Debate de Investidura

El PSOE y Podemos usan al Rey para presionarse antes de la investidura

Iglesias cree que el acuerdo de Sánchez con Rivera es un “embudo” que lo ata a partir del 5 de marzo. 

Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE celebrado este lunes.

Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE celebrado este lunes.

El PSOE y Podemos avanzaron este lunes ante un más que previsible choque de trenes. El día comenzó con una sorpresiva oferta de última hora de Pedro Sánchez a todos los partidos de izquierda de la Cámara, exceptuando a los abiertamente separatistas. El PSOE remitió cinco documentos a Podemos, En Comú Podem, En Marea, Compromís e Izquierda Unida. En realidad, había pocas novedades y ninguno incluía una rectificación del conocido como Pacto de 'El abrazo' suscrito con Ciudadanos, tal y como reclamaban todas esas formaciones.

Este martes es el primero de cuatro intensos días en el Congreso de los Diputados. Desembocarán en la segunda votación de investidura, el viernes por la noche, pero la mayoría de partidos ya han dejado claro el sentido de su voto.

213 “noes” contra 131 “síes”

Salvo sorpresa, la investidura de Sánchez naufragará por el “no” del Partido Popular (123 diputados) y el de las cinco formaciones cortejadas este lunes sin éxito (71). A ese amplio frente en contra se sumarán, por distintos motivos, los votos de las formaciones independentistas catalanas (9 de ERC, 8 de Democracia y Libertad) y Bildu (2). Todos los votos en contra suman 213 frente a los 131 con los que contará Sánchez, que incluyen los del PSOE (90), Ciudadanos (30) y Coalición Canaria (1). El PNV, con seis escaños, no había hecho público este lunes el sentido de su voto.

Conscientes de que el pacto no suma, los dirigentes del PSOE se afanaron al unísono en redoblar la presión contra Podemos, a quien acusan de mentir sobre el acuerdo con Ciudadanos y preferir sillones o nuevas elecciones a un acuerdo amplio que incluya al partido de Albert Rivera.

Fuentes socialistas añadieron este lunes un nuevo elemento de presión. “El que haga la apuesta del día 6 se puede equivocar”, aseguraron en referencia al día después de la segunda votación, que finalmente se ha adelantado un día, a este viernes 4. Como dice Sánchez, la primera votación “pone en marcha el reloj de la democracia”, ya que según la Constitución, desde ese momento los partidos tienen como máximo dos meses para negociar. Podemos cree que tras dos chascos de Sánchez, el PSOE relajará su posición e incluso cambiará a Ciudadanos por Podemos. Ese es uno de sus argumentos para votar “no” esta semana y coincidir en el voto, aunque por distintos motivos, con el PP.

El PSOE advierte de que no cederá ante Podemos

“No habrá nada en el acuerdo el día 6 que no esté el día 4”, añadían las mismas fuentes. Con la diferencia de que a partir de ese momento “nadie sabe lo que puede pasar. “El día 4 hay un candidato y el 6 no”, señalan en referencia a que el rey pueda proponer a Rajoy tras los dos naufragios de Sánchez. Según el equipo de Sánchez, Podemos debe investir a Sánchez para evitar que en el ejercicio de sus funciones decida cambiar de candidato y proponga a Mariano Rajoy, que era su primera apuesta, o incluso a Rivera, a quien Podemos considera una marca blanca del PP.

Por eso, según el PSOE, Podemos debe aprovechar esta oportunidad y desalojar a Rajoy de la Moncloa para que la semana que viene pueda haber lo que Sánchez llama un “Gobierno de cambio”. El equipo de Sánchez intentó este lunes abrir una brecha en Podemos y sus aliados al presentar cinco documentos confiando en que algunas de las formaciones se sumaran. Pero todas dijeron “no”. Los socialistas creen que las sensibilidades son muy distintas incluso en el seno del partido de Pablo Iglesias. “Creemos que Podemos es un bloque monolítico y no es así”, advirtieron desde el equipo de Sánchez apuntando a que hay dirigentes dispuestos a pactar ya.

Podemos: Sánchez se hipoteca ante el Rey

La situación inédita en la historia democrática española es interpretada por Podemos de otra manera. “Con este documento, el rey podría proponer a diferentes candidatos. Es un documento firmable por actores diferentes que en lo fundamental están por darle una capa de barniz al mismo edificio que necesita transformaciones estructurales. Podría suceder un embudo”, dijo ante los medios Íñigo Errejón.

Según el portavoz del grupo parlamentario, Sánchez se ha atado de pies y manos y nada impide a Rivera llegar a un acuerdo muy similar con el PP ante el cual Sánchez tendría que justificar su oposición tratándose del mismo programa. Sánchez pasaría de tener un acuerdo insuficiente a salir de su investidura fallida sin posibilidades de volverse a presentar como candidato.

El Pacto de 'El Abrazo' “puede ser defendido por Ciudadanos” o es “defendible seguramente por algunos sectores del PP”, advirtió Errejón. “No depende de nosotros” a quién nomine el rey, según él, pero nada impide a Ciudadanos traicionar a Sánchez y explorar otras vías que podrían incluir la designación como candidato del propio Rivera o de algún dirigente del PP.

Con todo, Podemos cree que la posibilidad no será determinante ya que el PSOE y Podemos seguirán teniendo una mayoría de bloqueo en caso de que voten lo mismo. ”Los plazos, las rondas, los protocolos pueden ser muy variados”, advirtió Errejón. Pero para Podemos, los caminos siguen siendo dos: o un acuerdo entre el PSOE, Cidadanos y el PP o uno con Podemos, sus confluencias, IU, Compromís y los independentistas catalanes.