El Español
Cultura
|
Conoce O Salnés

Nueve rutas de senderismo cerca de Vilagarcía de Arousa para disfrutar en familia

En el entorno de Arousa, Cambados y Ribadumia existen innumerables senderos que atraviesan zonas costeras y de interior, se extienden entre las viejas vías del tren, por antiguos faros y espectaculares miradores naturales

La Comarca de O Salnés se ha convertido en una de las zonas más visitadas de Galicia, consolidándose hace ya tiempo gracias a la historia, la cultura, la gastronomía, los paisajes y el buen tiempo que aúnan sus nueve municipios. Los espacios naturales presentan contrastes únicos entre la costa y la montaña, y merecen la pena ser disfrutados con la tranquilidad que supone una caminata a pie o en bicicleta. Por ello, os proponemos 9 recorridos sencillos cerca de Vilagarcía de Arousa para realizar en unas pocas horas y aptos para toda la familia.

Ruta del Monte Xiabre (Vilagarcía de Arousa) 

Panorámica desde lo alto de Monte de Xiabre.

En el extenso territorio que abarca el Monte Xiabre, entre las localidades de Caldas de Reis, Catoira y Vilagarcía de Arousa, se desarrollan varias rutas de senderismo de diferentes longitudes y dificultades, y que en total forman una caminata de 16 kilómetros. La principal, de tipo circular, recorre el entorno a lo largo de 8,6 kilómetros, alcanza una altura máxima de 297 metros y tiene una dificultad alta; la de la Cruz de Xiabre se extiende por 3,6 kilómetros y alcanza los 387 metros; la del Mirador de Bamio es la más sencilla y corta, con apenas 1,4 kilómetros de recorrido; y la última, la de Fontefría-Encoro do Con es un sendero lineal de 2,4 kilómetros que asciende hasta los 372 metros de altura. 

En toda la zona se ubican diferentes miradores naturales que atesoran unas impresionantes vistas de la ría de Arousa, el trazado urbano de Vilagarcía, Caldas de Reis y buena parte del Valle do Salnés y del Umia, y la península de Barbanza. En el 2005 se construyó un parque eólico que se ha convertido en todo un atractivo turístico. También nos encontramos los restos de un castro en el Pico da Xaiba; varios túmulos y petroglifos, sobre todo en la ladera este; y zonas de descanso con merenderos, como la pradera de Fontefría, un espacio natural rodeado de arroyos y naturaleza.

Vía verde do Salnés (Vilagarcía de Arousa)

Tramo de la Vía Verde do Salnés.

La Vía Verde do Salnés supone una alternativa perfecta de ocio sostenible, tanto para ciclistas como caminantes, y es además accesible para personas de movilidad reducida. Se trata de un paseo por la historia y la naturaleza que recorre el antiguo trazado ferroviario entre Vilagarcía de Arousa y Pontevedra. Hasta el momento, la senda recorre unos 9 kilómetros desde el apeadero de Ande, en la parroquia de Rubiáns, hasta la antigua estación de Portas. El puente de hierro del siglo XIX que cruza el río Umia, la antigua azucarera de Portas o el pazo de Rubiáns son sólo algunos de los puntos por los que transcurre la ruta. 

Recientemente, los ayuntamientos de Vilagarcía, Caldas de Reis, Portas, Barro y Pontevedra se han unido en un proyecto común para ampliar el recorrido hasta los 24 kilómetros totales, que darán continuidad a la Vía Verde do Salnés hasta la capital de provincia

Ruta de los miradores Lobeira-Faro das Lúas (Vilanova de Arousa)

Panorámica de Faro das Lúas y Monte Lobeira al fondo. Foto: Mancomunidade do Salnés.

Los miradores más famosos de Vilanova de Arousa, Lobeira y Faro das Lúas, también cuentan con su propia ruta homologada, la PR-G 126. Se trata de un pequeño recorrido lineal de unos 4,4 kilómetros y unas vistas privilegiadas de la ría de Arousa y gran parte del Valle do Salnés. El punto de partida se encuentra en las inmediaciones de la Iglesia Parroquial de San Lorenzo de András. La ruta, de aproximadamente una hora de duración, se adentra a pocos metros de su comienzo por una pista forestal hasta alcanzar la primera parada: el mirador de Faro das Lúas. En mitad del terreno destaca una gran construcción de acero inoxidable, obra del escultor Manolo Chazo, y que representa tres lunas en cuarto menguante.

La caminata continúa por otra pista de arena, con un mayor desnivel y más irregular, ya que el punto final de esta ruta se encuentra en Monte Lobeira, a casi 300 metros de altura. Desde la cima se obtiene una impresionante panorámica de 360 grados, con vistas a la Illa de Ons, O Grove, la sierra de O Barbanza y gran parte del Valle do Salnés. La cumbre de Monte Lobeira atesora grandes historias y leyendas, sobre castros, castillos y tesoros. Y en este mirador también se conserva un monumento a las víctimas del mar y una placa homenaje del Amiraztango británico a los marineros que perdieron la vida en el buque escuela Serpent.

Ruta dos Cons (Illa de Arousa)

Tramo de la ruta en el Faro de Punta Cabalo. Foto: Josefa Domínguez. 

En la Illa de Arousa, la Ruta dos Cons se presenta como todo un reclamo para aquellos visitantes que quieren disfrutar de la naturaleza y conocer las singulares formaciones rocosas que rodean toda la isla y que dan nombre a la ruta: los cons. Se trata de rocas esculpidas por los efectos del tiempo y de agentes meteorológicos como el mar o el viento, y que han dando lugar a figuras muy características. Bordeando la silueta de la isla, destacan en el trayecto los Cons do Faro, da Escorregadoira, do Navío, de Niño do Corvo, Barbafeita o el de Tres Pés, por mencionar algunos ejemplos.

A lo largo de 7 kilómetros, y unas cuatro horas y media, podremos contemplar los envidiables paisajes a la ría de Arousa o a los famosos islotes de Areoso y Pedregroso, subirnos a algún mirador o recorrer varias playas de aguas cristalina y frondosos bosques de cara al interior. La ruta norte comienza en las proximidades de Punta Cabalo, donde se ubica un faro del año 1852. Y por el sur tiene su inicio en lugar de Abilleira, pasando por el Monte do Muiño do Vento.

Ruta de Punta Carreirón (Illa de Arousa)

Vista aérea de Punta Carreirón, en la Illa de Arousa. Foto: Mancomunidade do Salnés.

Por todo el extremo sur de la Illa de Arousa se extiende la ruta del Parque Natural Punta Carreirón, de casi 5 kilómetros de largo. Esta ruta se divide a su vez en dos pequeñas sendas debidamente señaladas: la de Pilros y Correlimos. Todo la zona conforma un auténtico entorno natural y protegido, formado por diversos ecosistemas como marismas y dunas. Durante el itinerario podremos disfrutar de pequeñas calas y paisajes que miran al Grove, el islote de Areoso o la península del Barbanza al norte, además de las diferentes especies de aves que también constituyen un importante atractivo paisajístico.

Ruta de los Zarapitos o Mazaricos (Cambados)

Tramo costero de la senda de Os Mazaricos. Foto: Mancomunidade do Salnés.

Esta pequeña ruta lineal nos ofrece la oportunidad de conocer el litoral de Cambados a lo largo de unos 3 kilómetros y medio, en unas dos horas. El paisaje en todo el recorrido varía en función de la subida o bajada de la marea en la ensenada, y se acompaña de la flora y fauna autóctona, e incluso de la estampa de las mariscadoras faenando en el Complejo Intermareal Umia-O Grove. Las numerosas aves limícolas que alberga esta zona del Salnés es otro de los principales atractivos. En el trayecto podremos observar variedades como la del mazarico, el zarapito trinador o el zarapito real, de ahí el nombre de la senda.

La ruta arranca en la playa de As Saiñas, recorre también la de Fontiñas y atraviesa un bosque de pinos hasta volver de nuevo a la costa. El recorrido se completa con algunas antiguas fábricas de teja, el entorno de O bico da Ra, uno de los puntos más importantes para el descanso de aves durante la pleamar en invierno, y ya en el tramo final, la playa de Pereiro.

Ruta de Pastora-Umia (Cambados)

Vistas en el mirador de A Pastora. Foto: TeeTravel.

El inicio de esta ruta de unos 3,5 kilómetros se encuentra en lo alto del Monte de A Pastora. Allí se ubica además un espectacular mirador que recibe el mismo nombre, desde el que se puede observar gran parte de la ría de Arousa. El entorno se completa con la conocida piedra del Calvario, un cruceiro, la ermita de A Pastora, que data del siglo XVI, y un área recreativa con mesas y barbacoas de piedra.

A los pies del monte de A Pastora, se localizan las famosas Ruinas de Santa Mariña de Dozo. Una parada obligatoria por su especial belleza y los aires románticos del cementerio municipal que lo rodea. En el descenso disfrutaremos de un paisaje etnográfico de gran riqueza, con hórreos, invernaderos, plantaciones de albariño y bosques de extensa vegetación. Una vez en la ribera del Umia, la senda continúa en el marco del Complejo Intermareal Umia-O Grove.

Ruta de Os Alavancos (Cambados) 

Ánade rabudo y ánade azulón en el Complejo Intermareal Umia-O Grove. Foto: Manu sobrino

La ruta de Os Alavancos recorre las orillas de la ensenada de O Bao, hasta la desembocadura del río Umia. Su inicio y fin se encuentra en la zona de O Facho, en la parroquia de Castrelo, con la Illa da Toxa al frente. A lo largo de la caminata, de unos 3,5 kilómetros, destaca la presencia del ánade real o alavanco, la especie de pato más común de Europa.

Es una ruta ideal para todo amante de la ornitología, pero también para realizar en familia o incluso en bicicleta. Se realiza en unas pocas horas y sin apenas dificultad. En las lagunas y zonas encharcadas durante el recorrido podremos observar otras especies de aves como las garzas o cuervos marinos, así como una rica vegetación halófila. Y en el tramo final, en el entorno de punta de Correlo, se pueden contemplar los diferentes islotes que se han formado en la desembocadura del río Umia.

Ruta del Río Umia (Ribadumia, Cambados, Vilanova)

Vista aérea en el entorno del río Umia. Foto: mancomunidade do Salnés.

Esta senda lineal de 5,5 kilómetros (está homologada: PR-G 173) recorre los márgenes del río Umia, desde el entorno del Pazo de Barrantes hasta el puente de Ponte Arnelas (Vilanova de Arousa). La ruta apenas tiene dificultad, es un recorrido ligero, de unas dos horas y sin desniveles, perfecto para hacer en familia o con niños. Además se encuentra perfectamente acondicionado, con zonas en las que poder pararse a tomar un descanso o simplemente contemplar las bonitas panorámicas.

A lo largo de la caminata habrá que cruzar la ribera del río en varias ocasiones, a través del puente de Cabanelas o Santa Marta. Al encontrarse en una zona de gran tradición vitivinícola como es el Valle del Salnés, el entorno también está repleto de viñedos y bodegas. El punto final de la ruta lo marca el histórico puente de Ponte Arnelas, construido en el año 1598 a petición de Felipe II, por ser un punto clave para las vías de comunicación de mercancías de la costa al interior.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura