POLÍTICA EN FUNCIONES

El PP, el grupo más inactivo del nuevo Parlamento

Los nuevos diputados, sobre todo los del PSOE, son los que más iniciativas presentan. Los populares les acusan de "sobreactuación" e insisten en que hay que esperar.

Congreso de los Diputados/J. J. Guillén/EFE

Congreso de los Diputados/J. J. Guillén/EFE

En los pasillos del Congreso de los Diputados este viernes se encuentran estudiantes de visita, los ujieres y algún periodista despistado. Del sótano al techo de cristal que recubre el hemiciclo se cruzan unos pocos funcionarios que deambulan a la espera, la actitud más frecuente desde las elecciones del 20 de diciembre. 

Los diputados se suelen dividir entre quienes insisten en que el Parlamento está en pleno funcionamiento, sobre todo de los partidos nuevos, y quienes repiten que hasta que no se forme Gobierno hay poco que hacer, como el Partido Popular. La brecha se traduce en más o menos iniciativas ante el pleno y las comisiones.

Este martes se celebra la primera sesión tras el intento fallido de investidura y hay cuatro proposiciones no de ley encima de la mesa. Una declaración del PP y otra de Ciudadanos en defensa de la unidad de España, una iniciativa de Podemos sobre los derechos de los trabajadores domésticos y otra del PSOE para intentar resucitar el pacto de Toledo sobre pensiones. 

El partido que más iniciativas ha presentado hasta ahora es el PSOE: 44 proposiciones no de ley y nueve de ley. Le siguen Podemos y sus confluencias, que han registrado 28 no de ley, entre ellas una decena de asuntos gallegos impulsados por En Marea. El grupo nacional menos activo es el PP, que ha presentado hasta ahora sólo 10 proposiciones no de ley. Los socialistas defienden que su obligación es registrar iniciativas; los populares lo ven como una "sobreactuación" en particular de los nuevos diputados. 

LOS NUEVOS

Las propuestas vienen a menudo de los recién elegidos.

"Hay diputados muy activos. Todos los nuevos tienen muchísimas ganas. Están deseosos de tener materias con las que trabajar", explica Isabel Rodríguez, diputada socialista por Ciudad Real y responsable del grupo parlamentario. Para quienes prefieren esperar, la diputada insiste en que ya hay un calendario de sesiones que se puede aprovechar. "Hay sesiones para poner en evidencia que hay una mayoría diferente en el Parlamento", dice la diputada, que aún confía en que la legislatura continúe y no haya nuevos comicios en junio. "La convocatoria electoral sería un fracaso nuestro, de todos nosotros como diputados".

Las propuestas son una mezcla de medidas locales (la reparación de la desaladora de Cuevas de la Almanzora inutilizada por una riada en 2012), rechazo de lo anterior (la derogación de la reforma laboral) y promesas electorales (la igualdad salarial entre mujeres y hombres).

El Partido Popular cree que es mejor ser "más selectivo". "Hay una sobreactuación. Hay diputados en estado de ansiedad porque nunca han sido diputados", dice Rafael Hernando, portavoz del grupo parlamentario y diputado por Almería desde 1993.

"Hay iniciativas propagandísticas. Nosotros también podríamos haber cogido el programa electoral y haber presentado un montón", explica. Entre las que ha registrado el PP, además de la defensa de la unidad de España, hay otras para crear una comisión medioambiental, adoptar el estatuto internacional para las víctimas del terrorismo o pedir la liberación de los presos políticos en Venezuela.

Hernando insiste en que poco se puede hacer si el Parlamento ha fallado en su "primera misión", que es formar Gobierno. El portavoz popular culpa a los nuevos partidos de la parálisis. "Según ellos, iban a ser la solución a todos los males con su mera presencia en el Parlamento. Y no ha sido así por su actitud", dice.

Los nuevos como Ciudadanos aseguran que el Parlamento está plenamente constituido y que las iniciativas ayudan a empezar a hablar de las reformas. "Ayudan al debate frente a los que siempre dicen 'no'", dice una portavoz del grupo.

La jurista Elisa de la Nuez también está de acuerdo en que las iniciativas corresponden al Parlamento y tienen una función en la relación entre partidos. "Políticamente permiten abrir debates en el interim hasta que se forme Gobierno y hasta pulsar acuerdos entre varios partidos puesto que algunas han sido presentadas por más de uno". Así ha sido en el caso de la petición de la derogación de llamada la ley mordaza o de la defensa de la planta de Elcogas en Puertollano.

GANARSE EL SUELDO

Cada partido tiene un cupo para presentar en cada sesión un número de propuestas. En la del martes sólo han entrado los cuatro grandes grupos, pero los demás siguen trabajando en propuestas hasta que llegue su turno. Uno de los más activos es ERC, que con sus nueve miembros ya ha presentado más iniciativas que el PP. 

"Los diputados lo son de pleno derecho. Ellos están cobrando un sueldo por hacer un trabajo", dice el coordinador del grupo, Ramón Soldán. "Aunque se terminara antes de tiempo esta legislatura, es trabajo que queda para la siguiente, en el que se va avanzando", explica.

Las medidas que ha presentado ERC son tan concretas como el uso del software libre en las administraciones públicas, el no reconocimiento oficial de los títulos nobiliarios o la prohibición de tirar comida.

CONTROL DEL GOBIERNO 

Los nuevos y los no tan nuevos se quejan de que el presidente del Gobierno en funciones no quiera acudir al Parlamento, por ejemplo para explicar el polémico acuerdo de la UE para expulsar a los refugiados a Turquía. El Ejecutivo en funciones dice que está "habilitando" canales informativos nuevos y que mandará a los ministros. "Pero no puede haber control político", asegura Hernando.

Cuanto más se alargue el estado en funciones, más competencias irá adquiriendo el Gobierno. Así ha sido en otros países europeos más acostumbrados a las esperas, por ejemplo en Bélgica, donde el primer ministro estuvo en funciones hasta 19 meses y acabó bombardeando Libia y aprobando el presupuesto.

En el caso español, las cuentas de este año ya están aprobadas, pero, por ejemplo, en junio hay que presentar un nuevo techo de deuda ante la Comisión Europea. El Gobierno también tiene expedientes europeos pendientes que probablemente deberá resolver en funciones.

En este contexto, los grupos que no son el PP insisten en que Mariano Rajoy y sus ministros tendrán que someterse a más sesiones de control.

"Que el gobierno esté en funciones significa que tiene funciones encomendadas. Tenemos una obligación de ver que está cumpliendo con esas funciones, si se está excediendo y si está representando lo que quiere el país, por ejemplo en las cumbres europeas", dice Isabel Rodríguez. 

En los próximos meses el Gobierno irá tomando más decisiones. "Desde luego un Gobierno en funciones cada vez hace más cosas", comenta Elisa de la Nuez. "A todo se acostumbra uno".