El 6 de enero de 2021 pasará a la historia como el día en el que un grupo organizado y numeroso de norteamericanos de ultraderecha defensores de Trump se colaron en el Capitolio como Perico por su casa para hacer todo tipo de fechorías. Algunos miembros de la comitiva se han hecho famosos en todo el mundo por ejercer el papel de frikis ante una audiencia estupefacta que siguió al segundo lo que ocurría en Estados Unidos, en su mayoría, por las redes sociales.

Noticias relacionadas

Las imágenes de un tipo con el pecho descubierto, pieles y unos cuernos gritando mientras comandaba a varios seguidores ataviados con merchandising de Trump han dado la vuelta al mundo; pero no han sido las únicas. Aunque el asalto al Capitolio se ha saldado con cuatro muertes y al menos 14 policías heridos, lo cierto es que desde España se ha vivido como si fuese ficción acostumbrados como estamos a las grandes superproducciones de Hollywood.

Así que dejando a un lado los análisis sobre la gravedad de la situación, porque en La Jungla preferimos el filtro del humor, vamos a centrarnos en la visión particular (y cómica) que se ha vivido en Twitter España donde, entre un sinfín de memes, el peor parado ha sido, sin duda, Santiago Abascal. Y es que a muchos no les parece tan lejano el día en el que una tropa parecida a esta americana, versión Vox, pudiese hacer algo parecido.

El hombre de los mil motes

Para no perdernos mezclando tendencias tuiteras, empecemos por el principio de la película. Toro Sentado, Village People... Los tuiteros le han sacado todo tipo de parecidos al protagonista indiscutible del asalto:

Incluso le han hecho coprotagonista del crossover definitivo:

Aunque lo cierto es que uno de los sobrenombres con más éxito ha sido Jamiroquai, puesto que el artista ha salido en numerosas ocasiones ataviado con ropas de nativo americano:

De hecho, el tema ha llegado tan lejos que el propio Jamiroquai ha salido a desmetir que fuese él el famoso asaltante:

Sin embargo, Toro Sentado no ha sido el único personaje del circo que se montó en el Capitolio:

Con este elenco, no es de extrañar que algunos realizasen una comparativa con la cinematográfica ciudad de Gotham:

Y, claro, apareció quien tenía que aparecer:

Otra vez Los Simpson

Como suele ocurrir con la práctica totalidad de los sucesos importantes de la historia, la familia Simpson también ha ido varios pasos por delante esta vez:

De nuevo, la realidad superaba, con creces, a la ficción y los memes seguían saliendo como churros cuando se abordaban temas como la (evidentemente escasa) seguridad del Capitolio:

O, en rasgos generales, el surrealismo imperante en un momento tan incierto para los norteamericanos en el que, afortunadamente, se ha reestablecido la democracia:

En mitad del caos, las redes sociales anulan las cuentas de Donald Trump para evitar que pueda seguir propagando bulos y azuzando al personal. Fue entonces cuando muchos se acordaron de ella:

Pero no fue el único nombre que, aun no teniendo aparentemente nada que ver con el fregao, saltó a la palestra. Sí, amigos y amigas, Antonio García Ferreras volvió a lograrlo una vez más:

¿En qué se parece a España?

Inevitable que salieran los primeros paralelismos entre lo ocurrido en Washington y en la historia de nuestro país. De hecho, ha habido una tormenta de acusaciones cruzadas entre políticos. De primeras fueron muchos los que le vieron similitudes con el golpe de Estado de Tejero, puesto que también se produjo en el parlamento y mientras se elegía presidente.

Sin embargo, las comparaciones acabaron yendo por otros derroteros:

Cuestión de tiempo que la respuesta a esos análisis fuese la de reflotar este tuit que Vox escribía en lo más duro de las protestas por el Black Lives Matter:

Inevitable, en este punto, después de que Abascal echase balones fuera, que el de Vox ocupase la diana de los memes:

Viendo lo que se nos está viniendo encima, parece que finalmente los guionistas de esta nueva temporada de 2021 no van a escatimar en sobresaltos:

No obstante, no estaría de más antes de despedirnos que recordásemos también que los personajes que invadieron el edificio federal no eran todos frikis aparentemente inofensivos:

Con estos, poca broma.