Arqueología

Un sarcófago faraónico intacto, hallado en Luxor por españoles

La tumba de un sacerdote del dios Amón Ra, de hace unos 3.000 años, salió a la luz intacta en la antigua Tebas.

El sarcófago de un sacerdote del dios Amón Ra.

El sarcófago de un sacerdote del dios Amón Ra.

  1. Hallazgos arqueológicos
  2. Antiguo Egipto
  3. Arqueología
  4. Restos arqueológicos
  5. Yacimientos arqueológicos
  6. Pirámides
  7. Patrimonio cultural
  8. Egipto

La tumba de un sacerdote del dios Amón Ra, de hace unos 3.000 años, salió a la luz intacta en la antigua Tebas (actual Luxor) gracias a las excavaciones de una misión española, que permitirán desentrañar los misterios sobre las prácticas funerarias de la época. Se trata de "un hallazgo digno de los inicios de la arqueología", aseguró a Efe el director de la misión, Francisco Martín Valentín, tras la apertura oficial del enterramiento en la ciudad meridional egipcia de Luxor.

Las numerosas excavaciones realizadas en Tebas desde el siglo XIX hacen que cada vez sea más complicado encontrar un enterramiento intacto y es frecuente que el sarcófago esté vacío, sin la momia. Lo mismo no pasó con Anj ef Jonsu, escriba de la ofrendas del dios Amón Ra en el emblemático templo de Karnak, cuyo descubrimiento transportó a los expertos españoles por un tiempo a los albores de la arqueología.

El sarcófago de Anj ef Jonsu se encuentra en un excelente estado de conservación y posee una rica policromía

"Es difícil encontrar tumbas y sarcófagos intactos. Son acontecimientos históricos, muy relevantes", subrayó Valentín, aludiendo a que en el siglo XIX era más habitual este tipo hallazgos. El sarcófago de Anj ef Jonsu se encuentra en un excelente estado de conservación y posee una rica policromía, que representa escenas del sacerdote adorando a diferentes dioses como Osiris, Anubis, Nefertum o la diosa Vaca Hat Hor.

"Es magnífico", dijo Valentín, que al mando de la misión del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto realiza su séptima campaña arqueológica en Luxor. Un total de 28 profesionales, entre ellos egiptólogos, arqueólogos, restauradores, antropólogos, arquitectos y epigrafistas, trabajan este año en la tumba del visir Amen Hotep Huy, la más grande de la necrópolis tebana. Fue durante unas excavaciones en la zona noroccidental del patio de este enterramiento donde el pasado día 18 los expertos españoles dieron con el sarcófago de Anj ef Jonsu.

Escritura jeroglífica 

"Hacia las 11:30 de la mañana descubrimos que había un hueco de unos dos metros de longitud y encontramos que en la roca madre de la tumba del visir habían excavado un enterramiento antropomorfo", relató Valentín. Levantaron las losas de piedra y hallaron el sarcófago, que ahora debe ser estudiado y restaurado por el equipo español para posteriormente ser exhibido en un museo.

En la apertura de la tumba, este viernes, estuvo presente el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, quien destacó las "buenas condiciones y estado de conservación" del sarcófago. Por su parte, el presidente de la Dirección Suprema de Antigüedades, Sultan Eid, explicó en un comunicado que el ataúd de madera está decorado con escritura jeroglífica y representa al sacerdote con una barba trenzada, los brazos cruzados sobre el pecho y en cada mano una flor de papiro.

Su descubrimiento va a proporcionar muchas informaciones sobre las prácticas funerarias de la época

Anj ef Jonsu vivió en la ciudad de Tebas durante la dinastía XXII, hacia el año 900 a. C., y como escriba y miembro del clero del dios Amón Ra en el templo de Karnak se dedicaba a contabilizar las ofrendas divinas, explica el arqueólogo español. En aquella época, Tebas era un Estado teocrático que controlaba Egipto en colaboración con los faraones libios, que tenían su capital y residencia en el norte del país. "Hubo un incremento del número de sacerdotes, que normalmente eran de origen libio", según Valentín, que apuntó que estos religiosos se enterraban de "forma distinta" cubriendo, por ejemplo, la tumba con losas de piedra.

Buscaban un sitio de prestigio, como la tumba del visir Amen Hotep Huy, y un rincón para que el sarcófago estuviera cerca de un muro del templo o de otro enterramiento de importancia. Gracias tanto a que el enterramiento está intacto como a las particularidades de este sarcófago, su descubrimiento va a proporcionar "muchas informaciones sobre las prácticas funerarias de la época", agregó el experto español.

Gobernador de Egipto

Mientras tanto, continuarán las excavaciones en el patio de la tumba del visir Amen Hotep Huy, que fue gobernador de Egipto durante los reinados de Amen Hotep III y Amen Hotep IV. Ubicado en el área de Al Asasif en la ciudad de Luxor, el patio es tan grande que fue usado como necrópolis durante unos 200 años. En él, la misión española encabezada por Valentín y Teresa Bedman, hallaron en 2014 el sarcófago y la momia de una cantora (sacerdotisa) del dios Amón, de hace unos 3.000 años.

La misión comenzó este año el 7 de octubre y se prolongará hasta mediados de diciembre, centrada en excavar junto a la fachada de la capilla, en un área de unos 18 por 50 metros. Los expertos españoles no dudan del potencial de esta zona y vaticinan que antes del fin de la misión puede haber "más resultados y sorpresas".