Cira es el femenino de Ciro, fundador del imperio persa. Puede ser de origen hebreo Kores, o quizá del elamita Kuras, que significa 'pastor'. En la actualidad, hay 478 mujeres llamadas Cira en España. Por su parte, el nombre Marana puede ser una derivación de Mariana, pero no se estila en nuestro país, donde es casi inexistente.

Las santas Cira y Marana eran hermanas. Incluso, puede que fueran hasta gemelas. Nacieron en el siglo IV en Berea, actual Siria, en el seno de una rica familia cristiana. Ambas fueron educadas para el matrimonio, pero se dieron a la caridad como eremitas.

Ellas eligieron la vida virtuosa y el voto de pobreza, aunque las acogerían en cualquier monasterio de prestigio. Se recluyeron totalmente en celdas selladas con ladrillos o piedras, totalmente emparedadas, salvo dos pequeñas ventanas.

Habitualmente estas celdas eran adyacentes a una iglesia. Una ventana daba al templo, para que las encerradas pudieran seguir el oficio diariamente. La otra ventana daba a fuera. Por allí la gente piadosa pasaba comida a estas eremitas.

Algunas cosían, tejían o hacían cestos que cambiaban por comida. Las eremitas morían en su celda y su leyenda cayó en el olvido.   

Este y otros santos son celebrados durante el 28 de febrero:

San Osvaldo

San Román

San Leandro de Sevilla