ENTREVISTA CON JUAN CARLOS MONEDERO

"El PSOE sigue sin entender nada: decir que el pueblo hace chantaje es de desubicados"

El cofundador de Podemos arremete contra la línea adoptada por los socialistas tras la propuesta de Iglesias. "Una parte importante del PSOE quiere la cabeza de Sánchez colgada de una pica en Ferraz".

Reportaje fotográfico: Dani Pozo

Reportaje fotográfico: Dani Pozo

La conversación se inicia el viernes a la hora de comer. Su amigo Pablo Iglesias acaba de dinamitar el debate político con su propuesta de un gobierno de coalición entre PSOE, Podemos e Izquierda Unida. Juan Carlos Monedero charla con EL ESPAÑOL en una vetusta taberna del bullicioso barrio de Argüelles, ese donde “todo / eran grandes voces, sal de mercaderías / aglomeraciones de pan palpitante”, en palabras de Pablo Neruda.

Este hombre de anteojos quevedescos y mirada penetrante, mitad profesor universitario y mitad político, está exultante por dos motivos: Podemos vuelve a estar en el centro del debate político y él ha recibido aplausos de sus alumnos en la última clase que impartirá este curso. Habla con pausa y sin tapujos sobre la actualidad política, en general, y sobre su posible acuerdo con el PSOE, en particular. 

¿Qué le parece la propuesta de Pablo Iglesias para formar gobierno junto al PSOE e IU y ser él vicepresidente y Sánchez el presidente?

Creo que es puro Podemos: audaz y coherente. Audaz porque en mitad de esta maraña que está aburriendo a todos los españoles, de filibusterismo parlamentario y de cinismo parlamentario, hacemos una propuesta que obliga a tomar decisiones para solventar los problemas de la gente, que es para lo que se convocan elecciones. Es coherente porque insiste en dos rasgos nuestros: vinimos para gobernar y vinimos para construir unidad popular.

El PSOE ha demostrado que puede cambiar la Constitución por mandato de países extranjeros, puede desindustrializar España, puede permitir tramas de corrupción como las de Cataluña o las que han protagonizado ellos en Andalucía…

¿Y esa unidad se construye con el PSOE, teniendo en cuenta todo lo que ustedes han dicho sobre ese partido, el partido de la casta, de las viejas élites, alejado de la gente de las puertas giratorias…? ¿Cómo se vende eso a sus votantes?

Yo personalmente desconfío profundamente del PSOE porque ha demostrado que puede cambiar la Constitución por mandato de países extranjeros, puede desindustrializar España, puede permitir tramas de corrupción como las de Cataluña o las que han protagonizado ellos en Andalucía… pero siempre hemos dicho que los militantes y los votantes del PSOE no tienen por qué pagar las culpas de sus dirigentes. Hay una realidad que es para nosotros muy poderosa: los votos no son de los partidos, son de la gente. Hay una mayoría de votos de cambio en nuestro país. Esa lectura hay que hacerla y no ignorarla.

¿Este PSOE es cambio?

Los votos son de cambio, no sé si el PSOE es cambio. Tenemos la obligación de decirle al PSOE que tenemos nuestra mano tendida. Ahora es el PSOE el que tiene que decidir si responde a una gran coalición, como han planteado algunos de los referentes del PSOE, o si quiere, como una parte importante del partido, ir a unas elecciones porque lo único que les interesa es sacrificar a Pedro Sánchez y colocar en su lugar a Susana Díaz.

Nosotros planteamos que los votos de la gente han hablado con bastante contundencia. Hay una mayoría emergente en España que quiere cambio y eso se traduce en votos para Izquierda Unida, para el PSOE y para Podemos.

Le haría dos objeciones. Una es que Pablo Iglesias decía que para pactar con el PSOE era mejor que Podemos quedase por delante y luego, como decía usted, Podemos nació para ganar. Y ser segundo de otro en un gobierno no es ganar.

Que yo sepa, 6 millones y 300.000 votos son más que 5 millones y medio del PSOE. La suma de los votos de Podemos y Unidad Popular es superior a los votos del PSOE, más allá de que el sistema electoral de partida pudre la voluntad popular porque la tergiversa.

Entendemos que el resultado no ha sido el ideal. Para nosotros lo ideal hubiera sido sacar 175 diputados. No lo hemos conseguido. Hemos quebrado el bipartidismo, que era una condición sine qua non para recuperar la democracia en España. Y ahora hay una realidad que es concreta: o gobierna el PP o hay nuevas elecciones o hay un gobierno de cambio con un programa de transformación social.

Que gobierne Rajoy nos parece un retroceso, que haya una gran coalición nos parece un fraude y solamente queda ir a elecciones o tender la mano a los que pueden construir esa mayoría. Para nosotros, ir a elecciones es exigirle mucho a la ciudadanía. Si hay que ir, vamos. No tenemos problema. Si hubiera durado una semana más la campaña, habríamos sacado muchísimos más votos. Después del espectáculo que se ha dado en la discusión de las mesas y en la discusión de los grupos, la gente está diciendo que todo esto es vieja política. Y encima esa vieja política de enredos, de tácticas, de mentiras solo sirve para ir a elecciones. Eso enfría el corazón político de la gente.

Nosotros intentamos que eso no ocurra. Ahora bien, si el Partido Socialista toma la decisión de ir a unas nuevas elecciones, ahí vamos a encontrarnos. Pero nos parece honesto decir que hay una posibilidad de un gobierno de cambio que represente proporcionalmente los votos que ha sacado el PSOE, los que hemos sacado nosotros (solo 300.000 menos que el PSOE) y los votos de Izquierda Unida, que ha sacado más de un millón.

Insisto en que ahora mismo hay cuatro posibilidades: que gobierne el PP, que haya una gran coalición con PP, PSOE y Ciudadanos, que haya unas nuevas elecciones o que nos pongamos de acuerdo el PSOE, IU y nosotros

Habla de las tácticas y las criticas, pero ¿esta propuesta no es una táctica para cargarle toda la responsabilidad al PSOE en caso de que no haya acuerdo sabiendo que para ellos es difícil de asumir un gobierno con ustedes?

Insisto en que ahora mismo hay cuatro posibilidades: que gobierne el PP, que haya una gran coalición con PP, PSOE y Ciudadanos, que haya unas nuevas elecciones o que nos pongamos de acuerdo el PSOE, IU y nosotros. No hay más salidas y, por tanto, hay que escoger una de las cuatro. El PP quiere una gran coalición, una parte del PSOE quiere unas elecciones, una parte del PSOE y sectores empresariales quieren igualmente un acuerdo de las principales fuerzas...

Nos queda la cuarta. Si es por nosotros, es posible. Solo es necesario que nos pongamos de acuerdo. Claro que está la pelota en el tejado del PSOE. Ahora el PSOE tendrá que ver si sus contradicciones internas, si sus deudas internas, si su dependencia de La Troika, si lo que le mande el acuerdo entre el SPD y la Merkel en Alemania...ellos tendrán que decidir. Nosotros teníamos la posibilidad de elegir y hemos elegido la opción que significa una oportunidad emancipadora.

¿Ha tenido usted algo que ver en esa propuesta? ¿Ha aconsejado a Iglesias en ese sentido?

No sé qué decirte. Soy fundador de Podemos, un profesor universitario sin cargos que lo único que hago es sembrar ideas. No es muy relevante lo que yo le diga a Pablo. Lo que sí te aseguro es que la ejecutiva de Podemos comparte lo que estoy diciendo. Se trata de escuchar la voluntad de la gente en las elecciones, plantear los cambios, por nosotros no va a ser, tenemos que luchar por la unidad de las fuerzas que quieren cambio y conocemos las dificultades intrínsecas del Partido Socialista. No somos ingenuos, el PSOE acaba de hacer una trampa para configurar la Mesa del Congreso. El Parlamento se parece un poco más a España, pero la Mesa no, porque Patxi López ha preferido por segunda vez ser presidente con los apoyos del PP. Ellos verán lo que hacen pero ellos tendrán que explicar a la ciudadanía que si no hay un acuerdo con Podemos será porque ellos han preferido ponerse de acuerdo con el PP.

Hay algo que no entiendo. Usted decía hace un momento que los votos de Unidad Popular y Podemos suman más que el PSOE. ¿Por qué Iglesias se propone como vicepresidente y no como presidente?

Porque no queremos que parezca bajo ningún aspecto que estamos doblándole el brazo al PSOE. Ellos han sacado 300.000 votos más que nosotros, les corresponde la presidencia. Insisto en que esta propuesta de Pablo Iglesias es muy Podemos porque nos interesan las políticas y actuamos con mucha coherencia. Vamos a decirle a Pedro Sánchez que hay que hablarle con mucha firmeza a Bruselas y que no vamos a asumir las políticas de la austeridad que condenan a nuestro pueblo a pasar frío y hambre. No lo vamos a tolerar. Vamos a ser muy coherentes: no necesitamos ser presidente, necesitamos ser firmes en las políticas.

¿Querría usted formar parte de un gobierno como el que propone Iglesias?

Yo he planteado muchas veces que mi tarea no es la gestión. Soy un profesor que da clases y vive en el mundo de las ideas, que escribe, que reflexiona, que imagina escenarios. Pero también he dicho que si Pablo me llama para que le ayude en algo, yo voy a escucharle. ¿Cómo no le voy a escuchar? De partida, no tengo voluntad de hacer labores de gestión.

¿Cree que los barones del PSOE, eso que se ha dado en llamar la vieja guardia, Felipe González o Rubalcaba, van a estar de acuerdo con este gobierno de cambio?

No son tan monolíticos como a veces se les quiere presentar. Los barones están gobernando porque han sumado y son conscientes de que si ellos pueden desarrollar políticas de transformación en Extremadura o en Castilla La Mancha es porque están recibiendo apoyo de fuerzas políticas como Podemos. Por tanto, creo que ellos son prudentes. Felipe González es para mí una caricatura de quien fue y parece que se empeña en comportarse como un lobbista de intereses que son ajenos al interés general, por lo que no es relevante. Rubalcaba salió por una puerta falsa, sobre todo porque en un momento donde tenía que haber dejado paso a nuevas generaciones, volvió a presentarse y ganó un congreso a Carme Chacón.

Felipe González es para mí una caricatura de quien fue y parece que se empeña en comportarse como un lobbista de intereses que son ajenos al interés general

Cuesta creer que la propuesta de Pablo Iglesias no sea una táctica, con todo lo que han dicho de Pedro Sánchez… ¿de verdad él puede representar un PSOE nuevo, alejado de las élites y con el que puede gobernar Podemos?

No es Pedro Sánchez, es el acuerdo de gobierno que acordemos. Cometemos un error al darle a las personas más importancia de la que tienen. Si hay un acuerdo programático, el gobierno se convierte en un gestor de ese acuerdo.

La sucesión de acontecimientos políticos acaecidos tras la primera conversación entre EL ESPAÑOL y Juan Carlos Monedero hace obligatorio volver a contactar con él para requerir con una nueva pregunta su visión sobre los movimientos de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. 

Rajoy ha declinado someterse a la investidura. Y la respuesta del PSOE ha sido obviar, por el momento, la oferta de Podemos y reclamar que sea Rajoy quien se presente primero. Además, los socialistas hablan de "chantaje" de la oferta de Pablo Iglesias. ¿Qué parece todo esto?

En estos últimos momentos de la democracia del 78 estamos asistiendo a una hecho nada virtuoso: intereses personales están pudriendo las instituciones y a la propia democracia. Mas llevó a la Generalitat a un callejón sin salida sólo por buscar una salida particular.

Rajoy sólo piensa en cómo sobrevivir y librarse del aliento mortífero de Soraya Saénz de Santamaría en la nuca. Rivera, con el batacazo electoral, ya ha visto cómo Arrimadas se ha ido a Barcelona y le ha roto su argumento de usar a Cataluña para ganar votos en el resto del estado. Y Sánchez sabe que si hay elecciones anticipadas está muerto, si entra de manera subalterna en un gobierno del PP está muerto. Si pacta una gran coalición con el PP y Ciudadanos, como quiere una parte de su partido, está muerto. Sólo le sirve la propuesta que le ha hecho Pablo Iglesias, aunque el PSOE, desarbolado, siga sin entender nada. ¿No se dan cuenta de que son la cuarta fuerza en Madrid? ¿Que no pintan nada en Cataluña? ¿Que no pintan nada en el País Vasco? ¿Que Podemos y Unidad Popular les sacan más de medio millón de votos en el conjunto de España? ¿Que la ciudadanía ha votado cambio, no continuidad?

Y decir que el pueblo hace "chantajes" es de desubicados. No es momento de que ningún barón haga aspavientos ni quiera solventar con palabras altisonantes lo que no han solventado en las urnas. Si hubiera que buscar un refrán que explique lo que están haciendo los políticos del PSOE y del PP sería aquel de "para lo que me queda en el convento...". Todo el mundo sabe que una parte importante del PSOE quiere la cabeza de Pedro Sánchez colgada de una pica a la entrada de Ferraz, que su candidata "natural" es Susana Díaz, y que quieren ir a elecciones de nuevo para acelerar ese momento. Son patriotas de partido, mientras que Pablo Iglesias ha demostrado ser un patriota de esa nueva España que está por construir.

Si el PSOE no acepta la propuesta de Iglesias terminará como el PASOK. Y merecerá terminar como el PASOK. No es momento de que ningún barón, ninguna vieja gloria amortizada ni ningún joven político del PSOE que ha cambiado la ideología por la ira hagan aspavientos ni quiera solventar con palabras altisonantes...

¿Es irrenunciable o no para Podemos que se celebre un referéndum en Cataluña?

Más temprano o más tarde va a haber un referéndum en Cataluña. Eso lo sabe Felipe VI, Mariano Rajoy, Puigdemont, Albert Rivera -aunque ahora lo está sabiendo de una forma más clara Inés Arrimadas, porque Rivera ha preferido sacrificar Cataluña por una posición a nivel nacional, mientras ella, que ha preferido quedarse en Cataluña, ya está cambiando de discurso y ha planteado hace un par de días que hace falta otra fiscalidad para Cataluña-. El 80 por ciento de la ciudadanía está a favor del derecho a decidir. Y nosotros no queremos que ese derecho se convierta en una voluntad independentista, que ahora mismo no lo es. Si todo el mundo sabe que va a haber un referéndum tarde o tempano, ¿dónde están las líneas rojas?

El referéndum lo han usado algunos líderes socialistas para ocultar su verdadera voluntad, que es la de acabar con Pedro Sánchez y sustituirlo por Susana Díaz. Hay soluciones muy evidentes. El artículo 92 de la Constitución sirve para que una vez que el conjunto del Estado asume la realidad plurinacional, pueda haber un referéndum. Es una cuestión de tiempos. Eso podría ser una solución válida. El problema que hay ahora es que el PSOE, que siempre ha estado a favor del derecho de autodeterminación, ha involucionado, al igual que involucionó en su posición sobre la OTAN o en su posición sobre los derechos sociales. Hubo una recuperación con Zapatero y el Estatut. Y después ha habido una marcha atrás inconcebible en un partido que dice ser socialista. ¿Cómo solventamos este problema? Pues cuando España refresque su realidad plurinacional. Después, podremos preguntar.

Yo estoy convencido de que en España necesitamos un proceso constituyente donde los españoles actualicemos el contrato social, todos y cada uno de nosotros

Podemos habla permanentemente del nuevo encaje territorial y de la celebración de ese referéndum. Pero son ustedes conscientes de que para hacer los cambios que proponen hace falta una reforma de la Constitución, que requiere de grandes mayorías. No puede haber una reforma sin que se involucre el Partido Popular. Pueden sumar para gobernar, pero no para una reforma. ¿Cómo quieren hacerlo?

Como somos profesores de ciencia política, sabemos que los cambios siempre son lentos y a veces hay que poner las energías en gestos para poner el tren en marcha. Un proceso constituyente necesita un pueblo con ese sentimiento. Avanzamos mucho con el 15M, porque había una mayoría de españoles que coincidía con las propuestas. Hay una mayoría de este país que quiere cambiar la ley electoral, que quiere blindar los derechos sociales, que quiere luchar contra la corrupción y acabar con las puertas giratorias. Quizás hay menos para la necesidad de repensar la jefatura del Estado y quizás hay menos para pensar en un nuevo encaje territorial de algunos territorios. Pero es que esa es la labor de los partidos. ¿Quién va a abrir ese debate? ¿La televisión?

El 15M surge porque los partidos no estaban haciendo sus deberes y la gente les dice “no nos representáis”. Con un nuevo partido nosotros estamos diciendo que vamos a escuchar lo que la gente dice. Yo estoy convencido de que en España necesitamos un proceso constituyente donde los españoles actualicemos el contrato social, todos y cada uno de nosotros. La gente disputa las normas básicas de la convivencia actualizas al siglo XXI. Lo que no entiendo es que haya gente que tenga miedo a que el pueblo debata y opine. Es intolerable y atrasado. Un pueblo que piensa así no tiene un ADN democrático profundo. Y ese es uno de nuestros problemas.

La Transición fue muy eficaz para muchas cosas pero no ha generado efectos benéficos en otras. Esta Transición tan virtuosa genera ciudadanos que no tienen madurez como para tomar decisiones sobre su propia vida. Es un fraude. Nosotros decimos que hay un problema de encaje de Cataluña en España. Yo quiero discutirlo en Badajoz o en Sevilla, y decirle a la gente que el catalán es una lengua española.

¿Hay que votar en toda España o en Cataluña o en los dos sitios? ¿Y en qué orden?

Hay que votar en los dos sitios cosas diferentes. En España todos tenemos que votar sobre nuestra condición plurinacional. En Madrid no hemos votado el Estatuto de Cataluña, ni en Vigo votaron el Estatuto de Andalucía.

Pero si se entiende que España es un todo y una parte de ese todo quiere marcharse, ¿no pueden votar todos?

Es que no es que quieran marcharse. Lo que estamos debatiendo es que en democracia lo normal es que en una integración territorial esa pertenencia tiene que ser voluntaria. Y estamos convencidos, y también los catalanes, de que ellos son España. Solamente cuando no les reconocemos el derecho de tomar su decisión de pertenecer a España, les estamos abocando a la única salida, que es el independentismo, que es algo que la mayoría de catalanes no quiere. La frase que más he escuchado al hacer campaña en Cataluña es “si Podemos es España, yo no me quiero ir de España”. Ahora, si España es Rajoy, Montoro y Soraya Sáenz de Santamaría, se quiere ir hasta Quintanilla de Onésimo.

Para usted, ¿qué es más prioritario: una agenda social de cambio o la cuestión territorial?

Sin duda, la agenda social. Pero no son cosas que se excluyan. Ahora mismo tenemos un reto institucional en Cataluña, al igual que tenemos casi 20 millones de personas en riesgo de exclusión social.

Eso es lo que le preocupa más a la gente.

Claro, y ahí está la oferta que ha hecho Pablo Iglesias. Es un poco tramposo plantear que tienes que querer unas cosas u otras. Hay cosas que son más urgentes, pero tenemos que actualizarlo todo. La pregunta tiene sentido porque hay gente que solo encuentra su nicho electoral odiando. Y nosotros no aceptamos eso.

¿A quiénes se refiere?

A los que confrontan a los diferentes pueblos de España, a los que sacan beneficio de enfrentar a Madrid y Barcelona, a los que creen que por llamarte 'Kepa' ya eres un terrorista, a los que no quieren entender que nuestra propia Constitución reconoce derechos históricos, a la gente que representa nuestra cuota del autoritarismo que está recorriendo Europa. No hay muchas diferencias entre quienes están confrontando a diferentes pueblos de España, los que están rechazando a los inmigrantes en otros lugares o los que están buscando salidas autoritarias a la crisis.

¿Se puso un disfraz de moderado Podemos en las elecciones o no?

Mira, no hice menos de 25 mítines.

No eran iguales sus mítines que los de la dirección. El mensaje no era el mismo que en un mitin de Pablo Iglesias.

Yo he compartido mítines esta campaña con Pablo Iglesias. Es verdad que representamos papeles diferentes porque también somos personalidades diferentes. Yo estoy más interesado, seguramente porque soy más mayor, en hacer más densa la cultura democrática de mi país, mientras que Pablo está más dirigido a construir una estructura que permita poner en marcha políticas públicas que cambien nuestro país.

Ha pasado casi un año del caso que le sacudió, supuso de alguna manera que se quitase de en medio y que evidentemente le hizo daño. Seguramente le faltó capacidad de reacción. ¿Qué queda del caso Monedero o de eso que se llamó así?

Nosotros tomamos un mes de diciembre la decisión de formar un partido político y no medimos que al día siguiente perdíamos muchos derechos. Es verdad que cuando los aparatos del estado, medios de comunicación y partidos políticos te señalan no como un adversario, sino como un enemigo a destruir, es bastante normal que pierdas la capacidad de reacción porque no entiendes qué demonios está pasando. Lo que queda de aquello, en lo que me acusaron de cualquier cosa, desde falsear mi currículum a fraude fiscal pasando por pertenencia a banda criminal, todas las acusaciones judiciales se han ido cerrando.

Yo soy consciente de que le doy miedo al poder. Una de las lecturas que hago es que hay algunos sectores que van a hacer todo lo posible por intentar matarme civilmente. Ya me pasó hace diez años, durante el “no a la guerra”, cuando 22 diputados del Partido Popular me pusieron una querella pidiéndome cinco años de cárcel por oponerme a la guerra de Irak. Es verdad que para una persona que no tiene ambición de cargos, sufrir todos estos ataques te sitúa en una posición complicada. Porque cuando te acusan de algo sale a cinco columnas. Y cuando se archiva el asunto porque no hay caso, sale en una columna pequeñita que nadie lee.

Los que hemos trabajado en América Latina sabemos que los que han luchado por transformar las cosas han pagado un precio muy alto, allí por lo general con su vida. En momentos de la historia de España como la Segunda República, en la oposición al franquismo, durante la transición la gente que peleó de verdad por cambiar las cosas pagó un precio altísimo. Supongo que los precios que yo he pagado y que pagaré los veo como el castigo del sistema a una persona que ha decidido cambiar las cosas. 

Cuanto menos, se equivocaría en alguna cosas. Por ejemplo, cuando presentó su declaración complementaria de Hacienda, evitó tener un problema con Hacienda. Algo hizo mal, ¿no?

Cuando yo hice mis declaraciones seguí lo que planteaba el Ministerio de Industria, que recomendaba que para facturar lo mejor era montar una empresa. En un momento determinado Hacienda dijo que no lo era y decidí hacer la complementaria. La gente que está recurriendo por haber facturado por dividendos está ganando los juicios . Yo no podría haber estado un año pleiteando, porque hubiera sido un año culpable, soportando todo tipo de mentiras. Por eso decidí hacer la complementaria. Se me negó el derecho a pleitear.

Una de las cosas que hemos aprendido es que es parecido, y esto es una lectura muy personal, a lo que le pasó a Tsipras, que pensaba que estaba sentado con demócratas y se dio cuenta de que estaba sentado con mafiosos. En el proceso de todo este año he pensado que estaba tratando con gente que respetaba las reglas básicas de la democracia. Pero no es así. Hoy mismo un Telediario importante de este país ha dicho que he estado en un sitio donde no he estado después de viajar en un avión en el que no viajé. ¿Y qué haces?

Una de las tareas urgentes pasa por que los organismos de control dejen de ser instrumentos de ningún partido. Hay que nombrar por dos tercios del Parlamento a todos los cargos que fiscalizan el normal funcionamiento de nuestra democracia, desde la Agencia Tributaria al Tribunal de Cuentas, pasando por cualquier organismo administrativo encargado de garantizar el buen funcionamiento de sistema.

Ha mencionado a la gente que se deja la vida en América Latina. Hoy día en Venezuela hay gente que tiene muchos problemas con el régimen gobernante. El escenario que se vive allí, ¿cómo lo definiría? ¿Se arrepiente de algo?

Fíjate que me llama la atención que hace apenas un par de semanas ha habido 43 decapitaciones en Arabia Saudí y no se habla de eso. Imaginemos qué habría ocurrido si Nicolás Maduro hubiera ejecutado a 43 opositores. Y si no hubiera sido por la presión de Podemos, el Rey hubiera ido en visita oficial a Arabia Saudí. Ha habido una construcción muy interesada del caso venezolano donde muchos periodistas que me preguntan por Venezuela no saben ni cómo se llama el presidente de Portugal. Y en cambio parece que hay que saber el tiempo que hace esta mañana en Venezuela, como si realmente nos interesase.

Macri acaba de detener a una de las activistas sociales más importantes en Argentina, Milagro Sala, y no ha salido en los medios. Y ha sido una detención arbitraria donde no ha mediado ninguna invitación a desconocer el resultado de las elecciones. Se ha construido todo un caso con la detención de una persona que incitó a los desórdenes sociales el día de las elecciones. Y ya hemos visto lo que ha hecho la oposición en cuanto ha ganado el Asamblea: decir que en seis meses sacan a Maduro. ¿A alguien se le ocurre que cuando Obama perdió el Congreso nadie dijera que iban a sacarlo en seis meses?

Hay gente que le gustaría ver en Venezuela una situación como la de Libia o Siria. Pero por fortuna el gobierno bolivariano tiene memoria de lo que fue América Latina en los setenta y los ochenta, cuando mandaban los que ahora quieren regresar con ánimos de venganza. Un disparate.Venezuela ha cobrado tanta importancia en España porque algunos creen que hace daño a Podemos. Y es la única razón para que me pregunten por Venezuela y no por México o por Alemania, donde he vivido más años que en Caracas. Forma parte de un run rún mediático que genera una espiral que sobre todo es aburrida.

Los periodistas que me preguntan por Venezuela no se han leído ningún texto de los que he escrito sobre Venezuela. En cambio, se ignoran cosas como la discusión pública subida de tono que tuve con Chávez. ¿Por qué aquella discusión? A lo mejor porque no compartía cómo se estaban haciendo las cosas. Pero es más fácil presentarnos como hooligans. ¿Alguien me puede decir qué políticas desarrolladas en Venezuela son válidas para Europa? Porque nosotros tenemos claro que cada país tiene que encontrar su propio camino. Pero eso no es relevante para los que dicen “bolivariano” y parece que están diciendo “mereces pudrirte en el infierno”. Por cierto, que son los mismos, como Esperanza Aguirre, que adoran a Pinochet.

Estos días algunos periódicos han publicado que Podemos podría haberse financiado irregularmente con dinero procedente de Venzuela y de Irán...

Y de Rusia. Sólo les ha faltado decir que de la Unión Soviética.

¿Qué opina de que se haya publicado eso?

A nadie debe llamarle la atención que esas noticias salgan justo cuando existe la posibilidad de que haya un gobierno de cambio con Podemos, IU y PSOE. Son noticias que intentan conducir al PSOE a la gran coalición con el PP. Y por tanto son noticias interesadas, sin ningún tipo de sustento, ni fundamento, que son un chiste y no son serias. 

Además de cofundador de Podemos, es amigo de Pablo Iglesias. Y se ha publicado estos días que la Policía estaría investigando si cobró en negro. 

Es una información falaz, interesada y en la frontera del delito. Utilizan información reservada que sólo pueden obtener los jueces. Y no ha existido esa resolución judicial. Son, además, informaciones que no están contrastadas. Son informaciones que están pactadas entre comisarios vinculados al Ministerio del Interior y periódicos que hacen de la prensa un negocio mercenario. Y no tienen ningún tipo de sustento. Si se les dan pábulo, estamos cayendo en su trampa. Lo resumió muy bien Jordi Évole en aquel Salvados sobre “La máquina del fango”. Calumnia que algo queda. Estamos intentando hacer nuestra democracia más virtuosa. Los medios de comunicación tienen que hacer su parte. Mientras tanto, seguirá siendo cierta la conclusión del informe de la Universidad de Oxford: los medios españoles son los menos creíbles de Europa. Es evidente en los tradicionales. Y sería deseable que los nuevos salieran de ese callejón sin salida.

¿Dónde se ve Juan Carlos Monedero dentro de cinco años? ¿Siendo y haciendo qué?

Me veo siendo profesor de ciencia política, siendo un agitador de ideas en mi país y siendo un abanderado de las tres razones que dan sentido a la vida: aprender, transformar y divertirse.