CASO LÓPEZ MADRID

¿Qué hacen los mensajes de Letizia en el sumario de la dermatóloga?

Una empresa de recuperación de datos tuvo que rescatarlos del teléfono borrado de López Madrid.

La dermatóloga Elisa Pinto.

La dermatóloga Elisa Pinto.

Los mensajes entre la reina Letizia y el empresario Javier López Madrid han aparecido en una investigación penal sobre un delito de amenazas. Sin embargo, por su contenido parece que nada tienen que ver con las presiones que la dermatóloga Elisa Pinto denunció por parte del yerno de Juan Miguel Villar Mir.

Por norma general, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado incluyen en sus informes únicamente las informaciones que pueden tener relevancia para la investigación. Así, cuando un juez autoriza por ejemplo una escucha telefónica, el teléfono del afectado queda intervenido las 24 horas del día y todas sus llamadas son grabadas por SITEL. Sin embargo, los informes policiales recogen únicamente aquellas conversaciones que tienen –a juicio policial- importancia para la investigación. El resto son discriminadas y quedan bajo custodia judicial por si las partes las reclaman.

Así sucedió, por ejemplo, con las llamadas sobre relaciones personales que aparecen en sumarios como la Operación Malaya, donde figuraba un alto cargo popular de la época, o la Operación Púnica. Como excepción, aparecen en esta causa llamadas de Francisco Granados a una amiga. La motivación de ello es económica, ya que la Guardia Civil investiga si el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid amuebló una vivienda a esta persona con dinero B. Como norma general, el objetivo de los agentes, jueces y fiscales es preservar en la mayor medida posible el derecho a la intimidad de los investigados y de aquellos que les rodean. Y por esto este tipo de datos suelen quedar fuera de las investigaciones.

Mensajes borrados del teléfono

En este caso, los mensajes de los actuales reyes con Javier López Madrid, publicados este miércoles por eldiario.es, aparecen cuando los agentes de la Guardia Civil realizan un volcado del teléfono del empresario, acusado por la dermatóloga Pinto de acosarla. La doctora denunció además la recepción de varios mensajes amenazantes por medio de un teléfono con número desconocido; un terminal que fue trasladado poco después por una persona anónima a dependencias policiales. Para comprobar si López Madrid tenía algo que ver con las llamadas, los agentes consiguieron una orden para analizar el contenido de su terminal. Es ahí donde aparecen los citados mensajes, junto al resto de la información que contenía el aparato.

Ante la sospecha de que López Madrid había borrado información de su teléfono, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil trasladó el terminal a una empresa externa, un servicio especializado en recuperación de datos. Con los datos que los agentes obtuvieron, realizaron el pertinente informe sobre las presuntas amenazas del consejero de OHL sobre la dermatóloga denunciante. Sin embargo, la empresa externa entregó también a la Guardia Civil el bruto con todos los datos rescatados del teléfono. Es allí donde estaban los mensajes de los reyes, entre otros que tampoco presentan interés aparente.

Para salvaguardar la cadena de custodia, la UCO informó al Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid tanto de la elaboración de su informe como del bruto de datos entregado por la empresa de informática forense. El compendio de mensajes fue incluido en la causa y trasladado a las partes para su análisis. Es por eso que las conversaciones entre el empresario y los reyes, sin aparente relevancia penal, obran ahora en poder de todas las partes implicadas en este caso de amenazas y denuncias cruzadas. Y así llegaron a la prensa.