Smartphones

La sospechosa desaparición de los dueños del 'iPhone de la bellota'

Bajo una pequeña pegatina con marca de la CE, aparece la marca china del fabricante Xiaomi.

Unai y Eric, los creadores de Zetta moviles.

Unai y Eric, los creadores de Zetta moviles.

  1. Smartphones
  2. Dispositivos móviles
  3. Xiaomi
  4. Zafra

Tras el violento revuelo en internet que provocó el reportaje que publicó EL ESPAÑOL el pasado sábado sobre la supuesta compañía emprendedora en la fabricación de teléfonos móviles -ZETTA, sita en Zafra, Extremadura-, la localidad amanece de lunes nublado. Literalmente, además.

Y es que si bien la noticia había circulado en las redes sociales durante toda la jornada como tantas otras, fue a la mañana siguiente, domingo, cuando Twitter ya había viralizado durante la noche un contenido de Forocoches en el que se acusaba a Zetta -con imágenes ilustrativas-, de comprar móviles ya construidos al fabricante chino Xiaomi, y luego revenderlos en España bajo su marca como propios y a un precio superior, tras añadirles su logo de la bellota. Es decir, fue la aparición del reportaje en este periódico lo que desencadenó una supuesta investigación por parte de Forocoches que muchos vecinos se preguntan por qué no salió antes.

Es el tema de conversación en Zafra de cuanto corrillo y/o barra de bar recorre este periódico: asombro, desconcierto y rumores entre un abundante ruido en el que resulta difícil separar la paja del trigo.

Se puede percibir entre visita y visita a las oficinas y a la tienda del centro, respectivamente, donde buscamos sin éxito a los protagonistas del reportaje. Tampoco responden a las insistentes llamadas de este periódico y es a media mañana cuando encontramos a Antonio Ribera –uno de los diseñadores y técnicos de montaje y reparación del pequeño equipo que compone ZETTA-, visiblemente afectado y atendiendo con normalidad a los diferentes clientes que entran y salen, móvil en mano, conscientes de la noticia pero contrarios a hacer una valoración negativa de su servicio.

“Estoy muy contento con ellos y su atención. De hecho mis dos hijos tienen cada uno un móvil de esta tienda”, explica uno de los clientes que encontramos, evitando hacer una valoración de la información aparecida hasta este momento. Le sonríe Antonio, agradecido, mientras cuenta cómo las diferentes televisiones que han acudido al local durante la mañana se han “sorprendido” del aspecto humilde que envuelve a un asunto que creían de dimensiones “mucho mayores”. A la pregunta de dónde están Unai Nieto y Cui Bojun (conocido como "Eric" por una cuestión puramente práctica de pronunciación), responde Antonio que sólo puede decir que permanecen reunidos con un equipo de abogados de los que saldrá un comunicado.

Uno de los móviles Zetta

Uno de los móviles Zetta

Así, y lejos del barullo mediático que se preveía recibir a las puertas de ambas tiendas, las dos permanecen prácticamente desiertas en su exterior y con puntuales clientes que entran y salen. Es en un bar del centro, el Trastevere, cuando consultado uno de esos corrillos que explica lo que sabe de la noticia hasta el momento, una usuaria del teléfono ZETTA que pide no identificarse se ofrece a abrirnos su teléfono como hizo en cuanto se enteró de la noticia en busca de las pistas irrefutables que ofrecía Forocoches en su investigación.

“He levantado las dos pegatinas que he encontrado bajo la batería, esas que dicen que tapan el logo de la marca china, pero no he encontrado nada”. Abierto de nuevo el terminal que compró el año pasado, un modelo Conquistador Plus 5.5, y arrancadas de cuajo prácticamente una y otra pegatina, la marca china finalmente aparece bajo una pequeña pegatina con marca de la CE.

El Ayuntamiento no se pronuncia

Mientras FACUA llamaba este domingo a sus usuarios desde su página de Twitter a denunciar a la compañía por fraude al tiempo que solicitaba la actuación de la Fiscalía y de la Junta de Extremadura, este periódico solicitaba a primera hora de la mañana a esta última saber si ZETTA había recibido algún tipo de subvención. Tras solicitar un teléfono de contacto, la comunicación desaparecía. Igual sucedía en el Ayuntamiento. Después de media hora de espera para que su alcalde, José Carlos Contreras, atendiese a EL ESPAÑOL, este desaparecía a la carrera sin querer pronunciarse. “Se trata de una empresa privada y por tanto el Ayuntamiento no tiene nada que decir ni aportar”, se excusaba su secretaria mientras Contreras miraba de reojo, de lejos, bajando unas escaleras de dos en dos.

El reportaje y sus consecuencias

La primera noticia que llegó del “primer móvil extremeño” a EL ESPAÑOL, fue a través de una usuaria de Córdoba que coincidió con quien esto suscribe. Tanto el logo, una bellota mordisqueada que remitía desafiante al logo de Apple, como las increíbles prestaciones que promovía un boca a boca que llevaba dos años y medio en circulación –lo habían creado unos jovencísimos emprendedores de Zafra, en Extremadura, bajo el nombre de ZETTA Smartphone, era baratísimo y funcionaba igual o más eficazmente que un iPhone-, llamaron la atención de un medio que apuesta por la información diaria de calidad, pero también por el reportaje que, pegado o no a la actualidad, retrate el lado humano detrás de cada ‘gran’ historia.

Empezó entonces un proceso de documentación que concluiría en una entrevista con el fin de conocer a los creadores de dicho artilugio. Los artículos publicados en diferentes medios regionales, así como las apariciones en el canal televisivo de Extremadura y la reunión de ZETTA Smartphone en una foto a todo color que plasmaba el recibimiento del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, salpimentados por un reguero de devoción por el gadget que los ya usuarios habían dejado en diferentes foros de internet, fueron la antesala a un encuentro en sus oficinas de Zafra que despacharía un exultante Unai Nieto –cofundador de la empresa-, a este periodista que ni es experto en software ni en desarrollo tecnológico, si no en poner cara a la aventura, en este caso de corte empresarial. El trabajo iría destinado a la sección de reportajes de un medio de información general. Transcrita la entrevista, esta se publicó en formato de texto corrido en la edición del sábado 15 de octubre.

Como se ha dicho, durante todo ese sábado la noticia circuló en las redes sociales como tantas otras y fue a la mañana siguiente cuando se viralizó en las redes el escándalo. 

Tras varias llamadas infructuosas durante la mañana del domingo tanto a Nieto como a Cui, sólo este último accedió a hablar con EL ESPAÑOL tras ser presionado por su departamento de Comunicación. Entre las razones atropelladas que aducía vía telefónica, quedaron de nuevo grabadas unas declaraciones en las que defendía que su empresa se limitaba a comprar piezas a proveedores de China para luego ensamblarlas en Zafra y desarrollar, a partir de estas, su móvil y su propio software. Según Cui, el mismo fabricante que les suministra a ellos, suministra a otras marcas como la china Xiaomi. Además insistió en que es una práctica habitual en el mundo de la telefonía móvil surtirse de productos de fabricación china para el lanzamiento de otras marcas internacionales.

Quedamos a la espera, pues, de la declaración oficial de ZETTA prevista para esta tarde.