Entrevista al cómico

Carlos Areces: "En los ochenta nos pasábamos a Franco por el coño"

"Las burradas que dice la Iglesia no tienen excusa artística: sólo les ampara su sotana" / "A la gente se la suda que le roben si lo haces con corbata" /"Rajoy dice 'Je suis Charlie' pero no 'Je suis El Jueves'" / "Me gustaría interpretar a Montoro: es como el sirviente de Frankenstein".

Carlos Areces.

Carlos Areces.

España necesita un dictador como Carlos Areces (Madrid, 1976). Hay quien dice que tiene hasta la misma caída de ojos que Franco. Es el actor que más veces ha interpretado al caudillo, pero él puede ser lo que quiera, porque se desdobla con una facilidad insultante: bestia de la interpretación, cantante irreverente -de no haber sido Ojete Calor, le hubiese gustado ser Raphael- y dibujante en estado de gracia. Balada triste de trompeta, La hora chanante y Chechu se caga de miedo. Brillante y caleidoscópico. Areces todo lo puede.

Devora libros de Miguel Noguera, bebe vino blanco y no enciende la hornilla. Es un outsider de las redes sociales y un animal del centro de Madrid aunque viva en Carabanchel. Una vez le vetaron en los Goya por negarse a que controlaran su intervención. Inventa palabras mágicas, como "delgorda" o "feapa". Hila finísimo, se ríe a carcajada limpia. Parece, sobre todo, un hombre libre. Hablando con él se hace de noche. 

¿"Todos roban" es el nuevo "el rey es campechano", como cantáis en 0,60?

Por supuesto. Todos roban no, los que han tenido oportunidad hasta ahora han robado. Hay gente que no ha tenido oportunidad de hacerlo, con lo cual, lo siento, no vamos a meterlos en el saco todavía. Sí que creo que es muy difícil que un partido quede libre completamente de corrupción, porque la corrupción es inherente al ser humano. La historia ya no es que un partido sea corrupto o no, sino si favorece la corrupción o favorece el atajarla. ¿Qué hacen con la gente implicada en casos de corrupción mientras están siendo juzgados o cuando ya han sido juzgados? Eso es lo verdaderamente importante. Y, desde luego, borrar 27 veces un disco duro, no me parece la actitud más ideal para hacerme pensar que están combatiendo la corrupción.

"Luis, sé fuerte".

(Risas). Oye, ¿cuántas evidencias necesitamos? A la gente se la suda que le roben siempre y cuando lo hagas con corbata. Es la conclusión a la que yo he llegado: si no, la situación que tenemos en España sería impensable. Lo que está claro es que con una chaqueta de pana no robas igual. De hecho, lo primero que hizo el PSOE al llegar al gobierno fue deshacerse de todas las americanas con coderas que tenía.

¿Por qué Rajoy aún no sabe inglés?

Bueno, Rajoy no es el único que no sabe inglés. Tenemos una larga trayectoria de presidentes... es alucinante, ¿no? Me pregunto cuál es la titulación necesaria. ¿Hay algún requisito para ser presidente del gobierno? Vamos, yo no creo que el inglés sea requisito indispensable para ser buen presidente, pero en una sociedad en la que los requisitos para cualquier gilipollez cada vez son más académicos y más estrictos, me parece especialmente insultante que la persona que está dirigiendo los destinos de los ciudadanos no tenga una cosa tan básica como es un poco de conocimiento de inglés. Cosa que sólo disculpo en casos atroces como por ejemplo Ana Botella. Porque por lo menos da lugar a grandes parodias. O a canciones maravillosas.

¿Quién decide el sentido del humor de la Fiscalía?

Un mono con chistera. Clarísimo.

¿Sobre qué temas hay que morderse la lengua para no acabar en la cárcel?

¿Ahora? Sobre casi cualquier cosa, sobre todos los que molestan. Pero yo confío en que no terminen en la cárcel: Valtónyc, Cassandra, Strawberry... Una canción para mí, en el espectro artístico, no se diferencia de una película. Que tú amenaces en una canción no significa que vayas a cumplir tus amenazas, igual que que tú amenaces en una película no quiere decir nada. En cualquier caso, sería interesante dar a la gente que incluye amenazas... quiero decir, amenazas a gente que no está en riesgo de exclusión social. Para mí no es lo mismo hablar de los inmigrantes o hablar de los pobres que de los Borbones, Felipe González, Urdangarín, Rajoy... no es lo mismo. Mucho menos cuando sabes que está dentro de un contexto artístico.

En todo caso (retoma) estaría bien darles la misma libertad para que digan burradas que la que tienen los miembros de la Iglesia diciendo cosas como las que leí ayer en un recopilatorio de frases... frases como "hay veces que las niñas son las que van buscando el abuso". ¿Por qué esa gente no está en la cárcel? Sinceramente, yo creo que no deberían estar en la cárcel, pero evidentemente, tampoco los otros, ¿sabes? Y a ellos sí que no les ampara ningún tipo de excusa artística. Lo único que les ampara es su sotana.

El Payaso Triste en Balada triste de trompeta acabó convirtiéndose en Payaso Vengador. ¿Por qué no ha pasado eso en la España republicana, nunca resarcida en su memoria histórica?

(Risas). A ver, si ahora mismo se están pidiendo cosas que son de cajón. Hay gente a la que le parece que pedir necesidades mínimas para el ser humano -como saber dónde están enterrados sus abuelos o que no haya asociaciones que lleven el nombre de un dictador financiadas en parte con dinero público- es revanchismo. Depende de a quién le preguntes, claro. A mí me parece que es es normal. Al menos en Argentina hubo un juicio público que les identificaba como a los malos.

Carlos Areces.

Carlos Areces.

Si aquí se hiciera un juicio público, ¿quién caería?

Probablemente pasaría lo que pasó en Argentina, que al final se haría una amnistía para que nadie fuese responsable de nada, pero no hemos tenido ni un mínimo proceso judicial que indique que eso son crímenes. A mí me sorprende la de ampollas que sigue levantando esto cuando cada vez está más lejos, y parece que levanta más ampollas ahora que antes.

Porque sigue habiendo dos bandos.

Sí, parece que sí. Pero vamos a ver, ¿los dos bandos que hay ahora serán los mismos que había antes? Porque pienso también en muchos cambios y en muchas propuestas que ahora mismo trae la izquierda que no eran típicas de la izquierda de la República. Como el aborto, el matrimonio homosexual, la ley de adopciones... quiero decir, que se ha ampliado. Tú dile a un republicano del año 37 que se signifique por la causa homosexual. Evidentemente ha habido una evolución de pensamiento y yo me alegro. Pero me pregunto si la derecha habrá evolucionado también, porque a mí me parece que siguen pidiendo lo mismo que pedían hace cien años.

Tú eres el gran Franco de la escena española.

Sí. No creo que haya nadie que lo haya interpretado en ficciones diferentes más que yo. Cinco veces.

En La Reina de España, al final, Penélope Cruz le dice a tu personaje: "Lo que usted diga me lo paso yo por el coño". ¿Es verdad eso de que ya nos pasamos a Franco por el coño?

Pues hombre, evidentemente menos de lo que a mí me gustaría. A mí me gustaría pasarme a Franco por el coño tanto como te puedes pasar por el coño a cualquier otro dictador, de Europa o de fuera. No nos pasamos a Franco por el coño: el otro día leí una noticia de que el PP volvía a poner una placa franquista en no sé dónde. Evidentemente, no nos lo pasamos por el coño. Ojalá nos lo pasáramos por el coño ya, que ya es hora. Nos lo pasábamos por el coño en los ochenta, bastante más.

Es verdad que parece que en La Movida se vivió un aperturismo y parece que ahora hay un retroceso.

A mí también me da esa sensación, y la única explicación que tengo es que las fuerzas contradictorias que hacen que la cosa avance tienen que ir superponiéndose unas a otras. Va por ciclos. Las películas que hizo Pedro Almodóvar en los ochenta hoy en día serían películas impensables.

Decía Agustín Almodóvar que hacer La Ley del Deseo hoy sería aún más difícil.

Pues mira. Yo ahora estoy pensando en películas como Pepi, Luci, Bom en las que dos de las tres protagonistas mantienen una relación sadomaso porque a una de ellas le gusta que le peguen, ¿sabes? Y al final de la película vuelve con su marido porque su marido le pega mejores palizas. Yo me alegro de que eso se haya podido hacer en los ochenta, de que quede constancia de que había otra manera de entender la vida y otra manera de entender el humor, y había temas que por sensibilidad pública se podían abordar de una forma mucho más salvaje.

En Qué he hecho yo para merecer esto, el personaje de Carmen Maura regala a uno de sus hijos al dentista porque ya no tiene para mantenerlo, entonces el dentista es un pederasta y así cierran una de las historias. El caso de Entre tinieblas, donde las monjas se drogaban, se chutaban y tenían relaciones lésbicas... quiero decir, es que es tan fuerte que en los ochenta se pudiera hacer eso y ahora haya estado a punto de ir a juicio el ganador del festival del Carnaval de Drag Queens de Canarias por disfrazarse. Es tan fuerte. Evidentemente, estamos sufriendo un retroceso. También por las redes sociales.

¿Cómo afectan?

La mayoría de la gente encausada por hacer chistes, ha sido por hacer chistes en redes sociales. Los chistes pueden ser de mal gusto, no te lo niego, pero el mal gusto tampoco es delito. Yo me niego a que cualquier comentario escrito en Twitter tenga la validez de una declaración jurada en estrado.

Al final, lo triste es que todo depende del número de gente a la que ofendas y al poder que estos ostenten. Eso es lo verdaderamente peligroso. El tema de la libertad de los chistes me fascina. Cuando Farruquito mató por error, atropelló a una persona con resultado de muerte, el mismo día cualquier programa de humor hacía chistes del tema. Quizá hoy ya no se daría, pero en aquel momento a nadie le escandalizó que se hicieran chistes sobre Farruquito: "Farruquito ha montado una autoescuela". Eso lo he visto en programas de humor muy blanco y nadie se rasgaba las vestiduras. Sin embargo, Nacho [Vigalondo] no puede hacer un chiste sobre unos acontecimientos que tuvieron lugar hace 70 años.

Por no hablar de Carrero Blanco.

Por no hablar de Carrero Blanco. Claro. Es que, siguiendo el mismo rasero, la viuda de la persona atropellada por Farruquito tiene el mismo derecho a que ese tema no se trate con humor. Sin embargo, nadie no se lo planteó. Porque era una persona y además no hizo revuelo. Si hasta José Mota se ha convertido en un cómico contracultural por un chiste de un enfermo terminal que acudía a un médico, cualquier cosa puede ocurrir.

Otro caso. La portada de El Jueves que fue censurada, que además ha habido un juicio por ello y que ese juicio lo perdieron los dibujantes. Hubo una multa de 3.000 euros a cada uno con penas de cárcel que evidentemente no se llegaron a cumplir. Digitalmente, la portada aparece el lunes. El miércoles sale la revista. No hubo ningún tipo de debate social. El jueves, la portada la sacan en Aquí hay tomate y el viernes la policía pide que se incauten todos los ejemplares que se han distribuido. Hay una revista mucho más salvaje que El Jueves que se llama Tmeo y que ha hecho portadas mucho más fuertes, pero es mucho más minoritaria. Yo abogo porque no haya censura, pero es que lo peor de todo es que estamos viendo que se da un doble rasero. Ya te digo, no es lo mismo la viuda de la víctima de Farruquito que la de Carrero Blanco.

Carlos Areces.

Carlos Areces.

Aunque tampoco fue la viuda de Carrero Blanco la que levantó todo esto, ni siquiera sus familiares. Pero está claro que es una artimaña legal absurda para llegar a otro contexto: "No queremos que se toquen las figuras franquistas". Nadie piensa que "víctima de ETA...", quiero decir, no, formaba parte de unrégimen dictatorial que causó no sé qué número de víctimas, pero vamos, probablemente más que ETA, y sin embargo a ellos no se les ha juzgado nunca. Que es una cosa que también me parece un debate muy curioso. ¿Tú te imaginas que una mujer violada llegue a juicio y le diga el fiscal "no, es que ahora, reabrir el pasado... mejor usted siga con su vida y olvídelo todo". O a una víctima de ETA. ¿Te imaginas que vaya a juicio y le digan que es mejor pasar página? ¿Es que alguien se piensa que esas heridas están cerradas?

Pienso una cosa, volviendo al tema de la libertad de expresión. Cuando pasó lo de Charlie Hebdo, estaba Rajoy en primera fila pidiendo libertad de expresión para poder hacer chistes. ¿Je suis Charlie Hebdo pero Je ne suis Cassandra?

Je ne suis Strawberry.

Je ne suis Los de El Jueves. Manel y Guillermo. ¿Qué pasa con ellos? ¿Sólo pedimos libertad de expresión cuando la represión es a ese nivel de brutal? Entonces tampoco están defendiendo la libertad de expresón. Están diciendo "un momento, no queremos que los matéis, pero sí queremos que vayan a la cárcel". ¿O es que sólo nos molestan cuando nos tocan a nosotros? La monarquía, las vírgenes, pero no Mahoma, que eso nos la suda. ¿Cómo se puede ser tan sumamente cínico?

Hablábamos de Franco y te quería preguntar a qué político actual vivo y malo te gustaría interpretar.

(Risas). A Montoro. Lo veo claramente como un pequeño Igor, el sirviente del doctor Frankenstein.

Después del veto en los Goya, ¿los presentarías si te dejaran decir lo que quisieras?

No implicaría nada presentarlos, porque ya no queda ningún responsable de toda la gente que pudo ser responsable de aquello. Creo que fue una decisión unilateral tomada en aquel momento, en caliente, de una persona. Lo que me dolió es que no hubiese ninguna respuesta por parte de la Academia, unas mínimas disculpas...

Este año, lo primero que dijo Dani Rovira es que no iba a haber menciones políticas en los Goya. ¿Están siendo cobardes?

Evidentemente, creo que hay una serie de directrices que se han aplicado a los últimos Goya con la intención clara de no molestar. Hay un retroceso. ¿Cuándo empieza el desamor de una parte de la sociedad con el cine español? Que no es con el cine español, es con la industria española. A raíz del "no a la guerra". A mí los Goya de ese año me emocionan. De repente veo una voluntad de protesta como no había visto hasta entonces. Pero es llamativo que cuando se plantea el problema de las subvenciones a cultura sea a raíz de ese momento concreto. Es un debate absurdo: la obligación de un gobierno es, el dinero que recauda, distribuirlo en la industria de su propio país. El dinero que recaudan no es para quedárselo ellos, aunque algunos se han pensado que sí. Cuando alguien te viene con el rollo de que el cine no debería ser subvencionado, ya sabes que no está hablando de cine, está hablando de otra cosa. Lo que te está diciendo "es que yo con Franco vivía mejor", claramente. No, miento, es "no quiero que la gente que piensa diferente a mí pueda hablar". Eso está diciendo.

Interpretación de Pedro San Antón en Spanish Movie. ¿Por qué cada vez hay que tener más cuidado cuando se hace humor sobre personas discapacitadas?

A ver, ¿qué pasa con los temas tabú? Defiendo el derecho para hacer humor sobre minusvalías, pero también sobre pederastia, violaciones y asesinatos. No quiere decir que todos me vayan a hacer gracia, pero creo que no deberían ser enjuiciados legalmente. En el caso de los minusváldos, como en el caso de cualquier minoría, a mí siempre me ha parecido que dejarles fuera del espectro del humor es la verdadera marginación. En el fondo, lo que estás articulando es "no me voy a meter con él porque bastante tiene con lo que tiene". Es una exclusión, una discriminación.

Carlos Areces.

Carlos Areces.

Hay que reírse de las particularidades que todos tenemos, hay que aceptar que todos somos idiotas, como hacen en Padre de familia, una serie de la que no soy muy fan. Hay algunos de sus chistes que me dejan la sonrisa congelada, pero es un universo de idiotas en el que nadie señala a un minusválido y se ríe de él, sino que le invita a reírse con él. No me parece un chiste de mariquitas contado por Arévalo en los setenta, donde tú, como persona heterosexual, estás señalando "esta manera de ser es graciosa". Mira, yo no he ido a ver el show de Arévalo y Bertín Osborne.

¿Por qué?

Yo soy muy consumidor de estas cosas, me encanta cuando una experiencia teatral te transporta en el tiempo a través de un agujero de gusano. Pero me dijeron unos amigos que no lo habían disfrutado, que los chistes estaban claramente enfocados desde el punto de vista de un exitoso y atractivo hombre heterosexual, que hacía chistes incluso de que cuando va a Telecinco tiene que ir con un tapón en el culo. Yo no lo he comprobado, pero me lo creo de los que me lo han dicho. Claro, ahí no te estás riendo de tu particularidad y la particularidad de todos o estás aceptando que todos podamos ser idiotas. Estás diciendo "lo gracioso es cómo me enfrento yo, que soy una persona normal, a una persona que tiene un comportamiento que yo considero no normal, y cuento con vuestra complicidad porque pensáis igual que yo". Con todo, tampoco creo que deba ser censurado, pero creo que conviene señalarlo: está perpetuando un estereotipo.

También te digo que últimamente hay una especie de entrar a valorar chistes antiguos con los criterios de hoy, y eso tampoco me parece justo. Hace poco vi que le hacían una entrevista a Millán Salcedo y veían con él el sketch famoso de "mi marido me pega". Le dijeron: ¿quieres pedir perdón a la gente?, y él se vio obligado a decir que sí, que lo sentía mucho. Me pareció una cosa terrible. La pregunta dejaba sobre sus espaldas el peso de que a nosotros nos hiciera gracia. ¿No deberíamos ser nosotros los que pidiéramos perdón por habernos reído? En ese momento, el sketch no levantó el más mínimo sarpullido en la opinión pública. Siempre se lo pedían por la calle. Pedirle a él o a Arévalo que se hagan responsables... sus chistes no eran más que el reflejo del sentir popular de aquella época.

"Delgorda" y "feapa". ¿Saltaría hoy el feminismo por estos términos?

Me hace mucha gracia, porque por "delgorda" y "feapa" nunca nos han dicho nada, pero tenemos un amigo que da clases en un instituto y les puso otra, la de Tonta gilipó. A las chicas les pareció muy machista. Si nosotros tenemos muchas canciones en femenino es porque nosotros, como personajes, adoptamos el rol de adolescenta, de quinceañera rodeada de sus amigas. Tú eres tontagilipó, tú eres delgorda, tú eres feapa. En cualquier caso, es una buena muestra de lo superficial que puede llegar a ser el análisis. Yo creo que insultar a una mujer no es machista. Es machista hacer un común denominador de las aptitudes de todo un género. Vi que entrevistaste a Tu madre es puta. Yo creo que es machista llevar a una conocida presentadora o escritora a un programa de entrevistas y hacer continuas alusiones a su físico...

Estás hablando de Pablo Motos, ¿no?

No he visto esa entrevista de la que tanto he oído hablar, pero, en cualquier caso, no creo que haya sido el único ni el primero. Pues eso me parece machista y sin embargo la canción de Tu madre es puta que dice textualmente "mi novia es la mujer perfecta, su único defecto es que no está muerta", eso no, ¿por qué? Porque es evidente para cualquiera que vea el contenido del grupo que el valor que tienen esas declaraciones son ganas de molestar. No hay mensaje mínimamente real. Sólo ponen en un altavoz lo que saben que no se puede decir. Y a mí me hacen mucha gracia.

Chechu se caga de miedo. Al final del cuento se ve que quien da miedo todo el rato es el padre.

Era un cuento con giro, un cuento Amenábar. Era la historia de un niño que tenía que pasar una noche solo en su casa y eso le daba miedo, y que sintiera miedo al padre le avergonzaba. Le negaba el derecho a tener miedo y tiraba de clásicos como "eres un hombre". El niño decía que tenía miedo de los monstruos, así que el padre, quizá saltándose unos cuantos pasos en el arco del personaje, decide matar al niño (risas). Le persigue por toda la casa para matarle, y entonces aparece un monstruo que se come al padre y adopta legalmente a Chechu y él está muy contento. Es un poco autobiográfico, porque mi relación con mi padre siempre fue un poco conflictiva. Mi padre esperaba de su hijo una serie de valores que yo no estaba dispuesto a darle.

¿Valores como...?

Yo siempre tuve la sensación de decepción para mi padre. Desde estudiar Bellas Artes hasta... sí, mis planteamientos de vida. Siempre he tenido un problema con la autoridad, probablemente venga de ahí. Mi padre era el típico padre severo y él entendía que las explicaciones sobraban y que la única explicación posible era "soy tu padre". Su explicación era jerárquica, militar. Yo estuve sin hablar con mi padre mucho tiempo.

¿Ahora eres quien querías ser?

Ah, no. Nunca seré quien yo quería ser. Inevitablemente, tengo corsés que no me puedo quitar. Los que tenemos todos: gustar a tus amigos... sí, tus amigos son un grupo de gente con el que te encuentras más o menos a gusto, pero tampoco estás cien por cien de acuerdo con ellos, y al final les quieres conservar. Los amigos son un corsé. La sociedad es otro. Las leyes son otro. A mí me encantaría contarte un chiste de Carrero Blanco y que lo publicaras, pero ahora mismo hay un juez que dice que eso es delito.

Carlos Areces.

Carlos Areces.