Nuestros Olímpicos

Beitia: “Jamás imaginé que pudiera llegar a estar en otros Juegos”

EL ESPAÑOL entrevistó a Ruth Beitia el pasado mes de febrero, cuando la atleta cántabra y diputada del PP había conquistado la Diamond League en su camino hacia río 2016.

Ruth Beitia, atleta española.

Ruth Beitia, atleta española. Getty Images

  1. Nuestros Olímpicos
  2. Ruth Beitia
  3. Atletismo
  4. Entrevistas
  5. Deportes

Se sigue emocionando con ‘Tesis’, pasa sus días con Jordi Hurtado jugando a ‘Saber y ganar’, escucha ‘Rulo y la Contrabanda’ para alimentar su alma rockera, reproduce ‘Pájaros de Barro’ de Manolo García en el coche –“allí es donde me gusta cantar”, reconoce– y se acurruca en el sofá junto a la cerveza Colegiata, natural de Cantabria. Ruth Beitia (Santander, 1979) abandonó el tartán poco después de concluir los Juegos de Londres, se retiró y volvió poco después sin pensar en que este verano, con 37 años, conquistaría el oro olímpico en Río. Antes de ello, se paró para hablar con EL ESPAÑOL.

¿Qué supone para usted volver a ir a unos Juegos Olímpicos?

Creo que la vida me ha dado un gran regalo. Después de Londres, cuando me retiré, jamás imaginé que pudiera llegar a estar en otros. Ni siquiera que pudiera estar haciendo esta entrevista hablando de ellos. Me siento feliz y me alegro de tener una nueva oportunidad para seguir compitiendo y viviendo un sueño increíble.

¿Está segura de que van a ser sus últimos Juegos? Viniendo de usted, uno nunca se puede fiar…

[Risas]. Evidentemente sí. Iré a los Juegos con 37 años y es imposible que dentro de cuatro pueda estar saltando al mismo nivel o que pueda estar en Tokio. Es mi última oportunidad de cumplir el sueño de conseguir una medalla.

¿Piensa en el futuro?

Cada día. Pero hay que ser consciente de que hay que vivir el presente, el ahora. He sido una privilegiada por volver a entrenar y estoy feliz por ello. Tengo las ganas de siempre y la misma ilusión. Y sobre el futuro, más bien pienso sobre el cercano, sobre los Juegos.

¿Y después de Río?

Las personas de mi alrededor me dicen que no me retire, pero llegará el momento en que me toque hacerlo. Ahora tengo la sensación de que estoy bien, pero quiero retirarme en lo más alto. He visto mucha gente que lo pasa mal. Yo he tenido una vida plena en el atletismo, llevo 30 años en ello y 25-26 junto a Ramón Torralbo, mi entrenador de toda la vida. Creo que nos merecemos dejarlo en lo más alto.

Se podría decir que está usted hecha del mismo material que Michael Jordan y Michael Schumacher pero en versión Hispana. Ellos también se retiraron y después regresaron.

La comparación con Michael Jordan es fantástica porque lo considero un referente deportivo y quizá… Pero bueno, visto así, se podría decir que estamos hechos del mismo material.

¿Es posible que sea por la cerveza Colegiata?

Sí, es posible. La marca es de aquí de Cantabria y es artesana. Me tomo una cada día para recuperarme. Y además es uno de mis patrocinadores. Pero ahí se queda todo. No tengo tiempo para aprender a hacerla por mí misma. El que mucho abarca poco aprieta.

Volviendo al Atletismo, dígame algo sobre estos cuatro momentos de su vida.

1. ¿Su primer recuerdo cuando era niña?

Una pista de atletismo, deporte, una familia llena de ilusión… Yo era la quinta de cinco hermanos y todos hemos sido atletas, así que atletismo.

2. ¿Qué piensa el día que decide retirarse tras Londres 2012?

Pues que empezaba a despertar de un sueño fantástico. De Londres salí con sensaciones agridulces porque me quedé en el cuarto puesto, pero di todo lo que pude y, simplemente, hubo compañeras mejores que yo.

3. ¿Y qué piensa el día que vuelve?

Fui muy feliz y pensé que iba a hacer lo que me gustaba sin ningún tipo de presión, y a partir de ahí todo sumaría.

4. ¿Qué siente el día que gana la medalla de oro en la Diamond League?

Fue un momento increíble porque además estaba mi 50%, que es mi entrenador Ramón Torralbo, y estábamos muy contentos por pasar 25 años juntos y haber conseguido algo tan bonito.

Ruth Beitia, en competición.

Ruth Beitia, en competición. Getty Images

Ahora tiene 36 años y llegará a Río con 37. ¿Qué ha aprendido por el camino?

No es lo que he aprendido, sino todo lo que me queda. Sigo teniendo inquietudes y ganas de seguir progresando, pero todos los valores que me ha enseñado el deporte los puedo usar en el resto de ámbitos de mi vida.

Le doy la oportunidad. Quéjese a los medios por sólo interesarse en el atletismo cada cuatro años…

No es así. Los medios llaman más ahora, pero es verdad que en tiempo de Juegos Olímpicos es como que el fútbol se aparta y hay un seguimiento más exhaustivo. Y también, desde Londres, se habla más de la mujer. Personalmente, no soy usuaria de fútbol cada domingo, pero sí que veo algún partido puntual y a la selección. El tema es que habría que repartir. Y muchas veces es más importante si un jugador ha cambiado de coche o de peinado que una persona que haya ganado el campeonato del mundo, aunque sea en un deporte minoritario. Así que sí, la culpa es de los medios y de rebote de los aficionados que ven fútbol.

He leído que la ha dejado tirada algún patrocinador. ¿Por qué?

Me dejó tirada por vieja. Esos fueron sus argumentos. En algún momento espero que se tire de los pelos.

Hablando de su otra faceta, la de diputada en la oposición por el PP de Cantabria. ¿Cómo lleva lo de vivir sin Gobierno?

Creo que, como todos, estoy expectante por lo que pueda ocurrir. Entiendo que si Europa y Estados Unidos, que son grandes potencias políticas, han visto cómo ha crecido España en los últimos años, pues la gente lo debería ver. Y, por supuesto, apoyo al PP.

¿Qué le preocupa más: la corrupción o el dopaje?

Ambas cosas, dependiendo de la hora del día. Hay un símil claro. Cuando yo estoy haciendo deporte, quiero que todo el mundo esté en igualdad de condiciones y no coja atajos. Y cuando eres político, lo que quieres es que los compañeros no sean corruptos y trabajen por los suyos.

¿Y qué se debe hacer con los que no cumplen las leyes?

Por supuesto, apartarlos. Eso está claro, y así se está haciendo o se está empezando a hacer. Pero como todo en la vida, existe la presunción de inocencia y no se puede hablar a la ligera de estas cosas.

Volviendo a la situación actual. ¿Cómo le suena una conjunción de las fuerzas de izquierdas para formar Gobierno?

Me suena fatal. Nosotros hemos conseguido que un país que estaba al borde del rescate tenga un crecimiento económico importante y, sobre todo, que sea referencia para Alemania o Estados Unidos. Espero que no se carguen todo lo que hemos hecho.

¿Confía algo en Podemos? ¿Cree que pueden aportar algo en el ámbito deportivo?

No confío para nada. Pero, evidentemente, todos pueden aportar algo. Pero creo que lo que se ha hecho esta legislatura ha sido increíble. El CSD ha hecho un trabajo magnífico y, sobre todo, ha crecido el apoyo al deporte y la mujer. Ojalá el partido que siga dé continuidad a todo lo bueno que se ha conseguido.

¿Se ha valorado en su justa medida el trabajo de Rajoy?

La corrupción nos ha hecho mucho daño. Es difícil, pero pasa igual con el deporte. Si yo soy campeona de Europa y doy positivo, pues se va a hablar mucho. Pero si consigo la medalla sin más, pues sólo voy a aparecer en los medios dos o tres días. Aunque estés haciendo que un país crezca, la corrupción te va a dar muchas horas en los medios. Y eso nubla el buen trabajo que se ha hecho.

La última pregunta de política: recomiende a cada uno de los líderes políticos un deporte.

[Risas]. A Rajoy, como sé que le gusta el ciclismo, pues que se ponga a pedalear; a Albert Rivera, lo mandaría a correr una maratón; a Pablo Iglesias lo pondría a navegar, a ver si se va lejos; y a Pedro Sánchez, pues a correr la misma maratón con Rivera.

Hablando por último de sentimientos. ¿A qué huele el tartán?

A emoción e ilusión.

¿Qué le da miedo?

Dejar de ser la persona que soy. Siempre he tenido los pies en la tierra, excepto cuando salto.

¿Qué le da rabia?

El dopaje y la injustica. Cuando la gente hace trampas.

¿Qué le hace feliz?

Mi familia, el deporte, mi trabajo… Y la vida que me ha tocado vivir.

¿A qué sabe el fracaso?

A aprendizaje, a levantarte y seguir adelante.

¿Y la victoria?

También sirve para aprender, pero evidentemente es el reconocimiento al trabajo bien hecho junto a tu entrenador durante todo el año.

Ya la última. Este sábado fueron los Goya. ¿Qué título le pondría a su vida?

Nunca quiero despertar.

Ruth Beitia antes de entrar en competición.

Ruth Beitia antes de entrar en competición. EFE