El monólogo con el que Pablo Motos comenzó El Hormiguero el pasado martes ha suscitado una intensa polémica en redes sociales. El presentador se dirigió a los políticos para pedirles que trabajasen en equipo, poniendo como metáfora a los "peces blancos": "Son peces chiquititos que, cuando son atacados, forman una silueta de un escualo que está en posición de contraataque", explicó.

Noticias relacionadas

Motos hizo hincapié en que "no hay egoístas, no hay ningún pez que se queje por el sitio que ocupa". Hasta aquí su discurso se parecía más a una llamada a la responsabilidad general de los que ocupan escaño en el Parlamento, preguntándoles directamente si es que no van a "estar a la altura y trabajar en equipo para que muera menos gente"; sin embargo, el conductor del programa de Antena 3 aprovechó para darle un zasca al presidente en la recta final de su monólogo.

"Lo cierto, también hay que decirlo, para que todo el mundo se ponga de acuerdo tiene que haber una propuesta honesta, sin politiqueo, respeto al adversario y, sobre todo, la voluntad de que en un trabajo en equipo gana la mejor idea, no la idea del que manda. Sobre todo cuando el que manda se ha equivocado ya muchas veces", sentenció:

La crítica de Pablo Motos cayó como un jarro de agua fría sobre los seguidores del líder del Ejecutivo, que pusieron al presentador en la diana de las redes sociales como había ocurrido algunos días antes con Enrique San Francisco al haberse posicionado públicamente a favor de las propuestas de Vox.

El nombre del presentador ocupó durante buena parte de este miércoles lo más alto de las tendencias en Twitter por críticas como estas:

Y es que Motos ya forma parte de la cada vez más extensa lista negra de personajes mediáticos que la izquierda ha tachado de "fachas" después de posicionarse políticamente:

Menos mal que, al menos, todavía nos hemos podido reír con algunos memes:

[Más información: Fidel, el aspirante de MasterChef con expresión de alerta permanente que ha reventado Internet]