Cada 5 de enero, durante las últimas décadas, tres personas de cada barrio, pueblo y entidad se prestan para reencarnarse en Reyes Magos por unas horas. Durante mucho tiempo también se pintaban la cara de negro para ejercer de Baltasar —en algunos lugares sigue pasando, pero se trata de un gesto aislado y muy criticado—, y siempre lo hacían con la mejor de sus sonrisas y una paciencia infinita.

Noticias relacionadas

Aunque este año la Covid lo ha impedido, durante todo este tiempo han tenido en su regazo a millones de niños. Han escuchado sus peticiones y se han sacado fotos con ellos. Desde este pasado miércoles muchas de esas fotos se están desempolvando. Sobre todo, las que retratan a los madrileños que fueron niños en los sesenta, setenta y ochenta. El motivo no es otro que la búsqueda de un rey mago que recibía a los chiquillos en El Corte Inglés de Goya.

El tuitero Rafa Gil (@nopodemosmas) compartió una foto suya con el rey mago en su cuenta de Instagram. Una imagen tomada en 1981, según su madre, en la superficie comercial madrileña. Lo que pasó a continuación le ha sorprendido a él y nos ha enganchado al resto al misterio más entrañable posible con el que despedimos las Navidades:

Bastó aquella imagen para que los contactos de Rafa rebuscasen en los álbumes familiares y diesen con sus fotografías junto a ese misterioso monarca:

Algo que, sin duda, llevó a Rafa a pedirle a Twitter que hiciese su magia para tratar de averiguar quién era ese hombre:

Las primeras sorpresas llegaron al poco tiempo: decenas de fotografías de niños y niñas de Madrid junto al ya famoso rey...

De hecho, gracias a las numerosas aportaciones, Rafa pudo averiguar que el extraño hizo de rey mago al menos durante tres décadas:

Algunos tuiteros aseguraban que no era un rey mago, sino un paje real llamado Sandalio; pero la nieta de ese hombre sí acudió a la llamada de Twitter para desmentirlo:

No obstante, parece que el empeño de muchos en que siga siendo Sandalio va a terminar por crear confusión y alejar a la iniciativa de su objetivo, que no es otro que dar con las señas reales del hombre. Por el momento, El Corte Inglés ha acudido a la llamada confirmando que el extraño no era rey mago sino un paje real:

No obstante, muchos les han pedido que exploren sus archivos para ofrecer algún que otro dato más, incluso el propio Rafa:

Por el momento el misterio continúa, pero parece poco probable que hubiese dos hombres en Madrid que se llamasen Sandalio y ejerciesen ambos de pajes reales en El Corte Inglés. Eso sí que sería para nota.