Layane Dias, una joven brasileña de 20 años, se ha quedado parapléjica después de hacerse un piercing en la nariz. Le ha causado una infección de sangre que la ha dejado en silla de ruedas. “No conseguía sentir nada de pechos hacia abajo”, ha reconocido, en su cuenta de Instagram, donde es toda una influencer (tiene más de 30.000 seguidores). 

Noticias relacionadas

Su historia comenzó a raíz de hacerse un piercing en la nariz. Nada extraño. No es la única ni lo será. Hay millones de personas que también han decidido llevarlos de por vida. Pero la ‘operación’ se complicó. Y mucho. Tanto, que la ha dejado en silla de ruedas. 

Tras realizarse la perforación, le salió sangre. “¡Qué raro!”, pensó. Después, a los pocos días, comenzó a sentir un pequeño dolor, luego rojez e hinchazón en la zona. Más tarde, fiebre. Nada, en principio, alarmante. “Habré cogido frío”, se dijo. 

Pero, pasados unos días, continuó el dolor. Acudió al médico y le dijeron que tenía una infección de sangre y que tenía insensibilizadas las piernas. Fue trasladada al hospital. Le hicieron una resonancia magnética. Descubrieron que tenía pus en las vértebras, causando la presión en la médula espinal y dejándola insensible de pecho para abajo. 

Pasados unos meses, tiene que ir en silla de ruedas. No pierde la esperanza de, en un futuro, volver a andar. Pero, a día de hoy, no puede caminar. ¡Maldito piercing!