Debate de investidura

Se acabó la representación

Pablo Echenique
Ana Yael

Ilustración

Cuando este martes 2 de marzo de 2016 muchos hablaron de teatro tras asistir sorprendidos al debate de investidura, no se daban cuenta de que estaba ocurriendo justo lo contrario. Este martes 2 de marzo de 2016 en el Congreso de los Diputados, el teatro se acabó.

Dice una máxima del mayo del 68 francés y también el cartel de una modesta sala de Madrid que “cuando el Parlamento es un teatro, los teatros deben ser parlamentos”. Se refiere, por supuesto, a que no queda más remedio que hacer política de verdad fuera de las instituciones cuando las cámaras son secuestradas por la política de cartón-piedra.

Eso es justo lo que ha ocurrido en España en los últimos lustros y por eso la gente corriente dio un paso adelante y empezó a hacer política (de la de verdad) en las plazas, en los hospitales, en los colegios y en los teatros. Venimos de una época en la que se daba, en efecto, la paradoja: en los teatros se representaba la realidad mientras en el Congreso de los Diputados se programaban obras de ficción.

La causa de este estado de las cosas es sencilla de entender. Las grandes fuerzas políticas de nuestro país se habían puesto a sí mismas al servicio de los intereses de una minoría de privilegiados; escribiendo leyes a su medida, prestándoles audiencia preferente, acudiendo a ellos como asesores de cabecera, protegiéndolos o indultándolos cuando violaban las leyes, regalándoles contratos públicos engordados y rescatando con los impuestos de todos sus empresas cuando quebraban.

Trabajaban para una minoría pero tenían que convencer a la mayoría de que los votase. Como es evidente que “vótame para que le vaya muy bien a otros y a ti ya veremos” no es un buen mensaje electoral, a las grandes fuerzas sólo les quedaba una opción: mentir. Asistíamos así a una representación de ficción en el Parlamento en la que los representantes no representaban a la gente sino una obra teatral. La lógica representativa se quebraba y teníamos, si se me permite, una representación no-representativa.

Teníamos, en la época de la que venimos, una situación que admitía el trabalenguas porque el castellano peca de polisemia. A diferencia del inglés, en el que tenemos to play y to represent, en castellano decimos “representar un papel” y también “representar a los votantes”. La polisemia no debería operar en una democracia perfecta, pero lo hace cuando el fraude representativo también lo hace.

Así estábamos en España y, cada pleno, los actores en el Congreso de los Diputados se repartían los papeles de ficción. Cada pleno, el dinero público sufragaba la misma programación. Cada pleno, las grandes fuerzas convertían el hemiciclo en un predecible y vergonzoso teatro… hasta el martes 2 de marzo de 2016.

Ese día entró en la cámara un nuevo actor en la obra y lo hizo con cinco millones de votos detrás. Ese día habló alto y claro una fuerza cuyos diputados y diputadas traían al Parlamento una innovación importante: con mayor o menor éxito, intentaban defender los intereses de la mayoría y, justo por eso, no tenían que mentir.

El martes 2 de marzo de 2016 el Congreso de los Diputados dejó de ser un teatro. Algunos se sorprendieron tras la sesión porque llevábamos mucho tiempo sin ver tal cosa. Pero no nos equivoquemos: la ficción era lo otro.

***Pablo Echenique es secretario general de Podemos-Aragón.