La Policía Nacional ha detenido a cinco miembros de una red que había creado un entramado empresarial que llegó a captar fondos para niños enfermos con cáncer y emergencias en el tercer mundo por un importe global de 5 millones de euros. Ese dinero, en realidad, lo destinaban luego a sus lujos y a llevar una vida a todo tren y sin escatimar en gastos.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL a través de fuentes cercanas a la investigación, los cabecillas de la banda llegaron a comprarse con ese dinero lujosos vehículos, como un Jaguar o un BMW. Las comidas en restaurantes caros de Zaragoza, donde se sitúa el centro de la trama descabezada, eran ya un comportamiento habitual en esta organización.

Esta organización, que decía recaudar dinero para destinarlo íntegramente a la lucha contra el cáncer infantil, se publicitaba ampliamente a través de una página web, revistas, venta de productos solidarios y actos diversos que tenían como finalidad la captación de fondos, consiguiendo recaudar 2 millones de euros en cuatro años.

El grupo operaba también con otra empresa destinada igualmente a la captación de fondos de donantes para emergencias en el tercer mundo que había recaudado más de 3 millones de euros en cinco años de actividad criminal.

Cuarenta trabajadores en un call center

La estructura de esta falsa asociación, que no publicaba sus cuentas ni su dinero para los proyectos que supuestamente quería realizar, estaba conformada por más de cuarenta trabajadores. Tenían montado incluso un call center desde el cual llamaban a negocios de toda España para intentar que donasen dinero para estas falsas causas. 

Mediante técnicas comerciales, a través de llamadas telefónicas, voluntarios a pie de calle y actos diversos, recaudaban donaciones de particulares entre las dos sociedades creadas, hasta 5 millones en cinco años.

Además, desarrollaban donaciones de juguetes regalados por terceros, actividades lúdico deportivas realizadas con aportaciones también de terceros y otras actividades menores cuyo único fin real era el de dar soporte publicitario a su actividad.

Los investigadores han procedido al bloqueo cautelar de un apartamento en la playa, un chalet en la montaña, un piso en Zaragoza, cuentas bancarias y diez coches. Es tan solo una parte del botín de los jefes de esta organización.