Cataluña

La Generalitat prevé apurar todos los plazos para investir a Mas

La vicepresidenta en funciones, Neus Munté, reconoce “dificultades” en las negociaciones con la CUP.

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, y la vicepresidenta, Neus Munté, durante la reunión del gobierno catalán hoy en Barcelona.

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, y la vicepresidenta, Neus Munté, durante la reunión del gobierno catalán hoy en Barcelona. Efe

La falta de acuerdo entre Junts pel Sí (JxS) y la CUP sobre los pasos que debería tomar el Parlament en su primer pleno impide saber, a falta de seis días para la fecha límite, qué día se va a constituir la Cámara en Cataluña. La vicepresidenta en funciones, Neus Munté, no ha podido confirmar este martes la fecha de la constitución del Parlament después de la reunión del Consejo Ejecutivo de la Generalitat. “No podemos confirmar ninguna fecha. Sabemos que el límite es el próximo lunes”, ha explicado. “Se están produciendo conversaciones que pronto permitirán saber cuando se convoca el pleno”.

Munté ha reconocido “dificultades” en las conversaciones entre ambas formaciones. “Es evidente que las hay”, ha afirmado, “pero no creemos que sea imposible llegar a un acuerdo”. La imposibilidad de pactar ni siquiera la fecha para la constitución del Parlament ejemplifica la distancia que separa todavía a ambas formaciones, que tratan de dejar el tema más afilado de las negociaciones -el papel de Artur Mas- para el final.

La CUP lleva semanas reclamando que en el primer pleno se ejemplifiquen “pasos irreversibles” hacia la independencia que implicarían una posible declaración de desobediencia de leyes y tribunales estatales. JxS, por su parte, opta por una declaración de inicio del proceso de independencia, mucho más genérica y menos rompedora.

El Govern ha vuelto a poner sobre la mesa el mantra de las últimas semanas: “tiempo y discreción”. Y ha reiterado su voluntad de llegar a un acuerdo sin asegurar que se vaya a producir. Munté ha recordado que los términos legales “permiten que las negociaciones se puedan producir” y ha reconocido que la voluntad del Govern es que el tiempo “juegue a su favor”. Munté, sin embargo, ha rechazado que esta voluntad de apurar los plazos tenga relación alguna con esperar a los resultados de las elecciones generales. Preguntada por si la Generalitat valora la hipótesis de gobernar en funciones hasta la primavera, ha respondido que el ejecutivo catalán “conoce perfectamente los calendarios habilitados al respecto” y no ha rechazado esa opción.

Munté también se ha referido a las voces discordantes que empiezan a emerger dentro de CDC, como la del consejero en funciones Felip Puig, que afirmó el lunes que CDC debería establecer “líneas rojas” en su negociación con la CUP. “La única línea roja sería no hacer los esfuerzos posibles para cumplir el mandato del pasado 27 de septiembre”, ha respondido Munté.

El cabeza de lista de JxS, Raül Romeva, también ha reconocido este martes “diferencias abismales” en materia económica entre ambas formaciones, pero ha descartado unas nuevas elecciones y ha confiado en que habrá acuerdo entre ambos partidos. “Estamos avanzando”, ha asegurado.