ELECCIONES GENERALES 2016

Podemos ignorará al PSOE como rival en su sprint final contra el PP

Pablo Iglesias no menciona a Pedro Sánchez en sus mítines. Compartirá dos actos más con Garzón. 

Pablo Iglesias este lunes en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias este lunes en el Congreso de los Diputados.

  1. Unidos Podemos
  2. Podemos
  3. Pablo Iglesias
  4. PSOE
  5. Íñigo Errejón
  6. Pedro Sánchez
  7. Campaña electoral

Unidos Podemos va a continuar con su estrategia de polarizar al máximo la campaña frente al Partido Popular. Prueba de ello es que en sus últimos discursos Pablo Iglesias ni siquiera ha mencionado a Pedro Sánchez o a su formación. En los cuatro días que quedan de campaña, el cabeza de lista y sus correligionarios van a centrarse, aún con más ahínco que hasta ahora, en ningunear al PSOE más allá de citarlo como hipotético socio de futuro. 

Las últimas encuestas publicadas antes de la campaña son decisivas para que los partidos definan sus estrategias de estos últimos días de búsqueda de votos. Y, en el caso de Unidos Podemos, todos los sondeos, incluido el de EL ESPAÑOL, demuestran que la estrategia de la polarización ha funcionado a las mil maravillas. Conforme pasan los días, PP y Podemos crecen en intención de voto, como principales rivales para la victoria electoral, frente al retroceso del PSOE y el estancamiento de Ciudadanos. 

Por ello, las permanentes apelaciones de Unidos Podemos para ubicarse como única alternativa al partido gobernante van a continuar en los próximos días. En esa línea, es fácil de prever que en lo que queda hasta el 26-J Iglesias repita un mensaje novedoso que introdujo el pasado viernes en Alicante: "El voto útil contra el PP es votar a Unidos Podemos"

País Vasco y Cataluña, claves antes del final

Ya solo quedan cuatro días para pedir el voto a los electores. En este período, los cabezas de cartel de Unidos Podemos van a visitar lugares que se antojan claves para que su resultado electoral sea exitoso. Lo primero que van a hacer Pablo Iglesias, este martes, e Íñigo Errejón, el miércoles, es visitar el País Vasco y Cataluña, dos comunidades donde la coalición quiere beneficiarse de su discurso a favor de que se celebren consultas de autodeterminación. Así, no sería extraño que Iglesias se refiera a este asunto e incluso haga algún guiño al respecto este martes en su mitin de Vitoria. 

En los dos últimos días de campaña, jueves y viernes, la coalición de izquierdas quiere remarcar precisamente su unidad ante los electores. Y es que Pablo Iglesias y Alberto Garzón, grandes hacedores de la alianza, coincidirán en sendos mítines en Jerez y Madrid. 

"Los sectores sensatos del PSOE"

Más allá de su estrategia y sus planes para estos días, este lunes Iglesias sí se refirió directamente al PSOE, pero para presentarlo como aliado natural y presionarle de cara a los pactos postelectorales, tal y como lleva haciendo desde la precampaña electoral. En concreto, el cabeza de lista de Unidos Podemos afirmaba a las puertas del Congreso de los Diputados -donde presentaba un manifiesto de 180 economistas a favor de Unidos Podemos- que "me consta que hay muchos sectores sensatos en el Partido Socialista que querrían llegar a un acuerdo con nosotros" y que "espero que esos sectores puedan imponerse en el PSOE a lo que plantean otros".

El secretario general de Podemos volvía a pedir al PSOE que afirme ya con quién quiere pactar tras las elecciones. "Si prefieren un gobierno del Partido Popular, que lo digan abiertamente", afirmaba. En línea con todas sus manifestaciones públicas durante la campaña, Iglesias sostenía la tesis de que "existen dos opciones: gobierno con PP o gobierno con Podemos". El mensaje perfecto para seguir polarizando la campaña.

Incluso, a preguntas de los medios, afirmaba que "si el PSOE ganase las elecciones, nosotros le tenderíamos la mano para un gobierno de coalición". Cuando le preguntaron si habrá terceras elecciones, Iglesias decía que "estoy seguro de que no las habrá" y, para impedirlo, apostaba por intentar a toda costa lograr un acuerdo con los socialistas. Un mensaje que los socialistas consideran envenenado.