FINANCIACIÓN ILEGAL

El PP de Madrid realizó al menos 12 operaciones de blanqueo durante la mañana del 11M

Ingresó en metálico en la sucursal de Génova una docena de cantidades inferiores a 3.000€ en la cuenta de Fundescam, que servía para financiar las campañas.

El PP de Madrid blanqueó donativos en negro por valor de al menos 30.000 euros durante la mañana de los atentados del 11 de marzo de 2004. Empleados de la formación política realizaron una docena de ingresos fraccionados en la sucursal de Caja Madrid del número 10 de la calle Génova con el objetivo de trocear los ingresos para no levantar sospechas.

Los fondos en metálico fueron depositados en una cuenta corriente de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid (Fundescam) vinculada al partido y que en ese momento presidía Pío García-Escudero, actual presidente del Senado. García-Escudero también fue presidente del PP de Madrid hasta que en noviembre de 2004 se dio paso a la ya presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.

EL ESPAÑOL ha tenido acceso a los resguardos de estos ingresos de dinero en metálico. Esta documentación fue custodiada tanto en las dependencias de la sede del PP madrileño, ubicada en la primera plante de las oficinas centrales de Génova, como en la tesorería nacional del partido en el mismo edificio. En estos momentos, estas pruebas han sido descubiertas en la investigación judicial que rastrea la financiación ilegal del PP madrileño.

Resguardos de los ingresos realizados el 11 de marzo de 2004.

Resguardos de los ingresos realizados el 11 de marzo de 2004.

El partido en Madrid realizó a lo largo del mes de marzo de 2004 numerosas operaciones de ingresos con dinero negro en la ventanilla de la sucursal más cercana de Caja Madrid, pero concentró algunas de las más importantes durante la mañana en la que se produjo la mayor matanza terrorista de la historia de Europa, que se saldó con 191 muertos y 1.857 heridos.

El resto de modalidades de blanqueo

El PP ha utilizado de manera sistemática durante los últimos años diversos sistemas para lavar donaciones en metálico entregadas por empresarios que luego eran empleadas para sufragar actividades del partido. Así, este periódico desveló hace varios días que una de ellas consistió en repartir dinero negro entre trabajadores de la sede central del partido para que, a continuación, acudieran al banco con cantidades individuales que rondaban los 200 euros.

En este sentido, acudían hasta de siete en siete empleados del Departamento de Auditoría o secretarias de la formación para ingresar el dinero simulando que se trataba de donaciones particulares. En este tipo de prácticas, tal y como documentó EL ESPAÑOL, participaron, entre otros, los antiguos responsables de las finanzas del partido, Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta. Este último, tal y como acreditó este diario, llegó a realizar esta operación con 60.000 euros que transfirió primero al partido y, a continuación, le fueron reintegrados con cargo a la caja B del PP.

Por otra parte, el PP en la Comunidad Valenciana estableció una mecánica parecida. Consistía en que fueran los ediles del Ayuntamiento que dirigía Rita Barberá los que hicieran las donaciones con su dinero. Acto seguido, el partido les reintegraba los fondos, 1.000 euros a cada uno -en total 50.000- con dinero negro recaudado por el partido con donaciones de empresarios.

Fundescam como tapadera

En el caso que desvela hoy este periódico se utilizó como pantalla Fundescam, una entidad que no es la primera vez que aparece vinculada a la financiación ilegal del PP. No en vano, la investigación del denominado caso Gürtel ya ha acreditado que esta fundación sufragó facturas de las empresas de Francisco Correa por valor de más de 300.000 euros correspondientes a actos del PP madrileño.

El actual presidente del Senado y expresidente de Fundescam, Pío García-Escudero.

El actual presidente del Senado y expresidente de Fundescam, Pío García-Escudero.

El diario Público desveló que a lo largo del mes de marzo de 2004 Fundescam llegó a recaudar un total de 154.250 euros de manos de empresas como Iberia o Unión Fenosa y de empresarios como Gerardo Díaz Ferrán o Arturo Fernández. Estos fondos, al igual que los desvelados por este periódicos, fueron destinados al pago de fines electorales.