Año 722, el caudillo astur lidera las tropas cristianas frente al ejército musulmán comandado por el general Al Qama en el norte de España. Tras sangrientos y duros enfrentamientos, los cristianos logran derrotar a las huestes musulmanas en lo que la Historia de España ha dado en llamar la Batalla de Covadonga, un hito que ha servido a historiadores y trovadores para enmarcar este evento como punto de partida de la Reconquista de España, aunque muchos estudiosos reducen esta victoria a la evolución de las continuas rebeliones de los astures y gallegos contra el asedio musulmán.

Sea como fuere, el hecho es que la ruta es hoy en día una de las elegidas por muchos amantes de la naturaleza y de la historia para recorrer parajes verdaderamente bellos y mágicos. Considerada de dificultad media-alta e identificada como un sendero de Gran Recorrido (GR-200), esta ruta tiene diferentes formas de de afrontarse y diferentes accesos, y en base a esto recorreremos más o menos kilómetros. Aquí recogemos una ruta diferenciada en tres tramos con un total de 45 kilómetros, aunque no será raro que cojamos otra ruta alternativa de manera que podemos llegar a cubrir 200 kilómetros.

Covadonga -Vega de Comeya

La ruta tiene su inicio en el lugar mítico de Covadonga, y terminará en Vega de Comeya, tras lo cual habremos recorrido casi 10 kilómetros a través de senderos de dificultad media. Covadonga ha quedado bautizado en la Historia como el primer reino cristiano peninsular y la mitología que la rodea la ha convertido en un referente para visitantes y peregrinos de todo el mundo. La Covadonga previa a la batalla aparece ligada a las tradiciones paganas de los astures posteriormente "cristianizados" por Pelayo. De hecho, uno de los principales baluartes turísticos de la ruta es la Santa Cueva, en cuyo interior se encuentra la Virgen de Covadonga y el sepulcro de don Pelayo.

Santa Cueva de Covadonga. Juanjo Arrojo Turismo de Asturias

La Basílica de Covadonga cierra el binomio santo que junto a la cueva suponen dos de los lugares de visita obligada para los turistas. De estilo neorrománico e inaugurada en 1901, su fachada rosácea es inconfundible, pero lo que más llama la atención es su interior lleno de referencias a Pelayo y a su histórico liderazgo a través de pinturas de Madrazgo y de Carducho. Merece la pena escuchar el Himno de Covadonga que suena al mediodía a través del carrillón de campanas que esconde el reloj instalado en las torres de la basílica. Así comienza el himno:

"Bendita la Reina de nuestra montaña,
que tiene por trono la cuna de España
y brilla en la altura más bella que el sol.
Es Madre y es Reina. Venid peregrinos,
que ante ella se aspiran amores divinos
y en ella está el alma del pueblo español."

Basílica de Covadonga Juanjo Arrojo Turismo de Asturias

La Vega de Comeya es una depresión prácticamente plana donde la naturaleza explota ante nuestros ojos de manera total: rocas, senderos, árboles, montes, cielo y nosotros en medio. Dos arroyos, plantas carnívoras, y una buena muestra de anfibios darán el toque "exótico" al lugar. Se pueden ver restos de antiguas instalaciones mineras y lavaderos. 

Vega de Comeya- Cares- Poncebos

Casi 20 kilómetros de un duro recorrido salpicado de altibajos, destacamos aquí una ruta que tiene algunos tramos comunes a la que aquí analizamos. Es la ruta del Cares, en opinión de muchos una de las mejores rutas a pie de toda la península. La del Cares consta de 12 kilómetros y está repleta de miradores en los que podremos observar la explosión de la Naturaleza en todo su esplendor. Miradores como el de Panderrueda o el del Pozo de la Oración son paradas obligadas; será en este último donde podremos contemplar la majestuosidad del Naranjo de Bulnes (Pico Urriellu en asturiano)

El Naranjo de Bulnes desde el Mirador. Manuel S. Calvo Turismo de Asturias

Bulnes es además una de las aldeas o pueblos más conocidos de España debido al monte precisamente y por ser uno de los emblemas de un modo de vida diferente, en Bulnes el tiempo parece suspenderse en cada gesto y cada paso. Sus hermosas callejuelas empedradas nos darán a entender el paso del tiempo, que se puede ver también en cada trazo del paraje que lo abraza. Bulnes está considerado por sí mismo como punto de partida de muchas otras rutas alternativas, entre otras estas que aquí detallamos:

Bulnes a Sotres.
Bulnes al refugio del Urriello (Naranjo de Bulnes) (unas 4-5 horas).
Bulnes a Collado Pandébano (1,5 horas).

Bulnes-Cabrales. Manuel S. Calvo Turismo de Asturias

Poncebos- Sotres

De 12 kilómetros de duración, Sotres es el final del camino, es un pueblo al que llegaremos tras un sinuoso trayecto. Llegar a Sotres será toda una victoria, no en vano es el pueblo más alto de los Picos de Europa, a 1.500 metros de altitud. La orografía del lugar es digna de contemplar, verdes valles y cumbres que parecen estar escalonados caprichosamente por la mano de un ser divino.

En Sotres no podremos decir que no a probar el auténtico queso de cabrales pues cuentan con un alto número de cuevas naturales para la maduración del queso, no en vano han obtenido varias veces galardones en los certámenes oficiales de este producto. Sotres está enclavado en el centro de los Picos de Europa, y es un remanso de paz.

Sotres, un pueblo abrazado por los Picos de Europa. Turismo de Asturias