Walter Murch en su estudio de montaje

Walter Murch en su estudio de montaje

Cine

El corte ideal según Walter Murch, genio del montaje cinematográfico

En el momento del parpadeo es un ensayo brillante, con prólogo de Coppola, escrito y actualizado por uno de los maestros de la edición de imágenes en películas como El padrino II y Apocalypse Now

16 enero, 2022 04:06

En el momento del parpadeo

Walter Murch

Traducción de Juanma Ruiz. ECAM/DAMA, 2021. 192 páginas. 16,15 E

No son populares, aunque sí relevantes, los contados estudios sobre montaje cinematográfico, bien sea en forma de ensayo, de memoria creativa, de manual de aprendizaje o, como el que nos ocupa, un híbrido de todo ello. En verdad, la primera teorización importante sobre el invento de los Lumière, escrita por Sergei M. Eisenstein hace un siglo (Montaje de atracciones, 1923), basaba su hipótesis en la edición de imágenes (silentes) como singularidad exclusiva del arte y el lenguaje cinematográficos, que hunde sus raíces en las uniones simbólicas y las percepciones asociativas.

Pensadores y cineastas como André Bazin, Jean-Luc Godard, Jacques Aumont, Noël Burch, Claude Lanzmann, Artavazd Pelechian o Harun Farocki construyeron sus teorías a partir o en contra de Eisenstein, si bien en las teorías del cine el montaje siempre ha estado relativamente abandonado. Cuando el seminal estudio del cineasta soviético cumple un siglo, la colección Imprenta Dinámica reedita En el momento del parpadeo, una obra escrita al margen de los estudios precedentes sobre el montaje cinematográfico pero que no por ello deja de ser una referencia. Su autor, el montador de El padrino II y Apocalypse Now, especialmente conocido por sustrabajos para Francis Ford Coppola (que prologa el libro), no siente en ningún momento la necesidad de citar o referenciar a sus predecesores. Esta circunstancia no desmerece el interés de la publicación, que a lo largo de los años (se editó por primera vez en 1992) ha cosechado predicamento en academias y facultades, pero sobre todo nos indica la naturaleza de las reflexiones de Murch, todas ellas basadas en su propia experiencia.

El autor se basa en el mecanismo fisiológico del parpadeo como proceso de puntuación en el montaje de imágenes, de modo que éste pueda anticipar y controlar los procesos de pensamiento del público. Para ello llega a proponer seis criterios que debería cumplir un “corte ideal” en el fluir de las imágenes. En esta formulación general descansa el meollo teórico de su “perspectiva sobre el montaje cinematográfico” (como reza el subtítulo de lapublicación), que ya se había editado en España en 2003 (Ocho y Medio) y a la que ahora Murch ha añadido una nueva introducción y dos capítulos.

El libro consta de una serie bien estructurada de “consejos” y “testimonios” de un profesional que ha vivido todos los grandes procesos de transformación tecnológica (analógico-electrónico-digital) y comparte con lucidez y claridad sus experiencias y procesos de trabajo para lidiar con sus “propios volcanes y glaciares”, pero sin entrar en demasiados detalles sobre su relación laboral con los directores ni, desafortunadamente, en los dominios de análisis de secuencias. Conviene aclarar que el desglose analítico que ejerce Murch no es respecto a las imágenes que ha montado (excepto algún ejemplo aislado), sino respecto a las máquinas que ha utilizado para montarlas: desde las viejas ‘moviolas’ mecánicas hasta los softwares actuales.

En el momento del parpadeo es una publicación destinada principalmente a profesionales del medio y estudiantes de cine, quienes podrán hallar una utilidad relativa (por obsoleta) en el epílogo que escribió en 2001 entorno al montaje digital, pero que encontrará probablemente un gran valor en las “Reflexiones adicionales sobre montaje y sonido de 2021”, donde se detiene con brillantez en las formas en las que el paradigma digital ha transformado determinadas nociones y posibilidades en el montaje cinematográfico, especialmente en lo que concierne a la animación y el documental. Ideas hermosas para un ensayo brillante.