ELECCIONES GENERALES 2016

Sánchez, cuatro días y un solo objetivo: el votante de siempre

El PSOE hará 500.000 llamadas a hogares y repartirá 10 millones de folletos para movilizar a los suyos.

Pedro Sánchez haciendo una llamada este lunes.

Pedro Sánchez haciendo una llamada este lunes.

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Campaña electoral

Pedro Sánchez ya no aspira a convencer a los que no piensan como él. La campaña electoral socialista persigue, en su última semana, movilizar a los propios. Según portavoces autorizados del equipo de Sánchez, la batalla se libra sencillamente contra la abstención.

El PSOE aspira movilizar a los que dudan entre quedarse en casa o votar al PSOE para que finalmente llenen "de puños y rosas las urnas el próximo 26 de junio". La expresión no es de Sánchez sino de una de las 45 personas que desde un call center instalado en el sótano de la sede socialista, hace una de las 500.000 llamadas a hogares españoles que el PSOE prevé para esta semana.

"Buenas tardes, le llamo del Partido Socialista. ¿Tiene decidido si va a ir a votar?", escucha el interlocutor, cuidadosamente elegido en las mesas electorales designadas por el equipo de estrategia. En una pantalla, cada uno de estos 45 operadores, que son militantes o trabajadores del partido, va apuntando si el interlocutor descuelga el teléfono y cuáles son sus impresiones. "¿Está usted a favor de un ingreso mínimo vital para los más desfavorecidos? ¿De derogar la reforma laboral y poner en marcha un nuevo estatuto de los trabajadores? ¿De un servicio sanitario de calidad y universal? Pues quiero pedirle el voto para Pedro Sánchez", dice el operador en una llamada presenciada por los medios de comunicación. Hay otros 45 puestos en otro centro en Valencia. Desde ahí se llama, únicamente en castellano, a teléfonos fijos de toda España. 

Según fuentes del PSOE, el suelo electoral del partido se fijó el 20 de diciembre. Ahora, para lograr un buen resultado, es necesario apelar a los abstencionistas y a los que entonces votaron a Podemos pero ya se han arrepentido. "No se trata de convencer al votante del PP y el que no se ha desenganchado de Podemos ya es probable que lo haga", explica un miembro del equipo de confianza de Sánchez. 

1.300 actos por toda España

En los cinco días de esta semana, el PSOE celebrará 1.300 actos en toda España, frente a los 700 de la semana pasada, explican fuentes socialistas. Repartirán 10 millones de folletos y tratarán de ir a las entrañas del votante con un nuevo vídeo electoral, probablemente el mejor de los hechos públicos por los socialistas durante esta campaña. 

El PSOE no tiene prevista ninguna acción especial en las redes sociales, un territorio más joven, donde triunfa Podemos y en menor medida Ciudadanos y que se le da peor a los socialistas. "Las redes sociales tienen una importancia muy, muy relativa respecto a la televisión", explican las mismas fuentes.

Según el equipo de Sánchez, el PP tiene un electorado muy estable y un buen resultado electoral del PSOE depende sólo de la participación de los votantes de siempre: los convencidos, los de áreas rurales donde los nuevos partidos tienen una menor penetración y los que se identifican con José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González. 

Sánchez vive con alivio el fin del "bombardeo de encuestas", según lo define su equipo, aunque nunca llegaron a creérselas de verdad. En la última campaña no acertaron y todas tienen un alto porcentaje de indecisos "para si después no aciertan decir que era por eso", explica uno de los encargados de la demoscopia en Ferraz. 

Sánchez rechaza hacer presidente a Iglesias

"No voy a apoyar al Gobierno del PP e Iglesias no va a ser presidente", dijo en Onda Cero el candidato socialista a primera hora de este lunes. "No vamos a apoyar a ningún gobierno que fragmente la soberanía nacional de España y no vamos a apoyar a ningún gobierno que cuestione la viabilidad económica y social de nuestro estado del bienestar y del incipiente crecimiento económico que ahora estamos disfrutando", dijo Sánchez. Podemos "no cumple" ninguno de los dos puntos, según él. 

En el PSOE insisten en no hablar de pactos, porque los españoles deben expresarse primero en las urnas. Eso sí, advierten de que si el PSOE queda segundo en escaños y tercero en votos, como pronostican algunas encuestas, corresponderá a Sánchez tratar de conformar un Gobierno alternativo al PP, en caso de que den los números. 

"En un sistema parlamentario, quien elige al presidente son los votos de los diputados", no la suma de los votos de los ciudadanos, explican.