EL LÍDER DEL PP RECHAZA LA INVESTIDURA

El día que Mariano Rajoy dejó de ser previsible

Del "me veo con fuerzas" al "no tengo apoyos suficientes" en menos de 24 horas. ¿Qué ha pasado para que el líder del PP dijera 'no' al rey?

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. EFE

Del “me veo con fuerzas” a “no tengo apoyos suficientes” en menos de 24 horas. Si este jueves reaparecía a última hora de la tarde para dejar claro que “presentaré mi candidatura” al Rey Felipe VI, la propuesta de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez de formar un gobierno de izquierda ha trastocado la hoja de ruta marcada del todavía presidente del Gobierno.

En un insólito gesto nunca visto en la democracia española, Mariano Rajoy ha rechazado la oferta de intentar formar gobierno para ganar tiempo y echar por tierra los planes de Iglesias y Sánchez. “No he dicho no a mi investidura. Todavía no tengo los apoyos”, ha reconocido en la rueda posterior que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa. Rajoy ha acudido flanqueado por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, para lanzar un mensaje al unísono: el Ejecutivo y el PP respaldan a su candidato.

¿Qué ha ocurrido entre la tarde del jueves y la del viernes para que Mariano Rajoy dé un paso atrás? “Lo que hemos conocido esta mañana ayuda a mi decisión”. El líder del PP se refiere al Gobierno de izquierdas que Iglesias ha propuesto a Sánchez, con la incorporación de Alberto Garzón (IU). El presidente en funciones ha negado que su actitud suponga una contradicción con lo que afirmó la noche del jueves, cuando contestó con un “evidentemente” a la pregunta de si se sometería a la investidura. Este viernes ha negado que se haya contradicho a sí mismo. “Es que me presentaré, lo que no dije es cuándo”.

El objetivo de Mariano Rajoy es ganar tiempo para que los socialistas tengan que retratarse y digan si están dispuestos a recoger la oferta lanzada por Podemos o, si por el contrario, la presión interna puede con Sánchez y en una segunda ronda de contactos llega de nuevo con menos apoyos que Rajoy. Lejos de tirar la toalla, el candidato del PP asegura que no da un paso atrás. “Mantengo mi candidatura pero no solo no tengo los votos, sino que tengo una mayoría de votos en contra. 180 diputados en contra como mínimo. Por eso no puedo presentarme a una investidura”.

Nadie entiende por qué Mariano Rajoy ha llegado al Palacio de la Zarzuela horas después de escuchar a Pablo Iglesias y ha dejado al Rey proponer su nombre si iba a declinar la oferta. “Debería haberle dicho honestamente que no tiene los apoyos y que el monarca hubiera propuesto al otro candidato”. Sin embargo, el popular ha dejado bien claro que no quiere que empiece a contar el tiempo para convocar nuevas elecciones, dos meses después de la primera sesión de investidura: “No renuncio a nada, no le he dicho no, le he transmitido que no tengo los apoyos y debemos dar tiempo y margen al diálogo por España y por los españoles”.

"Gobierno de amplio apoyo parlamentario"

Tras el consejo de ministros, que se celebraba una hora después de escuchar las pretensiones de Pablo Sánchez, la vicepresidenta del Gobierno en funciones cerraba filas en torno a la misma declaración que Rajoy hizo por el jueves por la noche. “El presidente Mariano Rajoy ofrece un Gobierno de amplio apoyo parlamentario. Se puede trabajar juntos por una agenda moderada”.

Rajoy ha vuelto a defender que el único gobierno “sensato” para España es uno formado por PP, PSOE y Ciudadanos. Sin embargo, insiste en que Sánchez no quiere verlo para no desvelar si en los próximos días lo llamará para ofrecerle algo a cambio de ese tripartito. Lo intentará de nuevo, insistió, tras volver a quejarse de que “no ha querido hablar conmigo”: “Tengo la sensación de que le gusta hablar con todos menos con el principal partido de España. Es evidente que ahora está en la opción de Podemos”, ha considerado.

No está dispuesto a renunciar 

A la pregunta de EL ESPAÑOL -si estaría dispuesto a renunciar a ser él el candidato para salvar la gobernabilidad del país-, Mariano Rajoy lo ha descartado de pleno: “La gente ha votado al PP con un candidato. La democracia hay que respetarla y los votos hay que respetarlos. El PP ha ganado y el PP tenía un candidato”. Con esta afirmación, entierra la sugerencia que durante la mañana de este viernes le ha lanzado Esperanza Aguirre, que le ha dicho que no son tiempos de personalismos y sí de sacrificios. Además, no ha querido entrar a valorar la oferta que ha lanzado Podemos al PSOE que tan mal ha sentado a dirigentes como Alfredo Pérez Rubalcaba o Eduardo Madina. Rajoy, que asegura no haber hablado con ningún socialista, deja un mensaje a Iglesias: “No voy a entrar a valorar la oferta, ni las sonrisas del destino”.

Mientras el Rey comienza una nueva ronda de contactos con todos los líderes de los grupos parlamentarios con representación en el Parlamento, Mariano Rajoy continúa con su precampaña electoral y este sábado por la mañana preside la Junta Directiva del Partido Popular en Córdoba. La pelota, ahora, no está en su tejado.