El perro estaba muerto en la azotea de la vivienda, sin comer ni beber desde hace días y tirado al sol, asfixiado. Allí, como si no existiera, lo tenía una vecina de Lepe (Huelva) de 36 años que ha sido denunciada por un delito de maltrato animal. Así ha informado la policía de la localidad después de que la asociación La luz de Laura diera el aviso de que un can llevaba varios días en una situación deplorable.

Noticias relacionadas

Una patrulla, tras recibir la notificación, se acercó a la casa, identificó a la dueña y procedió a acceder al inmueble para comprobar el estado en el que se encontraba el perro. Se lo encontraron muerto y achicharrado, aunque le sorprendiera a la dueña del mismo, que decía no saber qué había ocurrido.

Por ese motivo, los agentes, tras comprobar el lamentable estado en el que se encontraba el perro, han instruido diligencias al juzgado por un delito de maltrato animal cometido por la dueña del can, de 36 años de edad y natural de Lepe (Huelva).

Se han incoado, además, actas de denuncia por maltrato animal y por no tener al perro identificado y asistido. La policía, desde su página de Facebook, ha agradecido la ayuda.