España ha cumplido 180 días con la obligatoriedad de utilizar mascarillas para frenar los contagios de Covid-19. Desde aquel 21 de mayo —día en el que empezó la prescripción de su uso y dejó de ser una mera recomendación—, los consumidores se han hecho especialistas en la compra de estos productos de protección individual e, incluso, dominan los tipos: que si higiénicas, que si quirúrgicas, que si FFP2… de todas las clases. Son ya parte del hábitat de un mundo sumido en la pandemia. Este lunes, sin embargo, el Gobierno de España ha publicado en el BOE la rebaja del precio máximo de las “mascarillas quirúrgicas desechables”, que ha quedado fijado en 72 céntimos. Se ponía fin al anterior precio máximo establecido en abril en 96 céntimos. La diferencia de 0,14 euros, a priori, puede parecer nimia.

Noticias relacionadas

Pero, ¿qué hubiera pasado si ese precio máximo de 0,72 euros ya se hubiese aplicado en abril y no hasta este lunes? El ahorro para cada comprador y usuario de mascarillas quirúrgicas hubiese sido, evidentemente, muy importante. Concretamente de 128,88 euros. EL ESPAÑOL ha hecho cálculos y ha llegado al citado importe que cada consumidor de este producto sanitario podría seguir teniendo en su cuenta de ahorros —y no en la partida de gastos—.

Partiendo de que cada ciudadano usa —o debería usar— tres mascarillas quirúrgicas cada día, ya que en sus instrucciones siempre se recomienda “no usarlas durante más de cuatro horas”, pues pierden eficacia en el filtrado, este diario cifra en 128,88 euros el ahorro de cada ciudadano si el precio máximo de las mascarillas quirúrgicas hubiese sido, desde que empezaron a ser obligatorias, de 72 céntimos y no de 96 céntimos. La cifra es producto de presumir que cada español usa tres al día (12 horas), ya que el otro medio día la persona no la utiliza, pues correspondería con las horas de sueño, comidas u otros momentos en las que no se usa este elemento de protección sanitaria.

Un hombre, en el Metro de Madrid, usando una mascarilla quirúrgica. EP

Y es que no es lo mismo gastar 2,16 euros en tres mascarillas quirúrgicas diarias que los 2,88 euros que se han venido gastando. Cada céntimo suma, cada euro aporta. Gota a gota se hace el río. Y el resultado es que en los 179 días que ha tardado el Ejecutivo de Pedro Sánchez en rebajar el precio máximo de mascarillas quirúrgicas desde que inició su uso obligatorio, cada ciudadano ha perdido casi 130 euros. O lo que es lo mismo, cada usuario de mascarillas hubiese ahorrado esa cantidad de dinero si el precio hubiese estado fijado, cuando comenzó la obligatoriedad, en 72 céntimos y no en 96.

Bajadas de precios

Pese a ello, la bajada en el precio máximo de mascarillas ya es una realidad y a partir de ahora, las familias podrán ahorrar en este producto sanitario. Ha sido gracias a que el Gobierno, a través de la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM), órgano colegiado del Ministerio de Sanidad del que forman parte varios ministerios y las comunidades autónomas, acordó bajar un 25% el importe máximo de venta al público de las mascarillas quirúrgicas, que no costarán más de 0,72 euros, informa Invertia.

Ese nuevo precio máximo de 72 céntimos en las mascarillas quirúrgicas, de hecho, no es la única reducción del precio que pagarán los consumidores para usarlas. Este mismo martes, el Consejo de Ministros ha aprobado bajar el IVA de las mascarillas del 21% a uno reducido del 4%. Pero no será de manera indefinida: en diciembre de 2021 volverán al impuesto original.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este martes en el Palacio de la Moncloa. Efe

“Vamos a mantener la reducción del gravamen hasta el hasta el 31 de diciembre de 2021 y ofrecemos un horizonte temporal que esperamos sea más que suficiente de lo que dure el año que viene la pandemia”, ha dicho la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa ofrecida en el Palacio de la Moncloa tras el Consejo de Ministros.

En el fondo, esta medida es la cristalización del anuncio que había hecho el pasado miércoles la propia titular de Hacienda argumentando que el Gobierno “sabe escuchar”. Y, por ello, ha acometido las distintas rebajas que tienen que ver con los precios de las mascarillas. “La medida contribuirá a aliviar a muchas familias porque las mascarillas son esenciales para prevenir los contagios”, decía Montero en el Congreso de los Diputados.

“Inminente” bajada de precios

Montero, además, ha asegurado este martes que el precio máximo de las mascarillas volverá a bajar de forma “inminente”, en cuanto la rebaja del IVA del 4% entre en vigor, algo que ocurrirá “de forma inmediata”.

Una persona adquiere un paquete de mascarillas en un supermercado Eroski.

Aun así, cabe mencionar que el Gobierno podría haber acometido esta rebaja antes, ya que otros países de la Unión Europea ya habían aplicado la bajada al IVA de la mascarillas que se vendían en sus países (Portugal y Bélgica al 6%, Francia al 5,5% o Países Bajos al 0%), pues la Comisión Europea, a través de una Directiva, ya había dicho que no sancionaría a los países que bajasen este IVA, pero Montero siempre había insistido que Directiva era “diáfana”.

Pese a todo, lo que es cierto es que el Gobierno de España ya ha fijado el precio máximo de las mascarillas quirúrgicas en 72 céntimos. Una circunstancia que de haberse producido el 21 de mayo, cuando comenzó la obligatoriedad de su uso, hubiese permitido ahorrar a cada usuario 128,88 euros, ya que, entonces, el precio máximo estaba fijado en 0,96 euros.