El mundo de los fetichismos es oscuro y lleno de horrores. Darte un paseo por el listado de etiquetas y categorías de páginas como Pornhub puede ser un viaje a las profundidades del bizarrismo de la psique humana. Y muchas mujeres descubren este submundo oscuro al publicar algún vídeo o fotos en redes sociales para luego encontrarse recibiendo mensajes en que les pide todo tipo de peticiones, desde comprar sus calcetines usados a cosas más delirantes.

Noticias relacionadas

Eso es exactamente lo que le pasó a Abi Hollywood, una galesa de 18 que tuvo que dejar los estudios de bellas artes porque el sueldo de camarera no le daba suficiente como para pagárselos. Eso sí, antes de tener que dejarlo publicó en YouTube un vídeo titulado "el dibujo como una forma de perseverancia y resistencia". "

Decidí  estornudar todas las veces que pudiera mientras dibujaba. Lo hice 37 veces en dos horas", explica a Unilad. Lo subió a YouTube como parte de su porfolio y al día siguiente había superado las 3000 visitas. "Estaba muy confusa, no lo había compartido en ningún lado y solo tenía 40 suscriptores. Entonces miré los comentarios y eran todos en plan 'esto es muy sexy' o 'dónde puedo comprar la versión completa'. Entonces hablé con varias personas que estornudan para los fetichistas y lo acabé haciendo yo misma", cuenta.

El resultado es un alter ego llamado "Snotty Bitch", o "zorra mocosa". En su cuenta de Instagram podemos ver cosas como esta: ella embutida en cuero y estornudando sobre un escote que le llega al ombligo.

Para forzarse a estornudar, ha diseñado un peculiar artilugio que ella ha llamado "dildo de nariz", que se introduce en el orificio nasal y le estimula hasta que finalmente llega al clímax en forma de achús. Es capaz de estornudar once veces en cinco minutos.

Y estaréis preguntando ¿cuánto saca ella por esto? La mayoría de ellos los vende por entre 20€ y 30€, aunque en algunos casos el precio ha llegado a superar los 100€. Eso sí, ella, además de sacarse un dinero, también considera que Snotty Bitch es una performance artística. "Es una crítica institucional al mundo del arte y la falta de ayuda financiara para la educación artística", explica. Aunque no parece probable que sus clientes lo vean así. Y algunos vídeos han superado las 45 mil visitas:

[Más información: Una actriz porno provoca el linchamiento de un divulgador científico al tacharle de pedófilo]