Acuerdo PSOE-Ciudadanos

La pluralidad lingüística como prioridad cultural en el pacto entre Sánchez y Rivera

Dan prioridad a la cultura, sin especificar. Entre las propuestas destaca la recuperación del Ministerio de Cultura.

Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera en la gala de los Goya.

Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera en la gala de los Goya. Efe

El pacto entre PSOE y Ciudadanos pretende mostrar a la educación, la cultura y la ciencia como la “única garantía de un desarrollo sostenible y justo”. Para ello se comprometen a la necesaria la estabilidad legislativa que favorecerá los proyectos. Han firmado dar prioridad política a la cultura, sin especificar demasiado. Entre las propuestas destaca la recuperación del Ministerio de Cultura y, sobre todo, la apuesta decidida por crear iniciativas “que favorezcan la riqueza cultural de la pluralidad lingüística”. De llevarse a cabo supondrían el rescate de actitudes olvidadas en la última legislatura, dirigida por el PP.

La recuperación del Ministerio propio para defenderse en el Consejo de Ministros por méritos propios pretende, ante todo, el desarrollo y defensa de las industrias culturales y la promoción de “una concepción federal” de la cultura, así como la promoción de la “pluralidad cultural y lingüística”.

Por otro lado, el IVA cultural: reducción inmediata. Existe, a pesar de la insistencia en negarlo del actual ministro de Educación, Cultura y Deportes en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, y acuerdan rebajarlo del 21 al 10%. Además, se ven con la suficiente fuerza como para defender en Bruselas una fiscalidad especial con tramos menores al 10%. Y prometen pelear por la equiparación del IVA del libro electrónico al de papel, que está en un superreducido del 4%.

La Ley de Propiedad Intelectual también es objetivo del pacto, pero sin aclarar los aspectos determinantes. Quieren compatibilizar la máxima protección de los derechos de autor con el mayor acceso posible al patrimonio cultural. Plantean la creación de una fiscalía especializada en los delitos contra la propiedad intelectual, que tenga “procedimientos rápidos y eficientes”, pero no aclaran si perseguirán al usuario.

Señalan que modificarán el canon digital, que fue lo primero que el gobierno de Mariano Rajoy eliminó y cargó a las cuentas de los españoles. De momento, no especifican cómo lo harán y se quedan en un taimado “adaptar nuestra normativa a la de los países de nuestro entorno”. Y, eso sí, lanzarán una campaña educativa para concienciar el respeto por los derechos de autor y contra la piratería. Es la única medida en la que la cultura y la educación se dan la mano.

Por último, ponen el foco sobre el Instituto Cervantes, como gran proyecto institucional del pacto. Debe estar “al margen de cualquier cambio político” y “ganar en independencia”. “Es la ventana al mundo de la lengua y cultura españolas, y debería ser la puerta de entrada del español en Europa”. “Todos los países de habla hispana contarán con un centro cultural español dependiente del Instituto Cervantes”. Fiel al acuerdo que prioriza la promoción de las “iniciativas legales para el reconocimiento de la riqueza cultural que representa la pluralidad lingüística de España”, se promoverá desde la nave del Español el incremento de la “oferta de cursos de todas las lenguas cooficiales” del país.