Las imágenes son estremecedoras. Cuesta, de hecho, pensar que sea cierto, pero lo es: el caballo, en mitad de la carretera, por un camino de tierra, es llevado con un coche. Se trata de un entrenamiento –o, más bien, de un castigo– por parte de su dueño, que no tiene reparos a la hora de conducir con su automóvil al animal sin tener en cuenta lo duro que puede resultar. Tanto es así que, finalmente, el caballo acaba cayendo al suelo casi ‘muerto’, hecho polvo por el sobreesfuerzo al que se le somete.

Noticias relacionadas

El escándalo ha dado la vuelta al mundo. Su vídeo se ha hecho viral en pocas horas debido a la crudeza de las imágenes. En la grabación se puede ver al cabalo atado con una soga a la parte trasera del coche. El animal sigue el ritmo el tiempo que puede y, finalmente, debido a la dureza del camino y a todo el sobreesfuerzo, acaba desplomándose en el suelo.

El maltrato ha tenido lugar en Buenos Aires (Argentina) y el joven que ata al potro es de Villa Gesell. La Asociación Pro Ayuda al Animal Abandonado de Villa Gesell ha difundido el vídeo y ha denunciado la forma en la que es tratado el animal por su dueño. Estas imágenes, a su vez, han llegado a la Secretaría de Seguridad, que ha detenido al individuo por este tipo de comportamiento pese a que el caballo no sufrió ninguna lesión de gravedad, tal y como han confesado desde la clínica veterinaria desde donde lo atendieron.

En las redes sociales, a su vez, se han cebado con el joven por su comportamiento y se han echado encima de él. No se sabe cómo acabará la cosa, aunque todo indica a que el animal no volverá a ver su dueño maltratador.