Caso López Madrid

López Madrid copió a la dermatóloga Elisa Pinto sus mensajes con Letizia y el rey

El yerno de Juan Miguel Villar Mir mostró a la doctora Pinto un sms enviado por la reina en la que ésta se confesaba “harta” de que la llamaran “señora”.

La doctora Elisa Pinto durante su visita a la redacción de EL ESPAÑOL en marzo

La doctora Elisa Pinto durante su visita a la redacción de EL ESPAÑOL en marzo

Javier López Madrid copió a la dermatóloga Elisa Pinto, que interpuso contra él una denuncia por acoso sexual e intento de asesinato, mensajes de móvil de los reyes. Según ha podido acreditar EL ESPAÑOL, entre estos mensajes se encuentra uno en el que doña Letizia le confiesa al yerno del constructor Juan Miguel Villar Mir que está “harta” de que se dirijan a ella constantemente con el tratamiento de “señora” y en el que se mostraba muy molesta con esta circunstancia.

López Madrid llegó a reenviar algunos de estos mensajes a la propia doctora acompañando los mismos de comentarios jocosos. Asimismo, este empresario presumió ante la doctora Pinto de su íntima relación con los monarcas mostrándole otros mensajes y revelándole datos concretos de su agenda privada. Por citar solo un ejemplo, López Madrid desveló a quien entonces era su amante cenas privadas de los reyes con mandatarios internacionales. Entre otras, una con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto que habría tenido lugar en la torre de la constructora OHL.

A su vez, López Madrid mostró mensajes sobre las clases de yoga que recibían conjuntamente Letizia y su mujer y bromeaba con los gustos culinarios de la reina, llegando a comentar en varias ocasiones que “come muy poco”.

En la relación de confianza que se estableció entre ambos, López Madrid confesó además a la dermatóloga datos confidenciales de operaciones empresariales así como informaciones relacionadas con supuestos casos de corrupción que afectarían a políticos del PP de la Comunidad de Madrid.

[eldiario.es revela este martes la existencia de un chat entre López Madrid y los reyes que custodiaba en su móvil y que ha sido recuperado por los investigadores. En este foro telefónico, la reina Letizia insultó a "la mierda de LOC", el suplemento La Otra Crónica del diario El Mundo, y arropó al empresario tras estallar el escándalo de las denominadas tarjetas black de Caja Madrid. “Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde”, le dijo al yerno de Villar Mir. En otra ocasión el empresario le confiesa a Don Felipe que “España es un país muy difícil” y el monarca le contesta asintiendo: “¡Y tanto!”.]

Estos hallazgos han aflorado en el marco de las pesquisas judiciales en las que se investiga el supuesto acoso sexual por parte del empresario a la doctora así como si este ordenó, tal y como denunció Pinto, que un sicario la apuñalara. Este caso ha pasado por varias fases. Inicialmente se dictó una orden de alejamiento contra López Madrid pero recientemente este sumario ha experimentado un vuelco después de que la Policía Científica acreditara que Pinto se envió a sí misma mensajes amenazantes y que llegó a utilizar para ello a su propio hijo.

Tal y como desveló EL ESPAÑOL, a raíz de las conclusiones de la Policía, la Fiscalía acusa a la dermatóloga de los delitos de falso testimonio y denuncia falsa y subraya que su testimonio “no merece crédito”.

López Madrid está siendo además investigado por financiar ilegalmente al PP. Sus iniciales, “JLM” figuran acompañadas de cifras con pagos en la agenda incautada por la Guardia Civil a Francisco Granados, ex secretario general de los populares madrileños. Además, tal y como desveló este diario, el yerno de Villar Mir realizó al partido entregas de dinero en efectivo para que sufragara las obras de reforma de la primera planta de las oficinas de la calle Génova, en la que se ubica la sede central del partido. El juez José Castro ha requerido al PP los justificantes de estos trabajos y, sorprendentemente, la respuesta ha sido que no conserva esta documentación aludiendo a la “antigüedad” de la misma. En su lugar, ha aportado al titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma recibos de compras de sillas y mesas por valor de 88.000 euros.