El estado de alarma para frenar el Covid-19 ha traído otro daño colateral: la gestión de los padres separados en las custodias compartidas de sus hijos. Y más si alguno o ambos progenitores tienen algún problema económico. Es el caso de un padre de Zaragoza (Aragón), a quien un tribunal le ha quitado la custodia de sus dos hijos por el riesgo a que los menores contraigan el coronavirus Sars-CoV-2 por vivir en un piso compartido con otras personas.

Noticias relacionadas

Pese a ello, también es cierto que este hombre le confesó a su expareja que no tenía dinero suficiente para dar de comer a sus hijos. Una circunstancia que ha sido tenida en cuenta por la titular del Juzgado de Primera Instancia número 22 de Zaragoza para tomar su decisión. La magistrada, de esta forma, ha resuelto este jueves suspender el régimen de custodia compartida quincenal que tenía el padre con sus hijos. Será la madre la que la tenga de manera temporal.

En una conversación telefónica mantenida el pasado 30 de marzo delante de sus hijos, según informa el Heraldo de Aragón, el hombre le confesó a su expareja varias cosas. Por un lado, que no estaba ganando dinero y que, por ello, no tenía cómo pagar lo alimentos de los dos menores. Y, por otro, que estaba compartiendo piso con varias personas por su precaria situación y que había una de ellas que salía todos los días a la calle y que tenía riesgo de contagio. De ahí que el padre le pidiese a la madre que se quedara con los niños para no exponerlos a una posible enfermedad de Covid-19.

Una madre, en compañía de sus dos hijos.

Fue cuando la mujer tomó la decisión de acudir a la justicia para que ésta decidiera sobre la custodia compartida de sus dos hijos. Así, este 13 de abril solicitó la intervención del juzgado, que tras averiguar a través del Ministerio Fiscal la situación económica de los dos progenitores, acordó suspender la custodia compartida manera temporal. Por ello, no habrá ningún tipo de régimen de visitas pero los niños sí deben hablar por teléfono con su padre todos los días.

Pensión de alimentos

La situación económica de la mujer, sin embargo, no es la mejor, tal y como ha defendido su abogada, Carmen Sánchez. Por ejemplo, según el contrato de alquiler que han aportado en la sala, la madre recibe 453 euros de ayuda del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) para pagar los 475 euros que cuesta la renta. Además, la última vez que cobró el paro de 430 euros fue el 11 de marzo y desde el 20 de enero tiene solicitada la renovación de la paga de inserción social, según explica el citado medio aragonés.

Así, la Agencia Tributaria desveló que los ingresos netos durante un mes de 2019 de la madre era de 743 euros, mientras que el padre percibía 709 euros. De ahí que la letrada que ha defendido a la mujer solicitara una "cuantía mínima vital" para la pensión de los alimentos de 150 euros para cada uno de los dos hijos, ya que la situación económica de la madre es también precaria. 

En consecuencia, la titular del Juzgado, tras analizar los ingresos y gastos de la madre, ha determinado también que el padre debe pagar 200 euros de pensión de alimentos por los dos hijos y el 50% de los gastos extraordinarios de los menores. El motivo: la magistrada entiende que aunque la situación económica del padre es mala, también lo es la de su expareja. En todo caso, la resolución puede ser temporal, ya que, cuando pase la situación de excepcionalidad que vive España por el Covid-19, puede volver a variar el régimen de custodia de estos padres separados.