PRIMERA REUNIÓN CON EL REY

Iglesias presenta a Felipe VI su idea de referéndum en Cataluña

Los socios catalanes de Podemos y el PNV también reclaman a Pedro Sánchez el derecho a decidir. 

El socio de Podemos Xavi Domènech, en el Congreso.

El socio de Podemos Xavi Domènech, en el Congreso.

Tras cuatro días recluido, Pablo Iglesias reaparece este viernes para mantener su primer encuentro oficial con Felipe VI. En el marco del proceso de consultas de rey para encargar la formación de gobierno, el líder de Podemos presentará en la Zarzuela su plan de reformas de la Constitución. Unas reformas que incluyen la celebración de un referéndum en Cataluña. El aliado del partido emergente en esta comunidad, Barcelona en Comú, ha insistido este jueves en la misma reclamación al PSOE de cara a una negociación para la investidura de Pedro Sánchez. Y, en esa línea, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) ha reivindicado el derecho a decidir como una condición que tiene que garantizarle el PSOE a cambio de su apoyo.   

Fuentes de Podemos consultadas por EL ESPAÑOL dicen que en su encuentro con el monarca Pablo Iglesias insistirá en defender sus propuestas de cambio para España. Entre el paquete de reformas de la Carta Magna que el líder del partido emergente presentará está también la celebración de una consulta vinculante en Cataluña. Aunque en las últimas horas algunos socios de Podemos hayan mostrado cierta flexibilidad para negociar sobre este asunto, la dirección del partido morado considera vital no echarse atrás.  

Una segunda Transición

Antes, durante y después de la campaña electoral, los portavoces de Podemos han repetido una y otra vez que quieren poner en marcha un paquete de cinco reformas de la Constitución en el marco de "una segunda transición". Este es el plan de Pablo Iglesias para el futuro de España. Esos cinco ejes sobre los que pivotan todos los discursos de Iglesias son el blindaje de los derechos sociales, la reforma de la ley electoral, la prohibición de las puertas giratorias, la despolitización del Poder Judicial y, por último, la cuestión territorial. Esta última cuestión, acaso la más compleja, consiste en garantizar un "nuevo encaje" en España de algunos territorios como Cataluña y debe incluir como condición irrenunciable la celebración de una consulta a los catalanes. Consulta en la que Podemos reclamaría que Cataluña siga dentro de España. 

En la propia noche electoral del 20-D y al día siguiente, el secretario general de Podemos quiso dejar claro que estos cinco puntos son innegociables o, en otras palabras, son sus condiciones para cualquier acuerdo de gobernabilidad. Aunque con el paso de los días, Pablo Iglesias ha planteado otras líneas rojas como la aprobación de su ley 25 de emergencia social o la derogación de la reforma laboral y la ley mordaza, entre otras, en todo el debate político y mediático ha destacado sobremanera la exigencia del referéndum en Cataluña. Una condición inasumible para el PSOE.

¿Algún as en la manga?

En estos agitados días de negociaciones en el Congreso y visitas a la Zarzuela, se está especulando con que Podemos podría ceder en su exigencia sobre el tema catalán. Por si había dudas al respecto, la número cuatro del partido y portavoz adjunta del grupo parlamentario, Irene Montero, afirmaba en una entrevista publicada por El Diario este jueves que el referéndum "es una propuesta imprescindible, como la prohibición de las puertas giratorias". Y dejaba entrever que, en efecto, Iglesias repetirá sus exigencias ante Felipe VI este viernes. 

Queda la duda, eso sí, de comprobar si Pablo Iglesias se guarda algún as en la manga para su reunión con el rey. Podría ser simplemente un gesto anécdotico. En su único encuentro hasta la fecha el pasado abril en Bruselas, Iglesias regaló a Felipe VI la serie Juego de Tronos. Pero en algunos ámbitos políticos se apunta a que el líder de Podemos intente dar un golpe de efecto tras cuatro días de reclusión que son poco habituales en él. Desde el partido no quieren adelantar nada y se limitan a explicar que su líder ha estado trabajando en la sede para preparar las estrategias de cara a los días complejos que se avecinan. Una de las opciones es que Podemos recupere en estos días la propuesta de un "presidente independiente", pero las fuentes consultadas no confirman este extremo. 

Domènech también presiona

Este jueves el cabeza de lista de En Comú Podem -coalición de Podemos y Barcelona en Comú- dejaba claro que su partido no tiene la "obligación" de apoyar al PSOE y consideraba una "arrogancia" por parte de los socialistas poner como condición la retirada del referéndum para empezar a negociar. "Nadie puede renunciar a sus propuestas antes de entrar al diálogo". Aunque sí reconocía que están dispuestos a ser "flexibles", remarcaba desconocer cómo de "flexible" puede ser el PSOE.

A juicio de Domènech, el PSOE está construyendo una alternativa meramente "mediática" y la imagen de una investidura "por imposición". Por ello, se ha construido un relato de que Sánchez "lo tiene todo hecho" cuando, en su opinión, no es real, ya que ni siquiera los socialistas se han sentado a negociar, informa Efe. Además del referéndum, este historiador cercano a Ada Colau considera que en una eventual negociación el PSOE tendrá que pronunciarse sobre si quiere realmente derogar el articulo 135 de la Constitución, las reformas laborales del PP y el PSOE, si está dispuesto a acabar con las puertas giratorias o si se negaría al nuevo recorte que quiere imponer la Comisión Europea de 10.000 millones de euros.

Por último, Domènech insistía en que para que se pueda dar una "alternativa real" con el PSOE, debe hacerse "con humildad, sin imposición, con diálogo, sin exclusión y hablando más allá de los medios de comunicación". No es casualidad que este diputado muestre su desconfianza en el PSOE. Su voz ha sido una de las más críticas contra el partido de Sánchez después de que Podemos y sus aliados se vieran obligados a renunciar a formar cuatro grupos parlamentarios esta misma semana. 

Y el PNV se sube al carro

Durante los últimos días ha empezado a barajarse con fuerza en los medios la opción de un gobierno del PSOE merced al apoyo de Podemos y PNV en la investidura. En este contexto, los nacionalistas vascos han movido ficha. Han mandado un claro mensaje al afirmar que supeditan un hipotético apoyo al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para formar Gobierno a que defienda sin dudas el Concierto Económico, abra la puerta a un nuevo estatus político basado en el derecho a decidir y establezca una relación bilateral Euskadi-España.En concreto, el diputado nacionalista Joseba Agirretxea ha afirmado que estas "condiciones" de su partido son "conocidas por todos", al tiempo que ha asegurado que las negociaciones con los socialistas no han comenzado porque Sánchez está "a la espera" de ver si el presidente en funciones, Mariano Rajoy, intenta repetir en el cargo. En una entrevista en Euskal Telebista, Agirretxea ha advertido de que el PNV no apoyará "gratis" a ninguna formación si no se asumen ciertos "compromisos". De hecho, ha recalcado que los nacionalistas "no tienen ataduras" que les obliguen a respaldar a un candidato.

En suma, los hipotéticos compañeros de viaje de Pedro Sánchez en su proceso de investidura quieren situar en el centro del debate político la celebración de consultas sobre la independencia tanto en Cataluña como en el País Vasco. Y esa es precisamente la única roja que los barones del PSOE han impuesto a su secretario general.