Caso Nóos

Los cinco momentos clave del juicio contra la infanta Cristina

Éstos son los argumentos del fiscal, la abogada del Estado y la defensa de la hermana del rey para lograr que abandone el banquillo. Manos Limpias intenta a toda costa que se quede.

Cristina de Borbón en el banquillo de los acusados al inicio esta mañana del juicio por el caso Nóos

Cristina de Borbón en el banquillo de los acusados al inicio esta mañana del juicio por el caso Nóos EFE

El fiscal Pedro Horrach ha vuelto a mantener este lunes la tesis que ha sostenido a lo largo de la instrucción del caso Nóos: la infanta no participó de forma alguna en los delitos fiscales de los que el propio Horrach sí acusa a su marido, Iñaki Urdangarín. La petición de archivo del caso la extendió a la esposa de Diego Torres (socio de Urdangarín), Ana Maria Tejeiro.

La abogada del Estado jefe en Baleares, Dolores Ripoll, defendió en una contundente intervención que, al exonerar a la infanta Cristina, la Administración tributaria está actuando con "imparcialidad" y "objetividad".

El defensor de Cristina de Borbón, Jesús Silva, desarrolló los argumentos para la aplicación de la doctrina Botín a su clienta. En su opinión, la pretensión penal de una acción popular no puede imponerse al criterio coincidente del fiscal (defensor del interés social) y de la acusación particular (la Hacienda Pública, que es la directamente perjudicada por el delito fiscal).

La tesis contraria a las anteriores ha sido sostenida por la abogada de Manos Limpias. Virginia López Negrete considera que el delito fiscal es "pluriofensivo" y "afecta al bolsillo de todos los ciudadanos", por lo que la Abogacía del Estado "no tiene el monopolio de la acusación".