Elecciones generales

Cómo los partidos nuevos enseñan trucos viejos

C's y Podemos preparan de manera distinta a sus futuros diputados: solo el partido de Rivera les educa.

Pegada de carteles de Ciudadanos en Málaga

Pegada de carteles de Ciudadanos en Málaga Reuters

El próximo Congreso de los Diputados tendrá más de 100 miembros que nunca antes habían pisado el hemiciclo. Son parte de la nueva política. La mayoría de esos nuevos representantes serán de Ciudadanos y Podemos.

El partido de Pablo Iglesias no ha hecho ninguna formación específica, según varias fuentes del partido. Ciudadanos en cambio ha demostrado su control de todos los detalles: ha preferido reducir el riesgo de mandar a hacer campaña y al Congreso a ciudadanos inexperimentados.

En dos domingos de octubre y noviembre, Ciudadanos organizó dos jornadas de formación -el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, prefiere llamarlo stage- para todos los números uno provinciales y los cinco primeros de la lista en Madrid y Barcelona. Los encuentros fueron en los hoteles Eurobuilding y Rafael de Atocha.

En el primer encuentro participaron los líderes del partido. Hubo primero una arenga de Albert Rivera donde contó cómo deben ser los diputados de Ciudadanos: "Lo único que apunté de la charla de Albert es que la humildad nos hará más fuertes”, dice Paco Igea, número uno del partido por Valladolid.

Pero la reunión era sobre todo práctica. Luego vino el coaching. "Nos ayuda a reforzar el trabajo en equipo”, dice De Páramo. La encargada es la coach del partido, Maria Àngels Casanovas, que dijo en una entrevista en Público: "Sólo les ayudo a reflejarse en un espejo para que conecten con su esencia, para que encuentren su mejor versión de sí mismos”. Igea, el candidato por Valladolid, dice que ya fue a los jesuitas e hizo mucho ejercicio espiritual: "Esa asignatura la tengo aprobada”.

La tercera sesión del día era de Juan Carlos Girauta, eurodiputado y candidato por Barcelona, y De Páramo. "El objetivo es ratificar los mensajes clave de la campaña”, dice De Páramo. El objetivo es doble: no fallar en los puntos básicos y reforzar la parte emocional y positiva de la campaña de Ciudadanos.

Para cerrar, los candidatos reciben consejos de oratoria, lenguaje no verbal en declaraciones y discursos y manejo de las redes sociales. Domingo Lorenzo, candidato por Castellón, quedó satisfecho: "Tuvimos auténticos profesionales que nos enseñaron mucho cómo saber desenvolvernos en las situaciones y conocer el programa de Ciudadanos”.

La estrella de la jornada de noviembre fue Toni Cantó, que contó su experiencia como diputado de UPyD. La parte principal del resto corrió a cargo de Lula Bueno y Javier Pereira, que llevan asuntos relacionados con las redes y comunicación.

Un punto clave de la formación es cómo sortear preguntas difíciles de periodistas. El politólogo Carles Foguet, que hizo el mismo máster de comunicación política que Lula Bueno en la Universidad Autónoma de Barcelona y ha hecho cursos para otros partidos, explica siempre un chiste de Jaimito: hay un examen de naturales. Entran 100 animales. Jaimito solo se estudia uno, el gusano. Tiene mala suerte y cae el elefante. Pero Jaimito no se amilana y escribe: "El elefante tiene una trompa en forma de gusano. El gusano es un insecto...”

Jaimito hace como deben hacer los políticos, según Foguet: "Tú marcas un carril y ellos en cualquier momento deben saber volver al carril”. Ese es un reto para nuevos políticos. El segundo, según Foguet, es "no tener problemas en seguir un guion” y mantener una línea. "Hay candidatos a quienes les da palo repetirse día tras día", dice Foguet.

De ahí que la humildad sea un mérito indiscutible en política. El tipo de partido que es Ciudadanos, centrado en la figura de su líder y en funcionar en la tele, necesita candidatos fiables como caja de resonancia y que sepan seguir su secuencia de discursos. El mérito es saber entender que hay que ceñirse a un punto de vista preestablecido. Podemos ha preferido el riesgo de que cada uno aprenda por sí mismo. Ciudadanos ha optado por destacar su mensaje y enseñar los trucos de los políticos.