El Español
Quincemil
Cultura
|
Educación

El 79% de los jóvenes gallegos cree que tendrá un trabajo mejor que el de sus padres

Así se desprende IX Informe Young Business Talents sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios. El director de la institución asegura, sin embargo, que "la pérdida de la cultura del esfuerzo, los móviles o el poco interés por los estudios, hacen que la generación Z no le dé tanta importancia a su preparación"
Participantes en la final de Young Business Talents.
Cedida
Participantes en la final de Young Business Talents.
Ofrecido por:

La generación Z se muestra optimista con su futuro laboral y en concreto, el 62,7% de los jóvenes gallegos cree que conseguirá empleo en menos de un año tras finalizar sus estudios, según se desprende del IX Informe Young Business Talents, sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles.

Además de pensar que encontrarán trabajo rápidamente, el 45,9% de los preuniversitarios gallegos cree que la situación del empleo juvenil será mejor o mucho mejor en los próximos cinco años, un dato superior al de la media nacional (42,7%), y que les hace también ser optimistas en el medio-largo plazo. En este sentido, se aprecia que este año ha aumentado el número de estudiantes que tienden a ser más optimistas, si se compara con los resultados a nivel nacional aportados en el informe del año anterior (39%).

"Es positivo que los jóvenes tengan una percepción optimista. Si bien no tenemos certeza de cuál será la situación en cinco años, la realidad en estos momentos según las cifras oficiales es que se está creando empleo, a lo que yo introduciría dos matizaciones. La primera es que España está a la cola de Europa en materia de empleo juvenil, algo que incide negativamente en las posibilidades de los jóvenes de encontrar empleo. Y la segunda es si el empleo es de calidad. Si los jóvenes no están suficientemente preparados, el empleo que podrán conseguir será peor, y más con los importantes cambios que se están produciendo por la evolución tecnológica y la digitalización", analiza Nuño Nogués, director de Young Business Talents.

Interés y ganas de trabajar, claves para encontrar empleo

Para los gallegos de la generación Z, los factores que consideran más importantes a la hora de poder encontrar empleo son: el interés y las ganas de trabajar (55,9%); la experiencia (47,5%); y tener un buen nivel de idiomas, así como los conocimientos (ambas con 47,4%).

Según los resultados de este informe, realizado a preuniversitarios que cursan 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato y los ciclos básico, medio y superior de Formación Profesional, el 74,6% de los gallegos cambiaría de país para trabajar, un resultado en línea con los datos arrojados a nivel nacional (74,5%).Además, esta tendencia ha ido disminuyendo a lo largo de los años y cada vez es menor el número de jóvenes que emigraría por trabajo. Los datos del conjunto nacional en el informe de 2022 eran del 76,7% y en 2021 alcanzó el mayor porcentaje con un 82,6%.

Además, el 59,3% de los jóvenes gallegos piensa que su generación está mejor preparada que la de sus padres, un dato ligeramente inferior a la percepción del conjunto nacional (60,1%). En este sentido, en los últimos años la brecha generacional cada vez es menor, al experimentar una caída de más de 20 puntos a nivel nacional, respecto a informes anteriores (en el año 2018, el 83,3% de los jóvenes consideraba que estaban mejor preparados que sus progenitores).

Sobre este descenso continuado a lo largo de los últimos años, Nuño Nogués, director de Young Business Talents apunta que "existe una opinión generalizada de que la calidad de la educación está cayendo en España. Los jóvenes pueden observarlo en el nivel de conocimientos de sus padres en el día a día: sus progenitores pueden responder a preguntas que ellos no".

Además, el 79% de los jóvenes gallegos cree que conseguirá un trabajo mejor que el de sus padres, un punto de vista en línea al del conjunto nacional (79,6%). "Aunque ahora los jóvenes, por lo general, tienen mayores oportunidades formativas, eso no significa que estén mejor preparados. La pérdida de la cultura del esfuerzo, los móviles o el poco interés por los estudios, hacen que la generación Z no le dé tanta importancia a su preparación, en comparación a como lo hacían sus padres. Pero la menor preparación no es en todos los ámbitos: mientras que, en conocimientos básicos como la comprensión lectora, matemáticas o cultura, posiblemente estén menos capacitados, existen una serie de competencias en las que, por el desarrollo de las metodologías de enseñanza y de la sociedad, están mejor preparados (competencias digitales, audiovisuales o de comunicación). Aun así, sin esos conocimientos básicos, no podrán sacar partido a las competencias que poseen", analiza el director de Young Business Talents.

Indecisos con su futuro profesional

Los gallegos de la generación Z tienen claro que quieren estudiar una carrera universitaria, así lo manifiesta el 63,7% de los encuestados; y las carreras que mayor interés les despiertan son: Empresas y Economía (25,7%), Marketing y Publicidad (20,8%), Magisterio (19,2%); y Derecho (16,9%). Además, el 69,7% de los jóvenes de las edades analizadas opina que lo que están estudiando actualmente les servirá para su carrera profesional, una tendencia al alza que comenzó el año pasado.

Respecto a la actividad profesional que les gustaría ejercer en el futuro, el 37,5% de los jóvenes gallegos se muestra indeciso y aún no lo sabe; el 32,6% quiere ser emprendedor, creando su propia empresa o siendo profesionales autónomos; el 18,5% prefiere ser funcionario; y un 11,4% se inclina por ser empleado en una empresa y trabajar por cuenta ajena.

Dentro del porcentaje de jóvenes que tienen vocación emprendedora, la mayoría de los gallegos se muestra pesimista ya que el 90,8% considera que es difícil o muy difícil que una empresa recién creada alcance el éxito.

"Las trabas a las que se enfrenta un emprendedor en España son innumerables y en diferentes ámbitos. Deben superar barreras como la burocracia, las regulaciones cambiantes y cada vez más exigentes, aspectos fiscales y laborales, la inestabilidad política, problemas de financiación y cada vez mayor competencia. En otros países, estas dificultades son menores o no existen. Además, en nuestro país falta cultura empresarial. No es un problema de los jóvenes, es un problema de lo que ven y les enseña la sociedad. Los jóvenes españoles tienen menos interés en crear su propia empresa, posiblemente porque ven menos oportunidades, ya que en España el empresario está peor valorado que en otros países, y no se ven tantos casos de éxito empresarial como fuera de nuestras fronteras", analiza el director de Young Business Talents.

Cultura