El pasado viernes, 22 de marzo, la española Cristina García, de 49 años, fue encontrada muerta en su casa de Santo Domingo, en la República Dominicana. El hallazgo del cuerpo, con evidentes signos de violencia, ha revolucionado a la sociedad de la isla caribeña al conocerse que Cristina era la cuñada del famoso empresario venezolano Luis Álvarez Renta.

Tras dos días de investigación, la policía dominicana ha detenido a su asistenta doméstica como presunta autora del asesinato después de que ésta confesara haberlo llevado a cabo al ser sorprendida robando.

La empleada y asesina confesa, Fantina Leonarda Falcón, de 31 años, habría planificado junto a su compañero sentimental el robo de una importante cantidad de dinero en la casa de Cristina, a la que asestó varias puñaladas cuando la descubrió.

Según las investigaciones, el plan orquestado por Falcón y su pareja, Juan Gabriel Germán Cabrera, de 24 años y que está huido de la justicia, consistió en que ubicaría el botín en un lugar fuera de la vivienda, donde su compañero lo recogería haciéndose pasar por mensajero.

Sin embargo, los servicios de seguridad del edificio donde residía Cristina junto a su marido, el guatemalteco José María Martínez Leal, de 58 años, no permitieron que el falso mensajero accediera a la vivienda, por lo que Falcón volvió a la casa.

Para ese momento, Cristina ya se había dado cuenta de que "el dinero, un cuchillo y un abrigo de su esposo estaban en la parte de fuera del apartamento" y, tras llamar por teléfono a su marido, se enfrentó a Fantina Leonarda que, al verse descubierta, le propinó "múltiples puñaladas" que le causaron la muerte. Tras lo cual escapó por el área de servicio, según apuntan los informes de la investigación.

La fiscal destacó el trabajo realizado por el Ministerio Público y la Policía Nacional, que ayer sábado "ya tenían apresada a Falcón", y anunció que este domingo presentará la solicitud de prisión preventiva para la imputada. Por su parte, el portavoz de la Policía Nacional, Frank Felíx Durán, indicó que trabajan en la búsqueda y captura de su cómplice y pareja, de quien mostró una fotografía y solicitó su difusión.

Según señaló, los investigadores obtuvieron bastantes evidencias de las circunstancias del homicidio y, posteriormente, al mostrárselas a la empleada durante el interrogatorio, esta confesó el crimen, dando detalles que coincidían con la escena.

En su declaración, Falcón narró que tomó las pertenencias sustraídas, "se las entregó a su pareja, que la esperaba en un parque aledaño", y que ella se marchó en un vehículo, siendo posteriormente apresada, explicó el portavoz policial.