HACIA NUEVAS ELECCIONES

Los 'errejonistas' de Podemos se niegan a una alianza con IU el 26-J

Los afines a Errejón apuestan por la "transversalidad" y no quieren oír una confluencia electoral con Garzón. 

Íñigo Errejón en una comparecencia en el Congreso.

Íñigo Errejón en una comparecencia en el Congreso.

La crisis interna de Podemos sigue bullendo. Durante las últimas semanas, con el nombramiento de Pablo Echenique como número tres, las aguas parecen más calmadas en el partido de los círculos. Pero lo cierto es que el debate interno entre errejonistas y pablistas continúa más vivo que nunca. El principal tema que separa a unos y otros es la hipotética alianza con Izquierda Unida para las más que probables elecciones del 26 de junio. Los afines a Íñigo Errejón apuestan por la "transversalidad" y prefieren que no haya una confluencia electoral con Alberto Garzón

A tenor de los datos de todas las encuestas publicadas, esta hipotética alianza podría aupar a ambos a la segunda posición en las generales, por delante del PSOE. O, al menos, podría maquillar el presunto descalabro de Podemos que apuntan algunos sondeos. 

El debate a tres, abierto e intenso

Oficialmente, tanto los cercanos a Errejón como los partidarios de Pablo Iglesias quieren explorar una posible confluencia con IU/Unidad Popular para los próximos comicios. Sin embargo, fuera de los micrófonos las opiniones son discordantes al respecto. Entre los errejonistas cunde la sensación de que un acuerdo electoral con IU supondría desviarse de ese camino transversal -con un esquema que supere la vieja dicotomía entre izquierda y derecha- y, por ello, alejarse de la idea originaria de Podemos.

Por el contrario, en el núcleo duro que rodea a Iglesias, formado por Irene Montero, Rafa Mayoral o Tania Sánchez, entre otros, la opinión es que hay que acercarse a Alberto Garzón. En tercer lugar, el sector anticapitalista que capitanean Miguel Urbán y Teresa Rodríguez no esconde su propósito de construir una alianza con IU para las próximas generales, sean el 26-J o más adelante. 

El debate sobre esta cuestión en el seno de Podemos es abierto, como siempre, y más intenso que nunca. Unos y otros han publicado diversos artículos en medios de comunicación. Solo hay que echarles un vistazo para ver las diferencias entre los diferentes sectores en liza. Además, más allá de lo que hayan escrito, fuentes del partido de la corriente errejonista comentan a EL ESPAÑOL su malestar con cómo se está gestionando la relación con IU.

Y, sobre todo, muestran su temor por la opción de que, si finalmente se concretase la alianza, Podemos radicalizase su discurso en la próxima campaña electoral. No puede olvidarse, remarcan, que en la anterior campaña, la de "la remontada", diseñada por Errejón, la gran clave fue la moderación del discurso tanto en el fondo como en la forma. 

Iglesias: "Nos lo debemos" 

El pasado miércoles esta división de opiniones quedó en evidencia, aunque entre líneas. Por un lado, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se mostraba partidario de explorar una confluencia con IU para concurrir juntos en caso de que haya que volver a las urnas. "Creo que tengo que hablar con Alberto Garzón. Es difícil, es complejo, pero creo que nos debemos esa conversación", afirmaba el secretario general del partido morado. 

Aunque no quiso pronunciarse sobre cuál podría ser la fórmula de esa posible alianza, insistía en la necesidad de abrir el diálogo. "Hay que hablar, es difícil. Las posiciones hasta ahora han estado distantes, pero soy partidario de abrir ese dialogo", apuntaba. Por su parte, el portavoz de Podemos en el Congreso, Errejón, también defendía sondear vías de colaboración con IU al considerar que "la hoja de ruta es la transversalidad y construir una mayoría popular nueva". "Para eso, no sobra nadie y son bienvenidos aquellos que quieren fortalecer las candidaturas del cambio", sostenía.

Errejón: "No una sopa de siglas"

Sobre si IU debería aparecer en el nombre de una eventual lista electoral compartida, el número dos de Podemos decía que "no se trata de hacer sopas de siglas o sumas de siglas, que de ésas hemos hecho muchas durante años". Y, en la clave de su discurso, decía que se trata de construir "una candidatura transversal de cambio en la que, por supuesto, todavía falta mucha gente que también está en IU y que puede ser un gran activo para el cambio".

Queda clara la diferencia: Iglesias habla de IU en su conjunto y Errejón se refiere a algunos integrantes de IU. De fondo, está otra pelea: los pablistas quieren sumar a IU y los errejonistas desean que no haya unión de siglas con Garzón y los suyos. El propio líder de IU abrió este debate hace algunos días con unas declaraciones en las que combinaba la petición de alianza con el ataque a Errejón. El debate continúa. Y el tiempo se agota. El 12 de mayo tendrían que articularse las coaliciones para las elecciones del 26-J.