Política

Choque de trenes entre el PSOE y Podemos a un día de la investidura

Errejón reitera su 'no' a Pedro Sánchez tras la nueva oferta socialista: "Podríamos recibir el documento en inglés y nuestra posición seguiría siendo muy similar".

El secaretario general del PSOE, Pedro Sánchez  y el secretario de Organización, César Luena, durante el Comité Federal

El secaretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el secretario de Organización, César Luena, durante el Comité Federal Efe

La fiesta de la democracia tendrá lugar este viernes por la noche. Lugar: Congreso de los Diputados. La entrada es libre para socios (es decir, diputados). Es posible que suenen temas de la sesión del miércoles y que la noche no acabe como pretenden Pedro Sánchez y Albert Rivera, los líderes del PSOE y Ciudadanos.

El calendario de la investidura ha quedado claro. Tras varios titubeos del presidente del Congreso, Patxi López, este lunes ha quedado definitivamente fijado. Este martes por la tarde, Pedro Sánchez subirá a la tribuna de oradores para pedir la confianza de la cámara baja.

El miércoles, tras un debate que se prevé extenuante y que comenzará a las 9:00 horas, se celebrará una primera votación, para la cual Sánchez necesita la mayoría absoluta de la cámara. Según la Constitución, si no lo consigue a la primera, que requiere mayoría absoluta, ha de celebrarse una segunda en 48 horas para la que el candidato sólo necesita una mayoría simple. Como la primera tendrá lugar el miércoles por la noche, la prueba definitiva para el líder socialista pillará a muchos ciudadanos cenando o disfrutando del fin de semana.

A un día de que comience el pleno de investidura, Sánchez y Rivera parecen estar muy lejos de disponer de los votos que les permitan llevar su pacto de Gobierno a la práctica. Este lunes por la mañana, Sánchez hizo un último intento de sumar a Podemos y sus socios al acuerdo al anunciar cinco ofertas específicas para el partido de Pablo Iglesias, sus confluencias gallega y catalana, Compromís y Unidad Popular-Izquierda Unida. “Les vamos a proponer un acuerdo, una oferta para que se sumen durante esta semana al cambio”, dijo Sánchez ante el Comité Federal socialista que reune a la mayoría de dirigentes de su partido.

La propuesta, que iba a ir “mucho más allá” que el pacto con Ciudadanos, fue recibida como un “corta y pega” por Pablo Iglesias ya que, en realidad, contenía prácticamente las mismas propuestas que las acordadas con Rivera.

"Han decidido encomendarse a la suerte de lo que haga el PP", dijo Íñigo Errejón, avanzando un "no" a Sánchez y aludiendo a que su única esperanza es Mariano Rajoy. "Es un documento Dr. Jekyll y Mr. Hyde, dice una cosa y la contraria. Pedimos que se aclaren", reclamó el portavoz de la formación morada, que acusó al PSOE de “coger un documento, hacer corta y pega, ordenar las partes más hermosas y volverlo a enviar. Podríamos recibir el documento en inglés y nuestra posición seguiría siendo muy similar porque en lo sustancial es el mismo documento”, según él.

Los partidos aliados de Podemos fueron más agresivos. "Me gustaría que lo que propone el PSOE para Galicia fuese una voluntad real de que sea parte de su programa. No entendemos que vengan a última hora esas medidas como un chantaje para comprar nuestros votos". El portavoz de En Comú Podem, Xavi Domenech, dijo que la propuesta es "más de cara a la galería" y no una oferta "seria para negociar", lo que no cambia su posición en la votación de la investidura, informa EFE. "Después del día 5, hablamos", añadió.

Según Joan Baldoví, el portavoz de Compromís, las propuestas son "genéricas y poco concretas", aunque ha prometido estudiarlas.

¿Con qué apoyos cuenta Sánchez?

En este momento, Sánchez sólo cuenta con 130 votos seguros para la votación del viernes: los 90 del propio PSOE y los 40 de Ciudadanos.

Su investidura naufragará inevitablemente si El PP (123 escaños) y Podemos (65) mantienen el sentido de su voto, ya que sumarían más “noes” que los síes del llamado Pacto de El abrazo de Sánchez y Rivera. Compromís e Izquierda Unida, que suman otros 6, se unen al bloque del “no". Esquerra Republicana y Democracia y Libertad (la antigua Convergencia Democrática de Cataluña), con nueve y ocho diputados, respectivamente, también han anunciado que votarán “no”, como las dos parlamentarias de Bildu.

PNV (6) y Coalición Canaria (1), más proclives a pactar, todavía no han anunciado su posición definitiva.