Atletismo

Diputada, psicóloga, fisio... Todos los saltos de Ruth Beitia

La saltadora cántabra ha llegado a la cima planetaria del atletismo sin perder el tiempo fuera del tartán.

Ruth Beitia con su medalla de oro en el Europeo.

Ruth Beitia con su medalla de oro en el Europeo. Reuters

  1. Campeonato de Europa de Atletismo
  2. Atletismo
  3. Ruth Beitia
  4. Salto de altura
  5. Juegos Olímpicos 2016

“¡Lo ha vuelto a hacer, es la mejor!” Esa fue la frase más repetida por los integrantes de la delegación española desplazada a Ámsterdam tras ver cómo Ruth Beitia se proclamaba campeona de Europa por tercera vez consecutiva. Exultante, atendió a los periodistas en la zona mixta del Estadio Olímpico: “Esta medalla me sirve para seguir disfrutando, para seguir siendo feliz”. Ya en el hotel, sus compañeros se peleaban por felicitarla. La capitana radiaba alegría, sabía que acababa de hacer historia, pero sus pies no despegaban del suelo. Todavía quedaba el objetivo más anhelado.

Un mes y medio más tarde, la saltadora cántabra ha vuelto a subir a lo más alto del podio en un Estadio Olímpico, esta vez, al otro lado del Atlántico y en unos Juegos. Río de Janeiro vio cómo volaba más alto que nadie para alcanzar la deseada medalla de oro y hacer realidad el último gran sueño que le quedaba dentro del deporte.

La felicidad es el motor que le da alas a Ruth Beitia. Cuatro años después de anunciar que se retiraba, la pasión que siente por su deporte y la constancia del trabajo diario, le han regalado una segunda juventud impregnada en tintes dorados. De los Juegos de Londres se marchó con un sabor agridulce. Colgó las zapatillas de clavos por unos meses, pero sabía que tenía un reto pendiente en forma de medalla olímpica. Y volvió a la alta competición. Por aquel entonces quedaba una larga travesía hasta la cita de Río, pero disfrutando de cada competición como si fuese la última, la santanderina aterrizó en Brasil en su mejor momento, tanto a nivel emocional, como de resultados. “La vida me ha dado una segunda oportunidad”, repite cada día. Y no la ha desaprovechado.

Atletismo desde bien pequeña

En la familia de Ruth Beitia (Santander, 01/04/1979) siempre se ha respirado la esencia del atletismo. Es la menor de cinco hermanos, todos atletas, al igual que sus padres, unos apasionados del deporte rey -su progenitor fue juez en Barcelona 92- que llevaban a sus hijos a las competiciones a bordo de un Renault 12 familiar. En el maletero de ese coche viajaba una niña flacucha y espigada que ahora copa todas las portadas.

Los primeros pasos de la hoy indiscutible mejor atleta española de todos los tiempos ya apuntaban maneras. Destacaba en las carreras de fondo y de campo a través, pero no fue hasta los once años, edad con la que conoció a Ramón Torralbo, su entrenador de toda la vida, cuando descubrió que su cuerpo estaba predestinado para el salto de altura. Al técnico le llegó un diamante en bruto sin pulir y, 26 años más tarde, su pupila se ha convertido en la atleta nacional más laureada de siempre con trece medallas internacionales.

“Siempre que venía a la pista, Ruth se paraba en la colchoneta donde estaba entrenando su hermano. Le encantaba saltar, tenía mucho tobillo y lo hacía muy bien. Por su tipología, el fondo la abandonó a ella. Ya no tenía la misma facilidad para correr largas distancias y ese fue un momento en el que se centró en otras especialidades. Reunía las condiciones adecuadas para los saltos o las carreras vallas”, cuenta Torralbo.

Beitia franquea el listón durante el Europeo.

Beitia franquea el listón durante el Europeo. Reuters

La humildad es una de las características más palpables en la personalidad de Ruth Beitia. Las temporadas se suceden y la cosecha de metales aumenta paulatinamente, pero desde su círculo más cercano manifiestan que “sigue siendo la misma persona de siempre”. Tanta victoria no ha sido un impedimento para mantener los pies en la tierra.

Esa chiquilla que le llegó a Torralbo con once años es hoy una veterana de 37. La progresión de la saltadora cántabra sería inimaginable sin su preparador, al que define como su “otro 50%”. Ambos se han complementado en el vuelo hasta lo más alto; mientras Ruth crecía como atleta, Ramón lo hacía como entrenador. “Son como padre e hija”, comentan sus allegados.

La saltadora cántabra habla maravillas de su técnico: “Él siempre ha confiado en mí. Me ha enseñado qué es este deporte y valores como saber ganar, saber perder, el compartir, el respetar a los rivales, el compañerismo, el competir, la perseverancia, el esfuerzo… valores que se pueden extrapolar a cualquier aspecto de la vida”.

Disfrutar como única premisa

A lo largo de las últimas fechas, Beitia ha ido repitiendo que ya no se toma el salto de altura como una profesión, sino que ahora se ha convertido en su mayor pasión. Se lo pasa genial saltando. “Disfruto mucho más ahora que en mis inicios. Cuando empiezas, estás madurando, lo pasas peor. Ahora ya estás curada de todo y no hay ninguna presión”.

En una entrevista con EL ESPAÑOL el pasado mes de febrero, la santanderina le ponía título a su vida: “Nunca quiero despertar”. Pero el sueño que está viviendo no es fruto de la casualidad, sino el resultado del sacrificio y entrega en cada sesión de técnica, repetición de sentadilla o tanda de multisaltos. “Siempre le ha encantado el atletismo, tenía las condiciones adecuadas y la fuerza de voluntad necesaria. En las categorías inferiores, aunque el atleta gane medallas, es fundamental demostrar capacidad de esfuerzo. Y Ruth siempre lo ha hecho”, dice Torralbo.

“Ha sido una persona muy centrada a lo largo de su vida”, continúa el técnico, “lo tenía muy claro todo: al principio, disfrutar como cualquier joven; ahora ya lo vive más relajada. Es una líder capaz de ayudar a los demás y sacrificarse por ellos en todo momento”.

“Es la mejor dentro y fuera de la pista”

Para las jóvenes promesas que empiezan a asomar la cabeza entre la élite del atletismo español, la saltadora cántabra es un claro ejemplo a seguir. A Saleta Fernández la acogió con los brazos abiertos. La también saltadora de altura, natural de Monforte de Lemos, que estaba entrenando en el Centro de Tecnificación Deportiva de Pontevedra, necesitaba un cambio de aires para seguir progresando. Y qué mejor que seguir la estela de la gran Ruth Beitia.

“Al llegar, la veía como Beitia, no como Ruth. La veía más como un ídolo. Después, a medida que vas conociendo a la persona más que a la figura, te das cuenta de todo lo que vale. Es una de las personas más grandes que me ha dado el atletismo. Me facilitó su casa, me hizo una más de la familia...”, confiesa Saleta, que ha mostrado una gran mejora esta temporada. “Es una luchadora; hace todo lo que sea por sus compañeros y familiares”.

A los 37 años, ¿cuál es su secreto para estar disfrutando del mejor momento de su carrera deportiva? “Casi siempre se toma una cervecita -Colegiata, artesanal de su tierra, Santander- después de cada entrenamiento para recuperar”, dicen entre risas quienes la conocen bien. Pero uno de sus grandes logros, la ausencia de lesiones graves, se debe, esencialmente, a un constante trabajo preventivo.

“Tiene un gran equilibrio tanto físico como mental. Ella siempre ha estado muy regular alrededor de los dos metros, lo que le ha dado un montón de energía para seguir”, revela su entrenador.

Saleta Fernández, que lleva casi un año entrenando en el grupo de Ramón Torralbo, recalca que la ilusión y la pasión que muestra Ruth por el atletismo, "es el motor que la mueve. La ves entrenando y te preguntas de dónde sacará tanta vitalidad. Da lo máximo en cada sesión. ¡Antes de viajar a Ámsterdam estuvo intentando dos metros!”

Beitia celebra su tercer oro europeo consecutivo.

Beitia celebra su tercer oro europeo consecutivo. Reuters

En una prueba tan psicológica como el salto de altura, donde el deportista se enfrenta a una barra que no puede ser derribada, el atleta tiene un montón de rituales y manías. Ruth habla al listón, le sonríe, le mira de forma desafiante mientras levanta el brazo derecho y mueve los dedos antes de encarar las diez zacandas de la carrera de aproximación. Así una y otra vez, repitiendo siempre el mismo esquema. Antes de competir, la santanderina necesita hablar con su madre, esté en Pekín, en Londres o en Madrid.

Su entrenador Ramón Torralbo cuenta que Ruth es “muy metódica. Desde que se acuesta el día anterior hasta que acaba la competición, lo tiene todo controlado, todo calculado”. Esos rituales le han llevado a sobrevolar los 2,02 metros, su mejor marca personal.

Fisioterapeuta, proyecto de psicóloga... y diputada

Diplomada en Fisioterapia, Técnico en Actividades Físicas y Animación Deportiva y monitora de atletismo, Ruth Beitia no dispone ni de un momento de respiro fuera del tartán. Se levanta a las siete de la mañana y hasta que se acueste. Desde el 2011 es diputada regional por el Partido Popular de Cantabria y ahora se ha matriculado en la carrera de Psicología por la UCAM, una pasión que ha descubierto recientemente y que quiere enfocar al ámbito deportivo.

La santanderina es una de las caras más reconocidas y valoradas del deporte femenino en España. Además, no se corta cuando hay que levantar la voz ante una injusticia. En 2012, el año que la selección de fútbol ganó la segunda Eurocopa consecutiva, los jugadores recibieron una prima de 300.000 euros. Beitia percibió solamente 5.100 euros por su título de campeona continental, aprovechando para lanzar una reflexión sobre si verdaderamente merecía la pena tanto sacrificio para tan poca recompensa.

Beitia también imparte charlas en los colegios a los niños pequeños o a los jóvenes del CAR. Su principal leitmotiv es que hay que disfrutar con el deporte, aunque sin olvidar la obligación de estudiar y formarse académicamente. Cuando diga adiós a las pistas de forma definitiva, no le faltarán ocupaciones.

La venganza de Londres

“Estábamos muy bien para Londres, pero luego no salió como esperábamos, no ganamos medalla”, reflexiona Ramón Torralbo. Los acontecimientos se precipitaron, pero Beitia recapacitó. “Un deportista cuando se tiene que retirar es cuando ya no disputa una final, porque eso significa que ya no estás al nivel. El cuerpo le ha respetado, aunque le costase recuperar un poquito más. Entrena perfectamente, se sacrifica más que nunca y todos hemos visto que fue un acierto que volviese”, dice el técnico.

Beitia saltó 2.00 metros en la capital británica, donde le arrebataron la medalla en el último intento posible. Pero cuatro años más tarde, en Río de Janeiro, la suerte se posicionó de su lado. Con una marca inferior (1.97 metros) se coronó como campeona olímpica empatada con otras tres saltadoras. Su impecable concurso sin cometer un sólo nulo fue decisivo.

Por edad, se puede pensar que los Juegos Olímpicos de Río serán la última gran competición de Ruth Beitia, pero nadie sabe lo que va a pasar después, ni su mismísimo entrenador. “Si quiere seguir, yo estaré encantado. Todavía tiene fondo para saltar un poquito más".