Chipre

El equipo chipriota que juega con más españoles que Real Madrid y Barcelona juntos

El AEK Larnaca tiene once jugadores nacidos en España en su plantilla, además del entrenador. Este año lucha por la Liga de Chipre, un torneo lleno de españoles, tras unos años formando su proyecto. EL ESPAÑOL habla con sus dos capitanes.

Alineación de un partido del AEK Larnaca.

Alineación de un partido del AEK Larnaca.

  1. Chipre
  2. Larnaca

Larnaca es una pequeña ciudad del este de la también pequeña isla de Chipre. De 72.000 habitantes aproximadamente, a la altura de poblaciones españolas como Ferrol o Majadahonda, es la tercera más grande de todo el país, sólo por detrás de la capital Nicosia y de Limassol. Allí, en Larnaca, lugar en el que se acabó la etapa de Clemente en la selección hace ahora 18 años, está la colonia actual más grande de futbolistas españoles en un solo club de todo el mundo. Sí, en Chipre.

El AEK Larnaca se ha convertido en una especie de destino idílico para futbolistas españoles, donde llegan jugadores de todo tipo en busca de diferentes objetivos. Algunos van allí para acabar de la forma más digna su carrera, ya que sin ser una liga con un gran potencial tampoco está a la altura, millonaria pero intrascendente futbolísticamente, de las ligas de Qatar o América. Otros la utilizan como un trampolín para darse a conocer en ese entorno; otros, los más optimistas, como un paso obligado para crecer y regresar a España. También es una oportunidad más que factible de ganar títulos o, por lo menos, de luchar por ellos. Y, si se da bien, jugar en competiciones europeas. Casi todos llegaron tras pasar por el paro y los programas de reinserción laboral de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Todos, cada uno con un interés distinto, forman la reunión más amplia de jugadores españoles en un mismo club lejos de nuestro país.

Por todas esas razones acaban tantos españoles en Chipre. Y por la buena calidad de vida y su comodidad para compenetrar vida profesional con la personal. Así lo corroboran los capitanes del AEK Larnaca, David Catalá y Ander Murillo, que charlan con EL ESPAÑOL sobre esta aventura chipriota. "La vida en Chipre es muy cómoda. Aquí hay un buen clima, aunque un poco caluroso en verano, pero en invierno hay lugares muy bonitos en las montañas donde nieva y hay cabañas para pasar unos días", cuenta David Catalá, que reconoce que aguantar tantos años en un lugar tan lejano a España es porque su familia, que le acompaña, está feliz: "Mis hijas están encantadas y eso lo hace todo mucho más sencillo. Es un sitio que adoran los niños y los tratan muy bien". Su compañero Ander Murillo comparte opinión: "Hemos sentido a las personas muy cercanas a nosotros, muy agradables. Es un lugar encantador para vivir".

David Catalá, de cara, saluda a Ander Murillo.

David Catalá, de cara, saluda a Ander Murillo.

Aunque mucho tuvieron que ver, ya en el plano futbolístico, las jornadas que la AFE hace en verano con futbolistas sin equipos, especialmente la que hizo con la hornada de 2014. Xavi Roca, director deportivo, se fue allí junto al recién contratado técnico, Thomas Christiansen. En esas fechas acabarían llevándose a muchos de los que hoy forman el núcleo duro del equipo. La situación era la idónea para todos. Para los jugadores, salían del paro y encontraban un nuevo equipo en el que jugar. Para el club, fichaban a jugadores todavía a buen nivel a coste cero. Fue una especie de salida a los peores años de la crisis económica.

Más de la mitad son españoles

El AEK rompe con creces todas los cánones de fútbol nacional y representa la globalización en el fútbol. Siendo de Chipre, sólo tiene siete chipriotas en su plantilla, aunque rara vez juegan de titulares alguno de ellos. En cambio, cuenta con once españoles, los justos para hacer una alineación (aunque tendría trampa, ya que dos son porteros) y son ya varias las ocasiones en las que más de la mitad de los titulares eran españoles. Esto también conlleva el poco apego de jugadores por el club. Pocos sienten el club como estamos más acostumbrados en las grandes ligas de Europa. No hay cultura de club, como tampoco hay canteranos que empiecen en las categorías inferiores y acaben en el primer equipo. Fundado en 1994, se podría decir que el AEK Larnaca es un conglomerado deportivo, ya que además de equipo de fútbol tiene secciones de baloncesto masculino, baloncesto femenino y voleibol femenino.

Con once en la plantilla, lo español no sólo llega a la plantilla. El técnico, también. Es Imanol Idiakez, que hasta junio lideró el intento de ascenso del Lleida a Segunda División, cayendo en la última ronda de los playoffs y por penaltis ante el Sevilla Atlético. Tras ese mal trago decidió hacer las maletas y embarcarse en un proyecto complicado, pero en el que tiene la ventaja de contar con tantos compatriotas, lo que ayuda en la aclimatación. Todo ayuda en Larnaca, ya que está llena de españoles: a los once jugadores, entrenador y cuerpo técnico, se unen otros siete jugadores y el entrenador del otro equipo de la ciudad, el Anorthosis.

Lógicamente, al frente de la plantilla están dos españoles, los mencionados David Catalá y Ander Murillo. "Nunca había pensado jugar muchos años en el extranjero, pero siento que aquí soy muy valorado y disfruto mucho jugando en el AEK", comenta Murillo, ex del Athletic y que desde 2011 milita en el equipo chipriota. En la misma línea se expresa Catalá, que tras pasar por siete equipos españoles se fue a Larnaca en 2012. "A nivel personal me siento muy querido y muy valorado tanto por los seguidores del AEK como por la sociedad chipriota. Soy feliz y mi familia también lo es. No puedo pedir nada más".

Plantilla del AEK Larnaca.

Plantilla del AEK Larnaca. Facebook AEK

A ellos les acompañan dos porteros, Rubén Miño, el titular, que reconoció que Chipre es una vía para regresar al fútbol de élite, y Mikel Saizar; dos defensas, Joan Truyols y Javier Garrido; y cinco centrocampistas, el extremeño 'Tete', Juanma Ortiz, Joan Tomás, Acorán Barrea, que estuvo cinco temporadas en la Ponferradina, y quizá el más reconocido de todos, Jorge Larena, ya con 35 años, y que hace 15 logró el ascenso con Las Palmas y después estuvo tres temporadas en el Atlético de Madrid. Esto lleva a una comparación sencilla. El AEK Larnaca tiene más españoles en su plantilla que, por ejemplo, el Real Madrid y Barcelona (ambos tienen 9). Y a la hora de jugar, también lidera esta estadística el equipo chipriota, que en lo que va de temporada no ha bajado de cinco jugadores en sus onces. Los dos grandes de España jugaron, este último fin de semana, con dos cada uno: Carvajal e Isco en el Real Madrid y Piqué y Busquets en el Barcelona.

Lo llamativo es que esto no es una cosa de un día. La fórmula española en el AEK Larnaca viene creándose en los últimos tres años. De ocho españoles en la temporada 14/15 se pasó a diez en la 15/16 y a once en la actual. Idiakez, además, sustituye a Thomas Christiansen, famoso en la década de los 90 por ser convocado por Clemente para la selección cuando jugaba en Segunda División, para así asegurarse su participación con España. Danés de nacimiento, pero de madre española, Christiansen se marchó este verano al APOEL de Nicosia, el principal equipo del país, tras su brillante labor en el AEK.

La temporada pasada, el AEK Larnaca se clasificó por primera vez para rondas previas de Europa y ahí acabarían viviendo este verano, con permiso de la Copa ganada en 2004, el mayor éxito de su historia. En la penúltima ronda de los playoffs previos para acceder a la Europa League, eliminó al histórico Spartak de Moscú tras ganar 0-1 en la capital rusa. Aquel día el AEK jugó con siete españoles en el once titular (y ningún chipriota), algo que equipos como el Barcelona o Real Madrid ya ni llegan. Dos semanas después acabarían eliminados tras perder 3-0 ante el Slovan Liberec esloveno y quedándose así a las puertas de la Europa League y su primera participación en Europa.

Los jugadores del AEK celebran su histórica visita en Moscú.

Los jugadores del AEK celebran su histórica visita en Moscú. UEFA

Y eso es a lo que aspiran ahora. Vienen años ya tratando de tú a tú al indiscutible favorito, el APOEL de Nicosia, campeón de siete de las últimas diez ligas y principal culpable de la exportación del fútbol chipriota por Europa: han participado en la Champions League los últimos tres años y en 2012 llegaron a cuartos, donde cayeron ante el Madrid de Mourinho. El 0-3 de los blancos sigue siendo, a pesar de la goleada, la visita mas ilustre que ha tenido la Chipre futbolera en toda su historia. El actual APOEL, como no podía ser de otra forma, también cuenta con españoles, tres en este caso, Iñaki Astiz, Roberto Lago y Andrea Orlandi, ademas de su técnico, el mencionado Thomas Christiansen.

Esta temporada, el AEK Larnaca ha arrancado como un tiro, no ha perdido ningún partido y solo ha recibido un gol que, cosas del destino, fue obra de un español, el canario Airam Cabrera del Anorthosis, el equipo de más rivalidad para el AEK porque comparten ciudad, aunque éstos son naturales de Famagusta, pero se trasladaron a Larnaca tras la invasión turca de Chipre. En el Anorthosis también hay bastantes españoles: Alberto Aguilar, Chus Herrero, Iñigo Calderón, José Antonio Ríos, Rayo, Airam Cabrera y el más conocido y ex del Getafe, Adrián Colunga. El técnico, el murciano Antonio Puche. En total, son 29 los españoles en Chipre: once en el AEK, siete en el Anorthosis, tres en el APOEL y Doxa, dos en el Nea Salamina y uno en el Apollon, Aris Limassol y Ermis.

El AEK, Anorthosis y APOEL han traído una mayor repercusión, aunque sigue siendo mínima, del fútbol chipriota en Europa y concretamente en España, donde Chipre sigue siendo asimilada al adiós de la etapa de Clemente en la selección, tras la sonrojante derrota, una de las más humillantes en la historia de la selección, en septiembre de 1998. Y ese partido se jugó, precisamente, en Larnaca. Aquella selección que se 'cargó' a Clemente sigue siendo hoy una 'cenicienta', que ni aprovecha la ampliación a 24 de los equipos en la Eurocopa, ya que no cuenta con ningún jugador de primer nivel. Su liga crece, pero su selección no, principalmente debido a que los equipos punteros apenas juegan con chipriotas.

"Es un campeonato cada vez más competitivo y nuestro equipo está creciendo cada año. Podemos decir con orgullo que podemos estar luchando por el título", comenta Catalá. "Evidentemente no es el nivel de otras grandes ligas, pero hay buenos futbolistas y altos presupuestos. El AEK está creciendo tanto social como económicamente y ya competimos por ganar el título", añade Murillo. El cambio, según este último, se debe a la entrada del nuevo presidente hace dos años. "Vino con una mentalidad ganadora y poder económico que hizo ponernos las pilas y darnos cuenta que podíamos competir con los más grandes. Y así fue". Además, representando el buen momento, en pocos meses se abrirá el nuevo estadio, el AEK Arena. 

Este lunes, el AEK Larnaca goleó en su recinto, el coqueto GSZ Stadium, en el que caben 13.000 personas, al Aris en la séptima jornada de Liga (4-0). Jugo con ¡ocho españoles! Rubén Miño, Acoran, David Catalá, Garrido, Jorge Larena, Ander Murillo, Ortiz y Joan Tomas. Todavía no conoce ni la derrota ni el empate. Lo ha ganado todo y es líder. Junto al APOEL y el Limassol luchan por una liga que después se decide en playoffs, a lo baloncesto en España. Hacen una liga regular para después decidirlo todo en el uno contra otro. Lo hará con la colonia española más amplía de toda Europa. Es el AEK Larnaca, con sede en Chipre y corazón en España.