiento le impuso una fianza por responsabilidad civil de 35 millones de euros.

Salvador Alba lo niega en un comunicado

El magistrado ha emitido un comunicado en el que niega los hechos asegurando que "nunca" ha tenido encuentro privado "de ninguna clase con el investigado don Miguel Ángel Ramírez Alonso, los mismos han sido en todo caso públicos y en sede judicial".

"Nunca se han ofrecido favores procesales de clase alguna por este magistrado ni a este investigado ni a ningún otro, si bien han sido constantes las presiones recibidas por el mismo y por su entorno, incluido el letrado referido, por lo que se han ejercitado acciones penales" cuenta Salvador Alba.

Explica que hubo una declaración previa a su declaración procesal con Ramírez en sede judicial previa que "fue solicitada con insistencia por el letrado de Seguridad Integral Canaria, personado en el procedimiento". En la misma "se produjo su emplazamiento para prestar declaración en la causa que se sigue en su contra".