Eurocopa de Fútbol 2016

¿Por qué España va con Irlanda (además de por una mano injusta)?

A la Roja le beneficia una posible victoria de Eire para quitarse a un rival directo por la Eurocopa. 

Henry le da con la mano.

Henry le da con la mano. Captura de pantalla

18 de noviembre de 2009. A priori, una fecha cualquiera; a posteriori, un recuerdo ingrato para la afición irlandesa. Aquel día, ellos se quedaron sin una clasificación para el Mundial injustamente. Venían de caer derrotados contra Francia en Dublín (0-1, gol de Anelka) en el primer partido de la repesca, pero acudieron dispuestos a darle la vuelta a la eliminatoria en París. Y lo cierto es que estuvieron cerca: Roy Keane inauguró el marcador y mandó el partido a la prórroga. Sin embargo, aquel empeño quedó en nada. Henry, en el minuto 103 de la prórroga, ayudándose con la mano, habilitó a William Gallas para que éste hiciera el empate (1-1) y clasificara al conjunto entonces dirigido por Raymond Domenech para el Mundial de Sudáfrica 2010. Entonces, claro, nadie imaginaría que ambas selecciones se enfrentarían de nuevo en esta Eurocopa con Francia como anfitriona y, obviamente, con cuentas pendientes aún por resolver.

Aquel partido, ahora, vuelve a estar en boca de todos. Francia intentó apagar el fuego y, para evitar que el asunto fuese a los tribunales -y también una posible repetición del encuentro-, extendió un cheque de cinco millones de euros a la Federación irlandesa. Y, con eso, al menos en principio, silenció a todos. Sin embargo, ahora todo eso da igual. República de Irlanda tratará de tomarse su revancha. Y, obviamente, lo hará con el apoyo de toda Europa y también de España. Los motivos: caen simpáticos, son la mejor afición del torneo, tienen un entrenador de esos que atraen…

ESPAÑA SE QUITA A UN RIVAL DIRECTO

España, tras su derrota contra Croacia (2-1), se complicó la vida. Eso está claro. A partir de ahí, en su camino hacia la final, le esperan, por orden, y si todo sigue el guión previamente establecido: Italia, Alemania y Francia, con la que se vería las caras en semifinales. Por tanto, tampoco hace falta saber mucho de fútbol para estar de acuerdo en que a la Roja le beneficiaría una posible clasificación de Eire. Eso sí, con cuidado: la selección dirigida por Martin O’Neill ha llegado a octavos con un balance de una derrota ante Bélgica (3-0), un empate frente a Suecia (1-1) y una victoria en la última jornada contra Italia (0-1).

TODOS QUIEREN TOMARSE UNA PINTA CON MARTIN O’NEILL

Al contrario que Deschamps, demasiado antipático habitualmente, Martin O’Neill, el seleccionador de Eire, cae bien. Y es imposible que no sea así. Puede que sean sus gafitas o las solapas del polo que acostumbra a llevar levantadas. Da igual. Él, norirlandés de nacimiento, es el mediano de nueve hermanos (cuatro mujeres y cuatro hombres), es católico -muy al contrario que la mayoría de sus jugadores- y odia las zapatillas de colores.

A sus 64 años, además, su única aspiración es la de entrenar, divertirse y tomarse el té. Es decir, disfrutar de lo que ha sido su profesión, el fútbol, deporte que le ha dado todo. Inclusive dos Copas de Europa con el Nottingham Forest de Brian Clough e infinidad de aventuras en los banquillos (Norwich, Leicester, Aston Villa, Celtic…). Ahora, con la posibilidad de perpetrar la venganza contra Francia.

Un técnico con el que, por cierto, también se puede hablar del Brexit. Incluso de bromear, tal y como hizo cuando le preguntaron en rueda de prensa: “No va a tener ningún impacto en el once de mañana. En lo que a mí respecta, cometí un error, olvidé votar por correo, pero eso no tendrá impacto en el partido”. En definitiva, quién no querría tomarse una pinta con él.

SON LA MEJOR AFICIÓN DE LA EURO

Esto se puede discutir, pero hay algo que está claro: la afición de la República de Irlanda -autodenominada “la mejor del mundo”- ha sido una de las que más ha sorprendido en esta Eurocopa. Entre sus hazañas: echarle monedas a un conductor al que un aficionado anteriormente le había abollado el coche. Como prueba, este vídeo.

En una Eurocopa marcada por los incidentes y los hooligans, varios gestos han hecho que muchos consideren que la afición de República de Irlanda sea considerada la mejor de la Euro. Entre ellos, limpiar los restos después de beber o cantarle el ‘Our father’ a una monja. Lo dicho: ¿Quién no quiere que estos seguidores sigan en la Euro?

El ‘Messi’ (o Wessi) irlandés tiene 34 años

Wes Hoolahan fue considerado por muchos el futuro Messi (o Wessi, así lo han llamado por su nombre) irlandés. Sin embargo, como tantos otros, se quedó por el camino. Eso no quiere decir que haya sido un mal jugador. Muy al contrario, ha jugado en la Premier League con su último equipo, el Norwich City. Y ahora, además, se ha convertido en el héroe de su selección en esta Eurocopa: marcó el primer gol ante Suecia en el primer partido (1-1) y dio el centro a Brady en la victoria contra Italia (0-1). Es decir, a pesar de los años, ha conseguido convertirse en un jugador determinante para su selección.

Por las pintas, los ‘Leicester’ que están por venir y un ‘Maracanazo’ a la francesa

En definitiva, porque el fútbol merece nuevos actores. Y el público, en general, tiende a simpatizar con los más débiles (sin entrar en que el español medio no tiene demasiado ‘feeling’ con los franceses). Por tanto, por las pintas -muy del agrado de cualquiera, máxime ahora en verano-, por creer que puede existir un ‘Leicester’ en esta Eurocopa -sí es que Gales no lo es ya- y, sobre todo, porque una victoria de la República de Irlanda en Francia sería un ‘Maracanazo’ en toda regla. Y eso, al fin y al cabo, siempre es un aliciente -excepto, obviamente, para los franceses-.