La Policía Nacional ha alertado de una campaña masiva de ciberestafa a supuestos usuarios que visiten páginas de pornografía. Los cibercriminales, tras saber que han ingresado en alguna web de este tipo -o eso dicen-, amenazan, mediante un e-mail, a los internautas para que les paguen 1.730 euros en bitcoins, una moneda virtual. De no hacerlo, los delincuentes aseguran que difundirán a todos sus contactos que la persona estafada accede a estos contenidos pornográficos.

Noticias relacionadas

El Cuerpo Armado, de hecho, ha tenido conocimiento de que, en cuatro días, al menos 1.000 ciudadanos han recibido este tipo de correos electrónicos con los que los criminales pretenden hacer el chantaje online. Concretamente, esta práctica recibe el nombre de "sextorsión".

María Pilar Allué, comisaria principal y jefa de personal de la Policía Nacional ha avisado en un rueda de prensa que "los criminales, para evitar la difusión de esta información, piden cobrar en algunos casos hasta 1.900 dólares (unos 1.730 euros) en criptomonedas que tienen que ingresarse en un monedero virtual”.

También, la Unidad de la Policía encargada de lucha contra la ciberdelincuencia explica que se están multiplicando los crímenes online. El motivo: los españoles llevan confinados en sus casas desde el pasado 14 de marzo, fecha en la que el Gobierno de Pedro Sánchez, decretó el estado de alarma y la consecuente cuarentena.

Recomendaciones de la Policía

Pese a ello, la Policía Nacional dispone de un correo electrónico en el que usted, si es víctima de algún delito online, puede denunciarlo. Es el redesabiertas@policia.es. Ahí, los agentes analizarán de manera individualizada su caso. Aun así, este cuerpo transmite una serie de recomendaciones a las víctimas del cibercrimen y a todos los internautas, en general:

1. No alarmarse ni considerar la amenaza como real.

2. No realizar ningún pago solicitado.

3. No contestar al correo o correos recibidos ni entablar ningún tipo de conversación con los "extorsionadores".

4. Bloquear y marcar como correo no deseado al remitente de los correos.

5. Desconfiar de cualquier correo que pueda parecer extraño y de origen desconocido.

6. No "clicar" sobre enlaces del cuerpo del correo recibido.

7. No abrir archivos adjuntos remitidos desde el e-mail recibido.

8. Renovar la contraseña del correo electrónico, equipo y aplicaciones informáticas regularmente y establecer contraseñas seguras.

9. Mantener actualizados los equipos informáticos.