Usted, probablemente, habrá observado que, últimamente, hay un producto que se agota rápidamente en Mercadona: los filetes de anchoa en aceite de oliva Hacendado que se venden en bandejas de tres, de 29 gramos cada una, por 2,50 euros. ¿Por qué? Por su precio, por su calidad y, sin duda, por su sabor. 

Noticias relacionadas

Pero el boom de las anchoas del Mercadona no se queda ahí. El supermercado valenciano vende otros muchos sucedáneos de este producto: cebollitas con sabor a anchoa por 0,95€, paté de anchoa y salmón Hacendado por 0,84€, los propios filetes de anchoa en aceite de oliva de marca blanca por 3,40€ en latas de 74 gramos y los filetes de sardina anchoada por 1,50€. 

Además de todas estas variedades, Mercadona, en su catalogo, incluye una gran variedad de aceitunas rellenas de anchoa o aceitunas de manzanilla, con precios que oscilan entre los 1,15 de la lata de 300 gramos a los 2,50 del tarro de aceitunas con hueso.

Sin embargo, este tipo de anchoas o sucedáneos que se venden en lata se pueden alternar con el producto fresco que vende en la lonja de los lineales. Mercadona ha hecho una apuesta por este producto y este año -salvo que hayan cambiado sus previsiones durante el confinamiento- tenía previsto comprar más de mil toneladas de anchoa del Cantábrico. 

La cadena de Juan Roig adquiere este producto fresco en España a través de los proveedores Import Export Pescados José Luis S.L (Cantabria) y Pescados Getaria (País Vasco), así como de la Lonja de Ondárroa (Vizcaya con el proveedor Proyecto Ondárroa. 

Tanto es así, que el cliente de Mercadona puede encontrar este producto el mismo día que llega a la lonja en los supermercados de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Comunidad Valenciana, Cataluña y Portugal. 

Sin duda, la anchoa gusta y es una apuesta de Mercadona, pero también un valor seguro: en 2019, vendió mil toneladas de anchoas del Cantábrico. ¡Casi nada!